Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miguel Blesa, hallado muerto en una finca de caza de Córdoba

El expresidente de Caja Madrid ha fallecido a las 8.40, según certificaron los servicios sanitarios desplazados a la zona tras recibir una llamada de alerta a las 7.50

Miguel Blesa en una cacería en Namibia, en 2007. Foto: EFE. Vídeo: ATLAS

El cuerpo sin vida del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha sido hallado con un tiro en el pecho en la finca de Puerto de Toro, en Villanueva del Rey (Córdoba), donde solía ir a cazar. Blesa ha fallecido a las 8.40, según certificaron los servicios sanitarios desplazados a la zona tras recibir una llamada de alerta efectuada a las 7.50, según fuentes de la Guardia Civil. El que fuera presidente de Caja Madrid entre los años 1996 y 2009, tenía licencia para 15 armas. Es el final de un algo ejecutivo llamado al éxito por José María Aznar  pero que recientemente fue condenado a seis años de cárcel por gastar dinero de forma indebida con las llamadas tarjetas black, uno de los grandes escándalos financieros de los últimos tiempos. 

Tras pasar la noche e intentar dormir unas cinco horas, Blesa se levantó esta mañana sobre las siete a desayunar. Fue entonces cuando le dijo a Rafael Alcaide, ingeniero de la finca, que si tenía el teléfono de su mujer por si hacía falta llamarla y se fue al coche. Ni los agentes de la Guardia Civil, que investiga el caso, ni los testigos dudan de que se trató de un suicidio. “Ha sido por el acoso que sufría”, justifica un familiar. Los servicios de emergencia solo pudieron certificar la muerte del exdirectivo financiero y de inmediato se personaron los agentes de la Guardia Civil y de la policía judicial. El juez de guardia del juzgado de instrucción número 2 de Peñarroya-Pueblonuevo decretó el levantamiento del cadáver a mediodía. 

La noticia le fue comunicada por teléfono a su esposa, quien tiene previsto acompañar el jueves el cadáver hasta Linares (Jaén), la ciudad natal de Blesa donde está previsto el entierro. En la sala del tanatorio de Las Quemadas donde se han concentrado dos de los cinco hermanos de Blesa (Ramón y Manuel Luis), sus primos y unos pocos amigos, todos guardan silencio. A pocos kilómetros, el cuerpo del exbanquero aguarda que le sea practicada la autopsia.

Mientras, en el pueblo que eligió Blesa para pasar sus últimas horas, los vecinos no salían de su asombro. Pedro Barba, alcalde de Villanueva del Rey, confirmaba las hipótesis de los agentes, al igual que un técnico del Seprona, que rechazaba que pudiera tratarse de un accidente de caza. 

Causas pendientes

El expresidente de Caja Madrid fue condenado en marzo de 2017 a seis años de prisión por el caso de las tarjetas black (opacas al fisco) de la entidad, pero la Audiencia Nacional decidió no imponer ninguna medida cautelar hasta que la sentencia, que tanto él como Rodrigo Rato (también condenado) han recurrido, fuese firme. Miguel Blesa tenía pendiente otra causa, la de los sobresueldos de la antigua caja madrileña, que sigue en instrucción y, por tanto, aún no ha sido juzgado.

En junio de 2013, Blesa ingresó en la cárcel madrileña de Soto del Real, después de que el juez Elpidio José Silva decretara la prisión sin fianza por su gestión en la compra del City National Bank de Florida. Pasó 15 días en prisión. El propio Silva redactó el auto de excarcelación. Al salir de la cárcel, Blesa declaró a los periodistas: “Quiero un juez imparcial”. Ante la pregunta de si se sentía culpable por algo, dijo que no.

El juez tomó la decisión sobre su salida de prisión después de que la Fiscalía se apoyara en el auto de la Audiencia Provincial de Madrid que desautorizaba la reapertura del caso, realizada en 2010, y entendiera que no había motivo para realizar todas las pruebas posteriores a esa fecha. Por lo tanto, dejaba sin efecto las últimas decisiones del juez, que se vio forzado a tomar la decisión de la excarcelación en contra de su criterio.

El entorno de Blesa afirma que no estaba desanimado ni abatido

Miguel Blesa, el expresidente de Caja Madrid hallado muerto este miércoles en una finca cordobesa de caza, no se encontraba en los últimos días desanimado ni deprimido, aunque preocupado a veces por el devenir de la batalla judicial que afrontaba desde hace años, informaron a Europa Press en fuentes de su entorno.

Las mismas fuentes destacan que el fallecimiento de Blesa se ha producido en un momento que no era el peor para el exbanquero, ya que albergaba "serias esperanzas de que el Tribunal Supremo le diera la razón en el caso de las tarjetas black, tras recurrir la pena de prisión de seis años que le impuso la Audiencia Nacional.

Uno de los momentos más duros desde el punto de vista de su imagen, reconocen, fue cuando el fiscal tildó de "depredadores" a los exconsejeros de la caja que se beneficiaron de las tarjetas black, calificativo que le dolió especialmente.

"Pero en los momentos más duros jamás se le vio abatido, y curiosamente este no era el peor momento por el que estaba pasando, de hecho, era el más tranquilo", indican las fuentes, que piden cautela a la hora de especular con las circunstancias de la muerte del exbanquero.

Más información