Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El visón europeo y el urogallo, al borde de la extinción

Medio Ambiente declara por primera vez siete especies "en situación crítica" en España

Especies en peligro de extinción
El visón europeo.

El visón europeo camina hacia la extinción en España. Se calcula que quedan menos de 500 ejemplares repartidos en pequeñas poblaciones aisladas en cinco comunidades autónomas. Se trata, como recuerda WWF, de uno de los mamíferos más amenazados del continente, en gran parte por culpa de la competencia con el visón americano, una especie invasora. La Mustela lutreola corre un "riesgo inminente de extinción total", alerta la organización conservacionista en un informe reciente.

La situación de otras seis especies, la jara de Cartagena, el alcaudón chico, la náyade auriculada, la cerceta pardilla, la nacra común y el urogallo cantábrico, también ha llegado al límite. Por eso la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente, de la que forman parte el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y las comunidades autónomas, ha acordado este lunes declararlas "en situación crítica".

Todas estas especies ya figuraban en el Catálogo Español de Especies Amenazadas como "en peligro de extinción". La nueva declaración, que aún debe aprobarse mediante orden ministerial, significará que se destinarán más recursos y más esfuerzos a su conservación. "Salvo la nacra, no se trata de que las especies hayan empeorado de repente", explica un portavoz de Medio Ambiente. "Lo que se pretende es que la nueva situación, derivada de un análisis de la información disponible, potencie la realización de acciones concertadas para su conservación entre todos los actores que tengan competencias", añade.

Nacra común
Nacra común

La Ley del Patrimonio Natural, de 2007, recoge que, cuando una especie en peligro de extinción entre en situación de "riesgo inminente de extinción", se la podrá declarar en situación crítica. Una de las consecuencias de esa declaración es que los proyectos de recuperación de esas especies se consideran de interés general y su tramitación tendrá carácter de urgencia. "El ministerio reconoce la gravedad de la situación y la necesidad de actuar con estas especies", afirma a EL PAÍS Luis Suárez, responsable de Especies de WWF. 

Las organizaciones ecologistas esperan ahora que Medio Ambiente destine partidas específicas para acciones concretas, especialmente en el caso del visón europeo, para el que WWF lleva desde principios de año desarrollando la campaña Salva al visón europeo de la extinción. "WWF lamenta que el Gobierno no haya acompañado esta declaración de los recursos económicos necesarios para salvar a esta especie de la extinción", ha señalado la organización en un comunicado. "El MAPAMA debería aportar al menos un millón de euros al año, lo que permitiría realizar medidas concretas a nivel nacional, como un censo, un centro de cría y acciones de conservación ex situ", añade.

Urogallo Cantábrico. ampliar foto
Urogallo Cantábrico.

El urogallo cantábrico, del que según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) solo quedan entre 250 y 300 machos, también se beneficiará de esta declaración. El número de ejemplares de esta especie ha disminuido entre el 25% y el 50 % en los últimos 15 años y su hábitat en la cornisa Cantábrica es fragmentado y disperso, lo que lo sitúa también en peligro de extinción.

"Necesitamos mayor implicación en materia de investigación de estas especies", ha asegurado a Efe la consejera de Agricultura de la Comunidad Valenciana, Elena Cebrián, quien ha destacado el caso de la nacra, "un molusco que sufre una mortalidad masiva en la costa Mediterránea", y que ha generado una situación ante la que "preocupa el escaso conocimiento científico acerca de su desaparición".

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de Aragón, Joaquín Olona, ha explicado también a Efe la situación de la náyade auriculada, otro molusco esta vez presente en el Canal Imperial y en el Canal del Tauste de la región, que expertos locales "ya están criando en cautividad para asegurar su permanencia", dado el riesgo en el que se encuentra.