Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Blesa, condenado por las tarjetas ‘black’ y con otras dos causas pendientes

Miguel Blesa recibió una pena de seis años por las tarjetas opacas de Caja Madrid

Blesa a su llegada a la Audiencia Nacional en marzo de 2017. Vídeo: Atlas-Quality

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa de la Parra, cuyo cadáver ha sido encontrado este miércoles en una finca de caza de Córdoba, tenía ante sí un complicado panorama judicial. El pasado 23 de febrero, la Audiencia Nacional le condenó a seis años de prisión por apropiación indebida y administración desleal en el caso de las tarjetas black de Caja Madrid y Bankia. En esta causa, en la que fue también condenado a cuatro años su sucesor, Rodrigo Rato, y otros 63 consejeros y miembros del consejo de administración de la entidad que cargaron gastos personales por 12,5 millones de euros entre 2003 y 2012 con las tarjetas para gastos de representación que les proporcionó la entidad.

Miguel Blesa y Rato eludieron la prisión provisional hasta que la sentencia por esta causa sea firme tras los recursos ante el Tribunal Supremo. La Audiencia Nacional rechazó las medidas cautelares solicitadas por la Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones particulares. En el caso de Blesa, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia señaló que su comportamiento procesal fue "intachable" y recordó que "en el proceso penal español el principio de presunción de inocencia se mantiene incólume hasta la firmeza del fallo condenatorio”.

El expresidente de la caja madrileña, que, una vez convertida en Bankia, fue nacionalizada en 2012 por su estado de quiebra, tenía otra amenaza de cárcel ante sí. El pasado enero, la Fiscalía pidió para él otros cuatro años de prisión por los sobresueldos e incentivos ilegales que supuestamente otorgó, junto al número dos de la entidad, Ildefonso Sánchez Barcoj, a los altos directivos de la caja desde el año 2008 y que ascendieron a 8,57 millones de euros. El ministerio público acusaba a ambos dirigentes un delito continuado de administración desleal y reclamaba que, además de la pena de cárcel, reintegren a Bankia —sucesora de Caja Madrid— o al FROB la cantidad defraudada.

Miguel Blesa se encontraba imputado también por estafa en el caso de las preferentes de Caja Madrid, una pieza separada del caso Bankia sobre la colocación de 3.000 millones de euros en productos de alto riesgo a personas sin conocimientos financieros, Bankia llegó a tener 300.000 clientes afectados por los productos vendidos por Caja Madrid y Bancaja.

En mayo de 2013, el juez de Madrid Elpidio Silva ordenó, de forma ilegal y por dos veces, el ingreso en prisión de Blesa por la compra por parte de Caja Madrid del City National Bank de Florida. Silva fue condenado a 17 años de inhabilitación por prevaricación y dos delitos contra la libertad individual. Según la sentencia, el magistrado actuó con “absoluta falta de competencia” y adoptó resoluciones que son “un disparate jurídico”.

Más información