Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cesado el cónsul en Washington por burlarse de la presidenta de Andalucía

El diplomático considera "desproporcionada" la decisión y alega que su comentario era una "broma"

Enrique Sardá Valls, durante una presentación en la embajada de Berlín en 2009. ATLAS

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha decidido destituir al cónsul de España en Washington (EE UU), Enrique Sardà Valls, después de que el diplomático se burlara del acento andaluz y de la presidenta de la Junta, Susana Díaz, en su perfil de la red social Facebook. Fuentes diplomáticas justificaron la destitución fulminante, la primera que decide Dastis desde que tomó posesión del Ministerio en noviembre pasado, explicando que se trata de un puesto cuyo nombramiento y cese es discrecional del ministro, aunque la destitución vaya firmada por la subsecretaria del departamento Beatriz Larrotcha.

“Verano tórrido. Hay que ver qué ozadía y mar gusto de la Susi. Mira que ponerse iguá que Letizia. Como se ve ke no sabe na de protocolo ella tan der pueblo y de izquielda. Nos ha esho quedar fatá a los andaluse. Dimisión ya”. El comentario de Sardà intenta parodiar un supuesto acento andaluz plagado de faltas de ortografía y censura que la presidenta andaluza acudiera a un acto público en Málaga con un vestido similar al de la reina Letizia.

En declaraciones a EL PAÍS, Sardà consideró su destitución una decisión “en caliente” y “desproporcionada”, pero dijo entender que se ha puesto al ministro Dastis en una “situación incómoda”. El hasta ahora cónsul, que es muy activo en las redes sociales y en la organización de eventos de la comunidad española, esgrime que su comentario sobre Díaz ha sido malinterpretado. Alega que era una “broma” bajo el contexto de las redes sociales y de la libertad de expresión, y que no tenía ninguna mala intención, informa Joan Faus desde Washington.

En una entrevista en mayo de 2016, Sardà (Barcelona, 1952) abordó el auge del independentismo catalán y las tensiones territoriales y lingüísticas en España. "Yo he vivido en Madrid, y que te recuerden continuamente que tienes acento catalán resulta particularmente irritante. Sin hablar de los boicots, las recogidas de firmas, estas expresiones de rechazo y de catalanofobia. Son cosas que a los catalanes nos hieren muchísimo, y no lo entendemos", dijo entonces. 

El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, habló por teléfono con Dastis para transmitirle la queja del Gobierno andaluz y pedirle una "rectificación pública" del cónsul o su "reprobación". Dastis, natural de Jerez (Cádiz), dijo desconocer el incidente, se mostró "sorprendido" y quiso dejar claro que "no comparte en absoluto ese proceder", según Jiménez Barrios. Un responsable público debe "comportarse con la debida cortesía y acorde a la representatividad que le ha otorgado el pueblo español", subrayó el vicepresidente andaluz. "Este señor no está a la altura del cargo público que ostenta", añadió. "El comentario abunda en los tópicos más desgraciados sobre esta tierra y demuestra un desprecio hacia Andalucía y hacia su presidenta, que descalifica de raíz a quien lo escribe", insistió Jiménez Barios, según informa Efe. Por su parte, Susana Díaz respondió desde su cuenta de Twitter que está "orgullosa de ser andaluza" y de su "acento andaluz".

Sardà ingresó en la carrera diplomática en 1979 y ha sido, entre otros destinos, cónsul en Bogotá (Colombia), Hannover (Alemania) y Sydney (Australia) y ministro consejero de la embajada en Berlín (Alemania). Desde 2014 era cónsul general en Washington.

La lista de políticos con prejuicios sobre Andalucía resulta extensa. En 2011 el expresidente catalán Artur Mas tuvo que disculparse por esta desafortunada frase: “En Sevilla, Málaga o La Coruña hablan el castellano, efectivamente, pero a veces a algunos no se les entiende. A veces no se les acaba de entender del todo”. Dos años antes, la diputada catalana del PP Monserrat Nebrera calificó de “chiste” el acento andaluz de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. A la cabeza de los divulgadores de tópicos figura la exministra del PP Ana Mato, que en 2011 afirmó que los niños en Andalucía “son prácticamente analfabetos”. A pesar de disculparse y calificar su frase de “desafortunada”, tres años después volvió a la carga y aseguró que los alumnos andaluces “están en el suelo en las escuelas”.

Más información