Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vascos endurecen su posición ante el perdón y la reinserción de los presos

El PNV volvería a ser el ganador indiscutible en unas elecciones, según el Euskobarómetro

Andoni Ortuzar, Iñigo Urkullu y Josu Erkoreka celebran la victoria del PNV en las elecciones vascas de septiembre de 2016.
Andoni Ortuzar, Iñigo Urkullu y Josu Erkoreka celebran la victoria del PNV en las elecciones vascas de septiembre de 2016.

El apoyo de los vascos a la concesión de beneficios penitenciarios a los presos de ETA arrepentidos sigue siendo una opción minoritaria que va decreciendo. En Euskadi, sigue habiendo un 35% de ciudadanos que defienden la aplicación de medidas de reinserción social para el colectivo de reclusos de la banda, aunque esta opción experimenta un retroceso de 15 puntos en el último año. En cambio, aumentan notablemente (14 puntos) quienes se declaran contrarios a perdonar y son partidarios de que os presos de ETA deben cumplir íntegramente sus penas de cárcel.

El último Euskobarómetro realizado por sociólogos de la Universidad del País Vasco (UPV), dado a conocer este viernes, constata que se ha producido un "endurecimiento" de la sociedad vasca hacia los reclusos de la banda terrorista. El director del sondeo, Francisco Llera, ha atribuido esta posición a la tardanza de la banda terrorista en decidir su disolución definitiva y al "cansancio" que esta dilación provoca a la hora de apoyar sus reivindicaciones respecto a los presos.

La encuesta se realizó durante el pasado mes de mayo, antes de que el colectivo de presos de ETA hiciera pública la aceptación de los reclusos de la banda terrorista de acogerse individualmente a los beneficios penitenciarios. Una minoría decreciente del 35% sigue decantándose por conceder beneficios a los reclusos; casi uno de cada cuatro (el 23%) considera que estas medidas sólo podrían aplicarse a aquellos que no tengan delitos de sangre, mientras que uno de cada tres (el 33%) se muestra inflexible y exige el cumplimiento completo de las condenas.

El perdón incondicional es una opción que apoyan principalmente los nacionalistas (el 46%), aunque solo los votantes de EH Bildu la apoyan mayoritariamente (el 60% de su electorado), y en menor medida y divididos el electorado del PNV (30%) y Elkarrekin Podemos (48%). Los partidos no nacionalistas se inclinan (el 58%) por el cumplimiento íntegro de las penas (el 44%).

El sondeo aborda asimismo la forma en que debe cerrarse el ciclo de la violencia en el País Vasco. Sobre esta cuestión, hay un alto consenso en que “se debe hacer justicia con las víctimas de ambos bandos”, con un respaldo del 87% de los encuestados, tanto nacionalistas como no nacionalistas. Además, para casi la misma proporción (85%) “no solo hay que centrarse en la violencia ejercida por ETA”. Y una mayoría similar, el 76%, considera que “para un buen final del ciclo de la violencia en el País Vasco no debe de haber ni vencedores, ni vencidos”, aunque más entre los nacionalistas (85%) que entre los no nacionalistas (68%).

También existe un respaldo a la demanda que ETA "debe aclarar la autoría de los más de 300 atentados que están pendientes de juicio". Es una posición defendida por el 73% de los vascos, con un incremento de 12 puntos en los últimos cuatro años, sobre todo entre los votantes del PSE y el PP.

Se mantiene el rechazo frontal a ETA de la mayoría de la sociedad vasca (58%), cerca de su récord histórico pese a un ligero retroceso de cinco puntos. Es una actitud mayoritaria en todas las provincias vascas y entre todas las opciones políticas, con la única salvedad de EH Bildu.

"Tibio" apoyo a la independencia

El sentimiento independentista en Euskadi se mantiene "tibio", en un 28%, mientras que otro 60% declara tener pocos o ningún deseo de independencia. No obstante, ese moderado apoyo a la independencia, la sociedad vasca sigue mostrándose dividida, casi a partes iguales, entre los que se muestran partidarios del sistema autonómico, de un sistema federal y los favorables a la independencia. La gran mayoría de los vascos sigue oscilando entre la fórmula autonomista (el 33%) y un hipotético sistema federal (el 34%), mientras que el independentismo es apoyado por el 28% de los encuestados. La separación del resto de España es una opción mayoritaria entre los fieles de EH Bildu (78%).

El Euskobarómetro también realiza una prospección electoral que vuelve a dar como ganador indiscutible al PNV, que obtendría 29-30 escaños, uno o dos más que los obtenidos en los comicios de septiembre pasado. Ese salto lo conseguiría a costa de EH Bildu o Podemos. La coalición abertzale, a la que el sondeo da entre 15 y 17 asientos, seguiría como segunda fuerza.

El PNV sumaría el 38,6% de los votos, ligeramente por encima de los resultados de las urnas, con una estimación de 29 o 30 parlamentarios, lo que le permitiría lograr la mayoría absoluta con los nueve escaños que obtendría el PSE. EH Bildu mantendría la segunda posición, seguida de Elkarrekin Podemos, con 10 u 11 escaños (en la actualidad tiene 11), aunque con un pequeño retroceso electoral en porcentaje de voto. Tanto el PSE como el PP repetirían los nueve representantes que consiguieron el año pasado.

El sondeo concede a Ciudadanos la posibilidad de entrar en el Parlamento vasco al darle una estimación de voto del 2,4 %, con lo que lograría un escaño en Álava.

Más información