Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE y Podemos no acercan posturas para Cataluña y la moción de censura

Las formaciones inauguran una etapa de colaboración en la que coincidirán en el Parlamento con iniciativas conjuntas basadas en una agenda social

Reunión de las delegaciones del PSOE y Podemos, encabezadas por Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. ATLAS

El PSOE y Podemos inauguran una etapa de colaboración en la que coincidirán en el Parlamento con iniciativas conjuntas basadas en una agenda social, según impusieron los socialistas. Podemos hubiera querido ir más lejos “para echar al PP del Gobierno” pero acepta las condiciones del PSOE. No hubo acuerdo en torno al conflicto en Cataluña, en el que Podemos es partidario de un referéndum que el PSOE rechaza porque solo reconoce la soberanía española.

 Durante algo más de dos horas, nutridas delegaciones del PSOE y de Podemos, encabezadas por sus secretarios generales, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, acordaron empezar a trabajar en las iniciativas parlamentarias en las que es posible su coincidencia. Podemos hubiera querido ir más lejos en esta relación y que se tradujera lo antes posible en una moción de censura contra Mariano Rajoy, pero el PSOE discrepa de ese planteamiento. Tampoco hubo acuerdo sobre cómo abordar el conflicto con Cataluña ya que Podemos aboga por “el derecho a decidir” en tanto que el PSOE rechazará “siempre un referéndum ilegal que implica reconocer una soberanía compartida”, señaló la portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, que defendió la soberanía “única”.

De las consideraciones que tras la reunión hicieron las portavoces parlamentarias, Margarita Robles, por el PSOE, e Irene Montero, por Unidos Podemos, se extrajo las diferencias de criterio tanto por las valoraciones de la reunión como por las prioridades de cada una, además de por las discrepancias explícitas. “Para nosotros la prioridad absoluta es la agenda social”, señaló Margarita Robles. “Nosotros tenemos más prisa, porque querríamos sacar de inmediato al PP del Gobierno, pero aceptamos que el PSOE lleva otro ritmo”, apuntó Irene Montero, que fue la primera en comparecer tras la reunión, flanqueada por Xavier Domenech, de En Comú Podem, y Yolanda Díaz, de En Marea. “Pero desde hoy Mariano Rajoy puede estar un poquito más nervioso”, opinó Montero.

Desde ayer lo que sí hay es una llamada “mesa de coordinación parlamentaria”, en la que los dos grupos se encontrarán tanto para intentar acuerdos en materias concretas como para llevar los desacuerdos y tratar de solucionarlos. Las dos versiones son coincidentes en que ese será un espacio estable de diálogo.

El desacuerdo sobre Cataluña se mantiene tal como estaba. Los socialistas plantearon en la reunión la creación de una subcomisión “o cualquier otro espacio parlamentario” para empezar a abordar la reforma constitucional abierta “a todos los grupos políticos”. Así se aprobó el pasado viernes por las ejecutivas del PSOE y del PSC en la llamada Declaración de Barcelona, de la que ayer los socialistas hicieron partícipes a Unidos Podemos. Tanto Montero como Domenech no ocultaron su desacuerdo. “El PSOE propone una subcomisión y nos parece insuficiente ya en estos momentos, cuando hay una mayoría de catalanes que reclaman el derecho a decidir”, replicó Domenech. Este no renegó del foro que quiere abrir el PSOE, del que participarán, según adelantó, pero hubieran querido comprometer a todas las fuerzas políticas a debatir en el Congreso de los Diputados sobre el derecho a decidir. El PSOE les dijo que no, dentro y fuera de la reunión.

“No nos resignamos”

El no al referéndum no es para los socialistas una negativa a hacer algo. “Estamos muy preocupados por el inmovilismo del Gobierno y no nos podemos resignarnos solo a una respuesta del Tribunal Constitucional, ni tampoco a esperar a que pase el 1 de octubre”, señaló Robles. Un sí, por tanto, a apoyar al Gobierno de Mariano Rajoy en las iniciativas que pueda plantear para, detener e impedir esa consulta pero sin abdicar de sus propias propuestas. “El PSOE y el PSC tienen obligaciones en Cataluña y por eso vamos a hacer la propuesta de crear una subcomisión, que es un instrumento, no un fin en sí mismo”, aclaró.

No será fácil que esa subcomisión para tratar de la reforma constitucional se abra paso, no solo ahora sino en el futuro. A sabiendas de que Ciudadanos no es partidario de tomar medidas antes del 1 de octubre, fecha en la que los independentistas quieren hacer la consulta, el PSOE aguardará hasta después de esa fecha.

“Para nosotros la prioridad absoluta es la agenda social”, insistió la portavoz socialista, que enumeró proyectos para los jóvenes de manera integral, desde educación a vivienda; proyectos para mayores de 55 años; y para los perjudicados por la crisis. En esos temas hay acuerdo de empezar a trabajar, reconocieron Robles y Montero.

Más información