Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez quiere al PNV como socio para formar mayoría

El líder socialista trata de seducir a la formación vasca con una propuesta de reforma constitucional

Madrid / San Sebastián

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha puesto al PNV en su punto de mira. Los nacionalistas vascos encajan a la perfección en sus planes para formar un Gobierno de mayoría en la próxima legislatura si los resultados electorales lo permiten. Cuando mejores frutos está dando el buen entendimiento entre el PP y el PNV, el líder socialista trata de seducir a estos con una propuesta de reforma constitucional que incorporaría el carácter plurinacional del Estado y la singularidad del País Vasco como "una nación dentro de España".

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un encuentro con el lehendakari Íñigo Urkullu, este julio
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, durante un encuentro con el lehendakari Íñigo Urkullu, este julio

Pedro Sánchez tiene muy presente al PNV en sus planes futuros. Las esperanzas de entablar una relación provechosa entre ambos partidos se afianzaron tras la cumbre al más alto nivel que sus dirigentes celebraron el pasado jueves en la sede de Ajuria Enea, según confiesan en el entorno del secretario general socialista. Sánchez es consciente de que su aproximación a los peneuvistas llega cuando las relaciones entre los Gobiernos de Rajoy y Urkullu —por extensión, entre PP y PNV— están más engrasadas que nunca. Acaban de rubricar la renovación de la Ley del Cupo, que garantiza cinco años de "paz fiscal", y el acuerdo se extenderá al Concierto Económico. Es la contrapartida que los nacionalistas han recibido tras favorecer la aprobación de las Cuentas del Estado y el techo de gasto presupuestario para 2018.

Este escenario no ha llevado a Sánchez a renunciar a su plan estratégico, en el que quiere involucrar al PNV, señalan fuentes socialistas. Estas añaden que el jefe socialista está dispuesto a pedir al partido de Andoni Ortuzar que apoye su candidatura si los resultados lo permiten tras las próximas elecciones generales, previstas inicialmente en 2020.

Los socialistas juegan una baza a su favor: la buena sintonía que hay entre el PNV y el PSE en el País Vasco. Gobiernan juntos desde 2015 en las tres Diputaciones vascas y los principales Ayuntamientos y a partir del año pasado también son socios en el Gobierno vasco.

Ese pacto cuenta con el beneplácito de Sánchez, aunque se selló cuando él ya había dimitido como secretario general y al frente del PSOE se puso la comisión gestora presidida por Javier Fernández. En el PNV también tienen la convicción de que la convivencia con los socialistas vascos funciona "a plena satisfacción".

Más competencias para Euskadi

El reciente acercamiento de Pedro Sánchez al PNV —la última vez que se reunió con Urkullu fue en julio de 2015— se acompasa con la defensa que su partido ha realizado en el País Vasco de un mayor grado de autogobierno para esta comunidad autónoma. Los socialistas aseguran que seguirán reivindicando "hasta el final", en palabras del parlamentario Eneko Andueza, la transferencia de la gestión económica de la Seguridad Social y de la competencia sobre prisiones. Son dos de las principales reclamaciones que el PNV viene planteando en Madrid con más insistencia y que el Gobierno del PP ha ido rechazando de plano. "Deseo que ese traspaso, algo perfectamente legal, sea efectivo durante esta legislatura", añade Andueza.

Si en la gestión van de la mano, en lo político se abren las distancias. Tienen concepciones dispares sobre el modelo territorial. Por eso, Sánchez se apresuró a comentar públicamente que acudía a la reunión con el lehendakari Urkullu y Ortuzar a hablar de autogobierno y plurinacionalidad. Pidió a sus interlocutores que apoyen su propuesta de propiciar una reforma constitucional, ante la que el PSOE estaría dispuesto a aceptar que Cataluña y el País Vasco son naciones "dentro de España".

"Sujetos políticos"

El PNV no se cierra a "discutir de todo", aseguran fuentes oficiales del partido, aunque otras voces, como la de su portavoz en el Parlamento, Joseba Egibar, van más allá y exigen que "el pueblo vasco, catalán y gallego" sean reconocidos como "sujetos políticos" y puedan "ejercer el derecho a decidir".

Precisamente, la apertura de un debate para avanzar hacia un nuevo modelo de Estado es una reivindicación histórica del PNV, pero en la actual dirección no están convencidos de que la vía correcta sea hacerlo mediante una reforma constitucional, sobre todo si la correlación de fuerzas en el Congreso, como ocurre ahora, es contraria a aceptar las principales reivindicaciones de los nacionalistas. En varias ocasiones, el PNV y el lehendakari han recordado que la Carta Magna ampara en su disposición adicional primera los derechos históricos del pueblo vasco para constituirse como nación.