Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey defiende una relación con Reino Unido que reduzca los obstáculos del Brexit al mínimo

Felipe VI participa en el foro de empresarios españoles y británicos y celebra un acto con residentes

La primera ministra británica, Theresa May, recibe al rey Felipe VI a las puertas de su residencia en el número 10 de Downing Street.

El Rey ha iniciado este jueves la segunda jornada de la visita de Estado a Londres en el corazón de la City, en Maison House, adonde ha acudido para participar en el Foro de Negocios Reino Unido-España. Se trata de un encuentro en el que participan unos 200 empresarios y representantes de organizaciones y en el que los líderes de las compañías españolas con inversiones en el Reino Unido y exportadoras han aprovechado para debatir sobre sus experiencias y los principales desafíos que afrontan con el Brexit.

En su discurso en inglés y español pronunciado en la residencia del Lord Mayor de la City ante empresarios con importantes inversiones en el país, Felipe VI ha querido transmitir tranquilidad sobre las inseguridades derivadas por la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Sobre las buenas perspectivas que ha transmitido tanto Isabel II como la primer ministra británica, Theresa May, el Rey ha templado ánimos frente al escenario de dudas que se abre para las compañías, medianas empresas y negocios.

En esa línea, ha asegurado que el objetivo de las actuales negociaciones entre ambos Gobiernos es asegurar que “reducir esta incertidumbre al mínimo”. Y ha destacado la importancia de que el futuro marco de relaciones bilaterales “establezca las condiciones para una relación económica y comercial cercana, tratando de minimizar futuros obstáculos y barreras”.

Como hiciera el miércoles, Felipe VI ha realzado las virtudes que la integración europea ha tenido en las relaciones entre España y Reino Unido en los últimos 30 años y las transferencias económicas y sociales que ha propiciado. Así, ha destacado las jugosas cifras de comercio e inversión entre los dos países: 30.000 millones de comercio bilateral y 82.000 millones de inversión española en Reino Unido en 2015. Un año en el que Reino Unido fue el segundo inversor en España con el 12% del total de inversiones, mientras que en 2016 España fue el país que más invirtió en Reino Unido.

Pero la realidad impone un nuevo marco y el Rey se ha mostrado convencido de que la confianza mutua desarrollada estos años “se mantendrá también en este momento” ante los nuevos desafíos por los entornos propicios que ambos países representan para el otro. El jefe del Estado español ha destacado el clima favorable para fundamentar un nuevo concierto y ha enumerado algunas de las fortalezas de las empresas españolas en varios sectores y la preferencia de las empresas británicas por España por la facilidad de la implantación.

En este contexto, y ante la corriente atlántica que propugna economías cerradas, ha hecho una defensa del libre comercio: “La vitalidad de nuestro comercio e inversiones muestra claramente que ambas naciones han hecho lo correcto eligiendo el compromiso de la apertura de nuestras economías”. Ha definido a Reino Unido como un “campeón de la apertura de miras de su economía”, una senda, ha agregado, que ha seguido España en las últimas décadas. “Este compromiso común en la apertura del comercio y la inversión debe continuar”, ha postulado, destacando, además, los valores compartidos en ambos países de "democracia y libertad".

A su llegada a Mansion House, el Rey ha sido recibido por el Lord Mayor de la ciudad de Londres, Andrew Parmley, y el duque de York, quien en su discurso de presentación también ha insistido en la importancia de las inversiones entre ambos países. Parmley ha dado las gracias a las gracias a las compañías españolas que trabajan con firmas británicas, como Ferrovial en el túnel del río Támesis, y ha encomiado a avanzar con estos proyectos: “Queremos seguir cooperando con socios españoles”, ha afirmado.

En esa misma sintonía han abundado Maria Luisa Poncela, secretaria de Estado de Comercio de España y su homólogo británico, Liam Fox. Este último situado el inicio de las relaciones entre ambos países en la época de los romanos: “Juntos podemos crear un futuro seguro para España y el Reino Unido y más allá”. Por su parte, Alfonso Dastis, ministro de Asuntos Exteriores y Comercio, ha exigido estar a la altura del desafío teniendo en cuenta las relaciones alcanzadas. “Respetamos la decisión del Brexit, pero Reino Unido seguirá siendo una parte de Europa y lo queremos firmemente vinculado con España”.

Encuentro con la colectividad

Tras el acto con los empresarios, el Rey ha mantenido un encuentro en la residencia de la Embajada de España en Londres con una representación de unos 500 residentes españoles en Reino Unido. Felipe VI les ha expresado su afecto y admiración y ha confiado en que el acuerdo tras el Brexit les aporte "la necesaria certidumbre" y les permita continuar con sus trabajos y su forma de vida en este país. En Reino Unido viven unos 300.000 españoles, aunque oficialmente registrados son 130.000.

El Rey, acompañado de la reina Letizia, ha tenido un mensaje a la memoria a las víctimas de los de los recientes atentados sufridos este país. "Hoy no estamos todos. Faltan especialmente dos de nosotros: Aysha Frade e Ignacio Echeverría, cuyas vidas fueron segadas cruelmente, junto a ciudadanos británicos y de otros países, por el cobarde terrorismo en los últimos meses", ha recordado.

También ha tenido palabras de proximidad a todos los españoles residentes en el Reino Unido, de los que muchos de ellos llegaron ante el "panorama laboral incierto" que vivían en España, como consecuencia de la Guerra Civil o  como quienes se establecieron Reino Unido para contribuir con su "esfuerzo y creatividad" a un amplio espectro de actividades en los ámbitos científico, financiero, cultural, sanitario, educativo o deportivo.

"Sabemos que muchos de vosotros deseáis permanecer en el Reino Unido continuando con vuestros trabajos y vuestra forma de vida, iniciada cuando no se cernían sombras de incertidumbre sobre el futuro", en clara referencia a las consecuencias del Brexit. "Queremos animar de nuevo aquí a los Gobiernos de España y el Reino Unido a trabajar para que ello pueda ser así", ha deseado.

 "Comprendemos, compartimos y apoyamos vuestros deseos de que las sociedades de nuestros dos países crezcan y se desarrollen en un ámbito de libertad, tolerancia y prosperidad, sin que se erijan obstáculos que impidan llevar a cabo vuestros proyectos personales y profesionales", ha concluido.

Más información