Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas proponen como acercamiento a Cataluña una quita de su deuda

La medida formaría parte de una "agenda superadora de la situación actual" de desafío independentista, según el secretario de Organización José Luis Ábalos

El diputado socialista José Luis Ábalos, en el Congreso de los Diputados, el 11 de julio. Kiko Huesca EFE.

El PSOE vería “razonable” que se haga una quita de deuda de Cataluña, según aseguró ayer el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. La medida formaría “parte de una agenda superadora de la situación actual” de desafío independentista, según añadió. Ábalos se refirió a este asunto tras la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal y tres días después de que las ejecutivas del PSOE y del PSC aprobaran la Declaración de Barcelona, un amplio abanico de propuestas para desbloquear la situación catalana.

“Hay una deuda importante que tiene Cataluña y que el Estado deberá contribuir a resolver, porque es una deuda que se va acumulando, y hay que plantear algún tipo de quita también para que no se colapse la institucionalidad en Cataluña y que pueda atender a los servicios que presta”, argumentó el dirigente socialista, que también mencionó el caso de la Comunidad Valenciana, donde el Gobierno autónomo tiene una “deuda histórica” con el Gobierno central y donde, según manifestó, también hay un problema financiero que la hace inviable. Los socialistas quieren que las quitas de deuda se planteen en la reforma del sistema de financiación autonómica.

La Administración central ha inyectado a Cataluña algo más de 68.500 millones de euros a través del plan de pago a proveedores, el fondo de liquidez autonómica (FLA) y otros préstamos blandos, todos estos mecanismos tienen unos tipos de interés muy favorables, más bajos que los que exigiría el mercado. El 90% de la deuda financiera total de Cataluña, unos 75.500 millones de euros, es con el Estado.

Ábalos aseguró que lo que quiere el PSOE es “lanzar un mensaje”, no necesariamente a los partidos sino a la sociedad catalana y española, que sea un “mensaje de esperanza”. Entre otras cosas porque se ha mostrado convencido de que en Cataluña “no son tantos los independentistas con esa vocación” sino que hay a quienes “no se les está dejando otra salida”.

Antes del 1 de octubre

Pedro Sánchez ha decidido lanzar sus propuestas de reforma de manera inmediata sin esperar al 1 de octubre, fecha prevista para el referéndum que el Gobierno, y también el PSOE y Podemos, consideran ilegal. La reclamación de la quita de la deuda autonómica no es una idea nueva. La Comunidad Valenciana, Baleares y Andalucía ya reclamaron quitas de la deuda que mantienen con el Estado a través del FLA. Son algunas de las autonomías que más han recurrido a estos créditos para pagar las facturas pendientes.

Incluso, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha manifestado en alguna ocasión que hay que buscar alguna solución para que la deuda autonómica no suponga un lastre y ha dejado la puerta abierta a quitas dentro de la reforma del sistema de financiación autonómica. La comisión de expertos que está elaborando un boceto sobre la reforma de la financiación autonómica también estaría a favor de buscar soluciones para esta pesada losa, que se come una parte del gasto regional por el pago de intereses.

Habitualmente, el Gobierno de turno ha cerrado las negociaciones de los anteriores sistemas de financiación autonómica ofreciendo más recursos a las comunidades. El Ejecutivo no cuenta con margen suficiente para poner más dinero sobre la mesa, por lo que estudia recurrir a quitas de la deuda regional.

Perdonar parte del endeudamiento regional sería un procedimiento proceloso y complicado porque las autoridades comunitarias establecerían objeciones. Una de las soluciones que se barajan consistiría en reestructurar la deuda regional.

Más información