Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cargos afines a Sánchez se enfrentarán a candidatos de Díaz en las provincias andaluzas

El PSOE impone a los aspirantes críticos la meta del 20% de avales de la militancia

Pedro Sánchez y Susana Díaz, hace dos semanas en Sevilla.
Pedro Sánchez y Susana Díaz, hace dos semanas en Sevilla.

La batalla entre Pedro Sánchez y Susana Díaz está lejos de cerrarse en Andalucía pese a los abrazos, fotos y piropos. Tras la victoria del primero como secretario general en mayo y la reciente reelección de la segunda como secretaria general andaluza, los afines a Sánchez preparan candidaturas para las primarias que elegirán a los líderes socialistas de las ocho provincias de esta comunidad, votaciones de la militancia previstas para la última semana de septiembre.

El PSOE andaluz ha intentado evitar que el sanchismo, sector crítico en esta comunidad, arañara representación en los puestos clave. Lo logró hace dos semanas al copar la ejecutiva y el comité director en el congreso del PSOE andaluz. Y su previsión era continuar por la senda ganadora sin presencia de sanchistas, tras imponer que para presentar candidatura a liderar las provincias andaluzas sea necesario un 20% de avales. La cifra es llamativa, puesto que para presentarse al cargo de secretario general del PSOE fue necesario reunir solo el 5% de los avales de la militancia.

Y sin embargo, los afines a Pedro Sánchez plantearán batalla en las ocho provincias andaluzas para lograr estar representados, a pesar del reto del 20%. "Van en contra de la participación y de la militancia al evitar el 3% de avales. Gente que no tiene miedo a la democracia interna como Guillermo Fernández Vara [reelegido como líder socialista extremeño en julio] o en Madrid y Murcia se han decantado por el 3%", censuran fuentes del sector afín a Sánchez en Andalucía. "Mientras Fernández Vara ha quedado como un campeón, aquí se sigue evidenciando que hay un pavor a las primarias y a la democracia interna", añaden.

Fuentes del PSOE andaluz explican que de momento, "con el proceso de candidaturas abiertas", ningún cargo se va a pronunciar sobre la controversia del 20% de avales. Respecto a la división en el partido, cada vez más patente en este tradicional feudo del socialismo, el secretario de Educación del PSOE en Andalucía, Francisco Menacho, comentó el pasado jueves: "Cuando no se presenta nadie nos dicen que fijamos candidatos a la búlgara y cuando hay varios candidatos, nos dicen que hay fractura".

La exconcejal Eva Patricia Bueno ha sido la última en avanzar su candidatura para disputar a Verónica Pérez —famosa por su frase de "soy la máxima autoridad" a las puertas de Ferraz— el liderazgo del PSOE en Sevilla, la principal federación andaluza. De momento, los críticos han presentado candidaturas en Huelva, Granada y Almería además de la capital andaluza, pero intentarán lograr los avales en las ocho provincias. Será una sucesión escalonada antes de que acabe agosto, indican fuentes del sector crítico del PSOE andaluz.

La clave se decidió a finales de julio. Para situar la barrera del 20% y dificultar las voces disidentes según denuncian los sanchistas, el PSOE andaluz se acogió durante su pasado congreso a una disposición transitoria de la ponencia marco del 39º Congreso Federal, que fijaba los avales en el 3% aunque dejaba abierta la posibilidad de regirse por los estatutos del 38º Congreso Federal y del 12º Congreso Regional, que sitúan la petición de avales en el 20%. De este modo, la enmienda presentada por los sanchistas, que reclamaba que el PSOE andaluz rebajara los avales al 3% para facilitar la igualdad de condiciones de todos los candidatos, fue tumbada durante el congreso de hace dos semanas, copado por los afines a Díaz. El próximo 1 de enero de 2018 finaliza esa posibilidad de optar por el 20% de avales para las primarias del partido socialista, y desde entonces se impondrá el 3%.

Más información