Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno gastó 73.000 euros en la peregrinación militar a Lourdes

Un tercio de los 350 participantes fueron con gastos pagados con fondos públicos

Peregrinación Militar Internacional a Lourdes.

La 59 peregrinación militar internacional a Lourdes (Francia), que se celebró entre el 19 y el 22 de mayo pasado, tuvo un momento viral con la conga al ritmo de Que viva España de Manolo Escobar que organizaron decenas de participantes. El vídeo del baile corrió por Internet después de que lo difundiera la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que se quejó de que Interior sufragara la presencia de una docena de agentes en el santuario católico pese a la carencia de medios que, asegura, sufre este cuerpo. Una respuesta oficial del Gobierno a una pregunta de la senadora Maribel Mora (Unidos Podemos) cifra en 73.000 euros el dinero invertido por las arcas públicas en este encuentro.

La delegación española de la última peregrinación militar a Lourdes, coordinada por el arzobispado castrense, la formaban 351 peregrinos, entre militares, guardias civiles, familiares y autoridades, aunque la representación oficial, la que se sufraga con dinero público, la constituían 129, en su mayoría jóvenes militares y una docena de guardias civiles, según informó la agencia SIC (el servicio de información de la Iglesia Católica en España). El resto, militares que se quedan sin plaza en la representación oficial, o que están en la reserva o retirados, así como personal civil de Defensa y familiares, conciertan su viaje con una agencia y lo pagan de su bolsillo.

El programa oficial incluía una decena de actos militares (como conciertos, homenaje a los muertos, una conferencia) y otros tantos actos religiosos, desde misas a vigilias y una procesión. La senadora Mora registró dos preguntas escritas, una sobre el coste de la peregrinación y otra sobre el número de participantes y si su presencia se les computaba como días de trabajo.

El Gobierno solo ha contestado a la primera. La respuesta recoge los datos de la representación oficial, que se regula mediante una instrucción de la Subsecretaría de Defensa y que está formada por una autoridad militar, una autoridad del arzobispado castrense y personal del Ejército de Tierra, Armada y Ejército del Aire. El presupuesto para el encuentro fue de 73.000 euros, según la respuesta del Gobierno. Con ese dinero se pagan dietas e indemnizaciones por gastos de transporte, manutención y alojamiento. En 2014, último año en el que se conoció la cifra con la que Defensa subvencionaba la peregrinación a Lourdes, el presupuesto fue de 56.000 euros, por lo que en tres años ha crecido en 17.000 euros.

La respuesta del Gobierno especifica que ese es el “coste total presupuestado para el encuentro”, aunque al detallar los participantes no cita a la Guardia Civil. Este cuerpo tiene su propio presupuesto para este evento, según la información facilitada por la dirección general de este cuerpo al amparo de la ley de Transparencia a una pregunta formulada por la AUGC, su asociación profesional mayoritaria, que desde hace años viene denunciando la presencia de una docena de agentes en la representación oficial de la peregrinación.

La respuesta de esa dirección general a la AUGC cifra en 10.851,92 el gasto autorizado por la dirección general para cada una de las cinco últimas ediciones del encuentro en Lourdes (de 2013 a 2017). Ni esa respuesta ni la del Senado especifican si esa cantidad está incluida en los 73.000 del presupuesto al que se refiere la contestación de la Cámara Alta.

“Nosotros llevamos un tiempo quejándonos por la parte del gasto que corresponde a la Guardia Civil porque se sufragan este tipo de eventos pero nunca hay presupuesto para material habitual de trabajo”, lamenta Eugenio Nemiña, secretario jurídico de la AUGC. “También nos molesta que se pague a los agentes por ir a la peregrinación mientras que a muchos compañeros les niegan los días de asuntos propios porque no hay gente suficiente”, sostiene.

Más información