Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ferraz admite que Page no tiene que someter a las bases su pacto con Podemos

La dirección socialista acepta que el acuerdo se explique en asambleas aunque pide "pronunciamientos"

Pedro Sánchez junto a Emiliano García-Page en una imagen de 2016.
Pedro Sánchez junto a Emiliano García-Page en una imagen de 2016.

El conflicto entre Ferraz y los socialistas de Castilla –La Mancha se encendió el lunes a primera hora de la tarde y se desactivó llegada la noche. El acuerdo del presidente de Castilla–La Mancha, Emiliano García–Page con la dirección regional de Podemos para aprobar los presupuestos de la comunidad incluía la oferta al partido de Pablo Iglesias para incorporar a dos de sus representantes al Gobierno autonómico. Podemos consultará a sus bases. ¿Y el PSOE? La última y, al parecer, definitiva decisión acordada es que la dirección regional convoque asambleas en toda la organización para dar cuenta del acuerdo. Horas antes el secretario de Organización federal, José Luis Ábalos, había pedido a los socialistas castellano-manchegos que sometieran a votación de los militantes si estaban de acuerdo con ese pacto. La respuesta de Castilla–La Mancha fue inmediata. Esa consulta no tenía sentido pero sí la convocatoria de asambleas informativas.

En la carta de Ábalos a los socialistas de Castilla-La Mancha se les dice que “será obligatoria la consulta a la militancia, al nivel territorial que corresponda, sobre los acuerdos de Gobierno en los que sea parte el PSOE”. Se basa en el artículo 53 de los nuevos estatutos aprobados en el 39º congreso el pasado mes de junio.

La respuesta del responsable de Organización Regional, Jesús Fernández Vázquez, se ha redactado de inmediato. Los reglamentos del congreso siguen en vigor hasta que no se desarrolle uno nuevo por lo que solo hay que celebrar asambleas informativas. El Gobierno regional recalca que la invitación a Podemos a que entre en el Ejecutivo, con dos carteras, forma parte “del acuerdo presupuestario” y no se trata de un pacto de gobierno. Fernandez Vázquez invoca otros artículos del actual reglamento con los que pretende avalar su tesis.

En pocas horas Ferraz ha dado marcha atrás y ya no sostiene que Page tiene que convocar un referéndum, según reconocieron a EL PAÍS, aunque sí incluyen un matiz: en las asambleas debe haber “pronunciamientos”. No especifican cómo se traduce esa modalidad pero admiten que un ejemplo puede ser el caso del portavoz autonómico madrileño del PSOE, Ángel Gabilondo. Cuando Ferraz planteó su candidatura, en sustitución de Tomás Gómez, apartado de sus cargos por la ejecutiva de Pedro Sánchez, el catedrático de filosofía, que no es militante del partido, pidió alguna forma de presentación ante los militantes. Hubo asambleas en la federación madrileña y en las mismas se registraron pronunciamientos de apoyo en forma de asentimiento, sin necesidad de votar. Esto es lo que pide Ferraz ahora a la dirección de Castilla–La Mancha. No habrá previsiblemente ya ningún problema más aunque la tensión ha sido fuerte durante toda la jornada.

Tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias, líderes del PSOE y de Podemos, se han implicado personalmente en la solución del conflicto para que hubiera en Castilla–La Mancha acuerdo en torno a los presupuestos.