Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoido elimina la polémica figura de ‘número dos’ de la Policía y la Guardia Civil

El Consejo de Ministros aprobará este viernes una reorganización de Interior tras cuestionar el Congreso el papel del anterior director adjunto operativo de la Policía

El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en un reciente acto.
El ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, en un reciente acto. EFE

El Consejo de Ministros aprobará hoy el real decreto por el que modifica de manera sustancial la actual estructura de mando del Ministerio del Interior. La principal novedad es la desaparición de la figura de los directores adjuntos operativos (DAO) de la Policía Nacional y la Guardia Civil. La decisión se produce después de que la comisión de investigación del Congreso dictaminase que el comisario Eugenio Pino, que ocupó este puesto, montó una brigada patriótica.

La reestructuración prevista por el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, contempla crear cuatro Jefaturas Centrales en la Policía y cuatro Mandos en la Guardia Civil que dependerán directamente de los directores generales, Germán López Iglesias y José Manuel Holgado, respectivamente, para crear “una dirección más horizontal”. De ellas, dos en cada cuerpo asumirán las competencias que tenían los directores adjuntos operativos, puestos que actualmente ocupan el comisario Florentino Villabona y el general Pablo Martín Alonso. En concreto, la Jefatura Central de Información Investigación y Ciberdelincuencia, y la de Seguridad Ciudadana y Coordinación, en la Policía; y el Mando de Operaciones Territoriales y el de Información, Investigación y Ciberdelincuencia, en la Guardia Civil.

El real decreto señala que la Jefatura Central de Seguridad Ciudadana y Coordinación y el Mando de Operaciones Territoriales tendrán como responsabilidad garantizar “la prevención y reacción frente al delito en cada territorio, así como implementar la coordinación de las unidades territoriales, jefaturas superiores, zonas, comisarías y unidades especiales”. Por su parte, la Jefatura Central y el Mando de Información, Investigación y Ciberdelincuencia se encargarán de la lucha contra el terrorismo y la delincuencia, así como de la gestión de las unidades especializadas de Policía Científica y Extranjería.

La lucha contra el terrorismo seguirá bajo control directo de la Secretaría de Estado de Seguridad, que actualmente ocupa José Antonio Nieto, aunque se nombrarán también sendos coordinadores antiterroristas en Policía y Guardia Civil.

Interior justifica los cambios por la evolución que han sufrido en los últimos años las amenazas sobre la seguridad. En primer lugar, sitúa el yihadismo, que ha obligado a España a establecer su alerta antiterrorista en un nivel cuatro de cinco desde hace más de dos años. También destaca la evolución de la delincuencia “hacia entornos digitales que obligan a realizar ajustes para garantizar que también frente a los nuevos delitos electrónicos se puede ofrecer mayores garantías de seguridad”. En este sentido, recuerdan que recientemente España y el resto de países de nuestro entorno han sufrido dos graves ciberataques y que la delincuencia común también ha incrementado su actividad en el ciberespacio.

El equipo de Zoido destaca que es el primer cambio relevante en la estructura del Ministerio en cinco años y lo inscriben en el llamado Plan de Política de Seguridad Nacional para el siglo XXI, cuyas líneas estratégicas presentó durante su comparecencia en el Congreso del pasado 21 de diciembre. Sin embargo, la reestructuración viene precedida por el polémico papel jugado por el comisario Eugenio Pino, director Adjunto de la Policía con Fernández Díaz, en la creación de la llamada brigada patriótica. Pino ha sido recientemente imputado por un juzgado de Madrid por el oscuro episodio del pendrive sobre los Pujol.

Los cambios provocaron ayer fuertes críticas desde la Policía y la Guardia Civil. Aprogc, una asociación del Instituto armado, calificó la decisión de “irreflexiva e irrespetuosa”, y una vuelta a “esquemas del pasado que se mostraron defectuosos”.