Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Estado ve fundamentos para recurrir el Reglamento del Parlament al Constitucional

El organismo consultivo emite su dictamen por unanimidad y anima a Rajoy a actuar contra la reforma que facilita la ruptura exprés de Cataluña

El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras junto al presidente Carles Puigdemont.
El vicepresidente catalán, Oriol Junqueras junto al presidente Carles Puigdemont.

El Consejo de Estado ha emitido este jueves, por unanimidad, un dictamen en el que considera que existen fundamentos jurídicos suficientes para recurrir ante el Tribunal Constitucional (TC) la reforma del Reglamento del Parlament que permitiría la aprobación exprés de la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica. El Consejo de Estado es un órgano consultivo del Gobierno y en su informe anima al presidente del ejecutivo, Mariano Rajoy, a presentar ese recurso ante el Constitucional. El Consejo de Ministros podría aprobarlo este mismo viernes, en su última reunión antes de las vacaciones de verano.

Tras un largo estudio detallado y comparado de cómo se regula en los distintos parlamentos españoles, estatales y autonómicos, la vía escogida por la cámara catalana para la aprobación exprés y con lectura única de la cita ley, el Consejo de Estado dictamina en su conclusión final "que existen fundamentos jurídicos para interponer recurso de inconstitucionalidad contra la reforma del apartado 2 del artículo 135 del Reglamento del Parlamento de Cataluña aprobada en sesión del Pleno de esa Cámara celebrada el 26 de julio de 2017, por vulnerar el derecho de participación política en condiciones de igualdad reconocido en el artículo 23.2 de la Constitución".

El Consejo de Estado ha actuado así tras la petición que realizó el mismo miércoles el Gobierno de Mariano Rajoy al reclamar una posición sobre esa reforma parlamentaria en Cataluña "con carácter urgente". La pretensión del ejecutivo central era disponer del resultado de esa consulta para tomar una decisión en su cita de este viernes. Fuentes de La Moncloa avanzaron que la cuestión estará por tanto este viernes en la mesa del Consejo de Ministros, antes de que se tomen en teoría vacaciones hasta su próxima reunión ya prevista el 25 de agosto.

El asunto ha sido abordado a primera hora de este jueves por la sección primera del Consejo de Estado con sus letrados, que es a la que le corresponde despachar las cuestiones procedentes de la Presidencia del Gobierno y de los ministerios de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales y de Asuntos Exteriores y Cooperación, así como los temas relativos a conflictos sobre la autonomía local. Ese dictamen ha sido elevado inmediatamente después a la Comisión Permanente del Consejo, que está formada por el presidente, José Manuel Romay Beccaría, los consejeros permanentes y el secretario general de la institución.

Las deliberaciones del Consejo de Estado han terminado sobre las 14.30 horas y se han suscrito por unanimidad.

En el Gobierno de Rajoy se ha analizado el documento y se ha subrayado la importancia de dos reformas que se pretendían implantar con el nuevo reglamento del parlamento catalán: por un lado que se dejaba de reconocer a la minoría parlamentaria el derecho a presentar enmiendas a ese proyecto de ley (algo normal y propio de los parlamentos democráticos) y, por otro lado, que se quiera privar a los grupos de la oposición de toda participación en el proceso para implantar esa norma, al aceptar el trámite de lectura única con una mayoría simple y reducir su papel solamente a su posible intervención ya en el debate en pleno.

Esos dos aspectos son los que han llevado al Consejo de Estado a certificar que ese rol irrelevante que se persigue para la oposición en minoría puede suponer una vulneración del derecho de participación política de las minorías parlamentarias en condiciones de igualidad, algo consagrado tanto por el artículo 23.2 de la Constitución como por el 29 del propio Estatuto de Autonomía de Cataluña.

La reforma exprés del Reglamento del Parlament fue aprobada este pasado miércoles con los votos a favor de Junts pel Sí y la CUP y permite en esencia que el grupo parlamentario promotor de una proposición de ley pueda pedir que sea tramitada por el procedimiento de lectura única, por lo que bastaría para fuera ratificada con un único debate en sesión plenaria.

El presidente Rajoy había solicitado al Consejo de Estado este dictamen urgente en relación con el posible recurso de inconstitucionalidad para aducir, llegado el caso, "no sólo la vulneración del derecho de participación política reconocido por el artículo 23 de la Constitución vinculada al trámite de enmienda" sino también "la propia infracción del apartado 2 del artículo 135 del Reglamento, en el supuesto de que la "naturaleza" de la proposición de ley registrada no aconsejase su tramitación en lectura única o su "formulación" no reuniera una "simplicidad" que lo permitiese.

El Consejo de Estado señala así que llegado el caso el presidente Rajoy podrá decidir ese recurso "por vicios tanto procedimentales como sustantivos contra las leyes que pudieran aprobarse por el trámite de lectura única, una vez que las mismas sean publicadas siempre que vulneren el derecho de participación política del artículo 23 de la Constitución".

Más información