Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España bate su récord de temperatura: 46,9 grados

La agencia del clima de la ONU apunta más alto, a 47,3 grados, pero el registro se tomó en una estación automática y la Aemet aún debe certificarlo

Nunca antes se había documentado en la historia de España una temperatura tan alta como la que se registró este jueves en el observatorio de Córdoba aeropuerto, durante el pico de la segunda ola de calor del año: 46,9 grados. El anterior récord absoluto de temperatura lo ostentaba, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la misma Córdoba, igualada con Sevilla, y era de 46,6 grados, tres décimas menos, que se alcanzaron ambos el 23 de julio de 1995.

Sin embargo, la Agencia de Naciones Unidas para la Acción Climática apunta más alto. En su cuenta de Twitter, informa de que en la localidad cordobesa de Montoro, a 41 kilómetros de la capital río Guadalquivir arriba, los termómetros escalaron el mismo jueves a los 47,3 grados y sostiene que esta es la temperatura más alta jamás alcanzada en el país. Organizaciones conservacionistas como WWF también se hicieron eco de este "récord histórico".

La portavoz de la Aemet, Delia Gutiérrez, explica que la temperatura de Córdoba está certificada, mientras que la de Montoro, no. “El dato de Córdoba es la máxima histórica registrada hasta ahora en observatorios nacionales principales, la red de mayor calidad y garantía de la Aemet. Sin embargo, el observatorio de Montoro está en la red automática y todavía hay que verificarlo”, aclara.

"El valor de 47,3 grados se considera, no obstante, válido", matiza, para añadir que lo que no se puede afirmar es que sea "el registro máximo absoluto". Para validarlo, "faltan las observaciones de colaboradores que hay que comprobar y que son necesarias para hablar de registros máximos". A finales de mes estará terminado el proceso y se saldrá de dudas, pero la también portavoz del organismo Ana Casals, avanza que quizá haya registros más altos que el de Montoro.

Pero esta controversia no ha sido la única. Muchos medios, citando documentos antiguos de la Aemet, afirman que el récord nacional lo tenía no Córdoba sino Murcia, donde el termómetro alcanzó los 47,2 grados el 4 de julio de 1994. De nuevo, la respuesta de la Aemet es que las efemérides se han revisado en los últimos años y que la cifra que valida como anterior cota máxima, de acuerdo con los estándares de la Organización Meteorológica Mundial, es la de Córdoba.

"La estación de Murcia no se es de la red principal, sino de la red secundaria o estaciones termopluviométricas, atendida por colaboradores de la Aemet. Sus mediciones, aunque válidas, no cumplen los estándares exigidos", precisa la también portavoz del organismo Ana Casals.

Gutiérrez aprovecha para restar fiabilidad a los pavorosos 50 grados marcados por termómetros que se encuentran en las calles o en las farmacias, cuyas imágenes han circulado por las redes y por Whatsapp. “Para que una medida de temperatura sea representativa y comparable internacionalmente se tiene que tomar en condiciones estándares y sin factores que puedan alterarla como que los aparatos estén cerca de un jardín o sobre el asfalto”, recuerda.

No solo Córdoba se batió ayer jueves a sí misma y al récord de España, sino que otras seis capitales de provincia pulverizaron sus máximos, según Meteorología. Se trata de Badajoz aeropuerto, que se anotó 45,4 grados, cuando su anterior cota estaba en los 44,8 de 2003; Cáceres hizo 44,2 y el anterior máximo estaba en 42,6 en 2005; Ciudad Real, con 43,7, también supera sus 43,4; Granada base aérea, que se encuentra en Armilla, alcanzó los 43,5 cuando su máxima estaba en los 42,8 de 2003; Jaén marcó 44,4 frente a su máxima de 40,6; y Teruel, con 40,2, iguala el máximo de su serie histórica.

Estas cifras de verdadero infierno se producen en el marco de una ola de calor que la Aemet califica de “muy intensa” y “poco habitual”. De hecho, y a falta de un estudio pormenorizado una vez que concluya el episodio el próximo domingo, con 46,9 grados ya sería la peor ola de calor jamás vivida en cuanto a valores máximos. Según un informe de la Aemet sobre este fenómeno en España desde 1976 a junio de 2017, nunca antes se había llegado a los 47 grados durante uno de estos fenómenos —el anterior récord absoluto de temperaturas fue un pico aislado, no se produjo dentro de una ola—.

La cota más alta dentro de una ola se alcanzó en 2012, 45,9 grados en Sevilla aeropuerto. En cinco ocasiones más hasta ahora se superaron los 45, como los 45,2 en Córdoba aeropuerto y en Montoro del tórrido verano de 2015. Aunque muy fuerte, la actual ola no es ni de lejos la más larga ni la que mayor superficie afectó. El episodio que más tiempo duró fueron los 26 días de la ola de calor interminable del verano de 2015. Por su parte, la más extensa en cuanto a territorio fue la de agosto de 2012, que llegó a afectar a 40 provincias. En la actual ola, han estado bajo aviso rojo o riesgo extremo, el más alto en una escala de tres nieles, hasta siete provincias el mismo día. Aunque es muy raro que se superen tantos umbrales, no es excepcional. “La ocasión en la que más avisos rojos se han declarado hasta la fecha fue el 10 de agosto de 2012, con 20 provincias en riesgo extremo”, recuerda Gutiérrez.

Ya sea finalmente la máxima 46,9 grados o 47,3, el hecho indiscutible es que jamás arreció tanto el calor en España desde que se documentan las temperaturas. La pasada primavera ya fue la más cálida de la historia del país, con una temperatura media de 15,4 grados, 1,7 grados por encima de la media, y este verano va por el mismo camino. Meteorología calcula que esta estación sume entre medio y un grado a la temperatura media. El comportamiento de este mes de junio, con una temprana ola de calor durante la que se alcanzaron 44,5 grados en Córdoba, sumado a la ola actual, lleva a concluir que posiblemente este estío acabe entre los más calurosos desde que hay registros, que fueron los de  2003 (con una temperatura media de 24,9 grados), 2015 (24,5) y 2016 (24,2), o que incluso los supere.

Más información