Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Oficina de Conflictos de Intereses abre expediente sancionador a la exembajadora en Tailandia

Exteriores cesó a Carmen Moreno el mes pasado tras recibir denuncias de despilfarro de dinero público

La embajadora Moreno, en Bangkok, en octubre de 2013.
La embajadora Moreno, en Bangkok, en octubre de 2013.

La Oficina de Conflictos de Intereses, dependiente del Ministerio de Hacienda, ha abierto expediente sancionador a la exembajadora de España en Tailandia María del Carmen Moreno Raymundo. Moreno era hasta hace apenas un mes embajadora de España en Tailandia, Camboya, Myanmar y Laos, desde su residencia en Bangkok. Fue cesada el 16 de junio pasado y ha sido sustituida por Emilio de Miguel Calabia.

Moreno, nombrada en diciembre de 2012, se enfrenta a un expediente por infracción de la Ley 19/2013 de Transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno. Esta norma prevé sanciones en tres ámbitos: conflicto de intereses, gestión económico-presupuestaria y en el ámbito disciplinario. El Ministerio de Hacienda rehusó explicar el motivo de la incoación del expediente alegando que "se trata de datos protegidos". "No se han finalizado los procedimientos", añadió una portavoz del departamento.

La apertura de su procedimiento sancionador se publicó en el Boletín Oficial del Estado en junio pasado, aunque sin precisar ni su nombre ni el de otros tres altos cargos a los que también se ha incoado. La Oficina de Conflictos de Intereses eleva al Gobierno cada seis meses, para su remisión al Congreso de los Diputados, un informe detallado sobre el cumplimiento de los altos cargos de las obligaciones de declarar, las infracciones que se hayan cometido y de las sanciones que hayan sido impuestas identificando a sus responsables.

Carmen Moreno, en la firma de un acuerdo con la Universidad de Ramkhamhaeng, en abril de 2013.
Carmen Moreno, en la firma de un acuerdo con la Universidad de Ramkhamhaeng, en abril de 2013.

Sin embargo, en la información que publica el BOE los altos cargos no aparecen identificados y Hacienda se niega a precisar incluso el motivo de la apertura del expediente. El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, por su parte, aseguró desconocer el motivo y señaló que se trata de una cuestión que se refiere "a su esfera personal". Moreno rehusó hablar con EL PAÍS. Exteriores aseguró que actualmente la exembajadora trabaja en Madrid, en la Dirección General para América del Norte, Asia y Pacífico, "sin puesto definido".

Carmen Moreno pertenece a la carrera diplomática desde 1991 y ha estado destinada en las representaciones diplomáticas españolas en Pakistán, India y Malasia, además de en Tailandia. También fue directora adjunta y vocal asesora en el Gabinete del Subsecretario del Ministerio de Asuntos Exteriores y justo antes de ser nombrada embajadora en 2012 era jefa del Gabinete del Subsecretario.

La gestión de Moreno en Bangkok fue objeto de una denuncia ante la Fiscalía General del Estado. El que era canciller en Tailandia cuando sucedieron los hechos, Juan Antonio Álvarez Aradilla, presentó documentación sobre presuntas irregularidades contables para organizar un mercadillo solidario con la Cruz Roja en un centro comercial de lujo de la capital tailandesa, tal y como adelantó El Confidencial.

La denuncia aseguraba que Moreno utilizó parte de la recaudación para alimentar una caja B que mantenía en la sede diplomática y con la que pagó, entre otras cosas, un contrato paralelo negociado en secreto para la reforma de su residencia oficial. Álvarez Aradilla había denunciado los hechos internamente en 2014, pero el Ministerio de Exteriores archivó su queja. La denuncia ante la Fiscalía también fue archivada, según una portavoz de Exteriores.

En la denuncia se destacaban otras presuntas irregularidades cometidas por Moreno, como que la embajadora abandonó la residencia oficial a finales de 2013 y se fue a vivir a un apartamento de lujo por cuyo arrendamiento el MAEC pagó más de 100.000 euros, según publicó El Confidencial a partir de datos obtenidos a través del Portal de Transparencia.   

investigación@elpais.es

Más información