Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El caso Púnica

Una constructora pagó gastos electorales del PP en las andaluzas de 2008

El PP de Córdoba, bajo el mandato de José Antonio Nieto, número dos de Interior, hizo girar las facturas a Prasa, según el sumario del caso Púnica

El secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. Claudio Alvarez EL PAÍS

Una filial de la constructora Prasa, una de las empresas más fuertes de Córdoba, pagó supuestamente gastos electorales del PP de esa provincia para la campaña de las elecciones autonómicas del 2008, según se desprende de varias facturas y correos electrónicos incluidos en el sumario del caso Púnica. En aquella convocatoria electoral el candidato de la formación conservadora era el exministro Javier Arenas, y el Partido Popular en Córdoba estaba liderado por José Antonio Nieto, actual secretario de Estado de Seguridad y número dos del Ministerio del Interior. Prasa, un gigante de la promoción inmobiliaria en Andalucía durante la época del boom del ladrillo, es actualmente una de las mayores deudoras con Hacienda, con 101 millones de euros.

Los gastos supuestamente abonados por Prasa, a través de su filial Hitos Urbanos, correspondieron a trabajos realizados por la empresa de comunicación El Laboratorio Springer & Jacoby, que actúa bajo la denominación social El Laboratorio de Almagro 36 SL. Esta empresa, según los correos, se prestó a los amaños de los gastos electorales, haciéndolos pasar por servicios prestados después de los comicios, y a girar a Prasa las facturas que en realidad correspondía pagar al PP cordobés.

El 14 de febrero de 2008, tres semanas antes de las elecciones autonómicas, que se celebraron el 9 de marzo de ese año, José María Bellido Roche, portavoz municipal del PP de Córdoba y mano derecha de Nieto cuando fue alcalde, envía un correo electrónico a José Luis Gil, directivo de El Laboratorio. En esta comunicación, le avisa de que el partido va a pagar unos 17.000 euros que tiene pendientes con la empresa de marketing político y le pide que le haga dos facturas. La primera, por 5.000 euros, iría a nombre del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Córdoba “con fecha inmediata”. La segunda se emitiría “a nombre de Partido Popular de Córdoba, por el resto de lo pendiente” y añade Bellido: “Y con fecha que tengo que confirmarte si actual o después del 9 de marzo, por no sobrepasar los límites de gasto que tenemos hasta ese día. El responsable del PP cordobés le pide que en ambas facturas figure el mismo concepto: “estudios sociológicos”.

"Pon una fecha posterior"

El 1 de abril de 2008, tres semanas después de las elecciones, José Luis Gil, enviaba un correo a otro ejecutivo, Carlos Ramírez con el encabezamiento “PP Córdoba”. En él, le comunicaba: “Carlos, los del PP me comentan que les vuelva a enviar las facturas a nombre de Grupo Popular (ya lo hicimos en su momento) pero con una fecha posterior a las elecciones (así parece que tienen menos problemas para pagarlas). Por favor, pon una fecha posterior a las elecciones”. Con esa maniobra, los gastos no se imputarían a los comicios y no serían fiscalizados por la Cámara de Cuentas andaluza como parte del gasto electoral.

El 28 de abril, Gil le envía otro correo a su compañero Ramírez. “Me comentan los del PP que sin anular las facturas enviadas a los de Hitos Urbanos les emitamos unas de la siguiente forma: Una por un total de 12.000 euros IVA incluido a Grupo Popular de Córdoba por un concepto de Estudio Sociológico. Otra por el resto del importe pendiente a Partido Popular de Córdoba mismo concepto que anterior”.

Las facturas de El Laboratorio incluidas en el sumario del caso Púnica concuerdan con estas peticiones. El 15 de febrero de 2008, antes de las elecciones, la empresa giró una factura a Hitos Urbanos por 15.049 euros por el concepto “Campaña Promoción Logroño”. El 31 de marzo del mismo año, El Laboratorio giró al Grupo Municipal del PP cordobés una factura por el mismo importe y el concepto “estudio sociológico”. El propietario de El Laboratorio, Marcelino Elosua, está imputado en el caso Púnica, junto con su esposa, María Luisa de Madariaga. Ambos fueron sorprendidos en 2011 en la frontera franco suiza tratando de sacar fondos de la Unión Europea.

"Campaña de desprestigio"

José María Bellido afirma que la publicación de estas facturas y correos obedece a “una campaña de desprestigio” contra el PP y Nieto. Bellido afirma que sus trabajos con El Laboratorio fueron “puntuales” y rechaza que los pagara Prasa. Otras fuentes del equipo de Nieto afirman que estos correos y facturas “no demuestran nada” y niega que se haya producido ninguna irregularidad.

Prasa ha recobrado actualidad en los últimos días. La finca Puerto de Toro, de la localidad cordobesa de Villanueva del Rey donde se suicidó el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa el pasado 19 de julio, pertenece a la constructora.

Más información