Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los votantes vuelven a moverse

Ocho encuestadoras coinciden en tres tendencias: el Partido Popular pierde votantes, Ciudadanos sube, y aumenta la ventaja del PSOE sobre Unidos Podemos

Los votantes vuelven a moverse

Los votos en España han comenzado a moverse en 2017. El gráfico anterior muestra la evolución de un promedio de 200 encuestas: el Partido Popular rondaría ahora el 29% de los votos, seguido del PSOE (23,4%), Unidos Podemos (19,5%) y Ciudadanos (16,7%). La ventaja del PSOE sobre Podemos ha pasado de 1,5 a 4 puntos. Ciudadanos sube 4 puntos y el PP se deja 6 desde su máximo en otoño.

Estos movimientos los observan prácticamente todas las empresas que están haciendo encuestas. Todas colocan al PSOE por delante de Podemos. Y todas excepto una detectan la caída del Partido Popular y la subida de Ciudadanos.

Los votantes vuelven a moverse

No hay tanto acuerdo con la magnitud de los cambios. La ventaja del PSOE sobre Unidos Podemos es de 1 punto para Metroscopia, pero de 6 según MyWord. Podemos conserva el 21% de los votos de acuerdo con Invymark, mientras que GAD3 reduce sus fuerzas al 18%. Estas diferencias sorprenden a veces, pero son comprensibles. Los encuestadores trabajan con hipótesis diferentes. Habrá, por ejemplo, analistas que asumen que los votantes de Podemos volverán a abstenerse como el año pasado. Otros pensarán lo contrario. Algunos estarán descontando votos a Ciudadanos con la teoría de que volverán a perder votantes al final. Son decisiones difíciles de tomar porque nadie sabe con certeza si esas circunstancias se repetirán.

Los datos anteriores abren otra pregunta: ¿quiénes son los votantes que están cambiando su voto? Para responderla he tomado los datos del último sondeo de Metroscopia. La tabla siguiente dice cómo votarían hoy las personas que hace un año votaron por PP, PSOE, UP y C's.

La fuga más grande va del Partido Popular a Ciudadanos: un 13% de los votantes populares dice ahora que votaría por el partido de Albert Rivera. También votaría por Ciudadanos el 8% de los exvotantes del PSOE, lo que explica la subida del partido. La segunda gran fuga de votantes va de Unidos Podemos al PSOE. Un 10% de los votantes de Pablo Iglesias podrían votar por los socialistas. Ese flujo se compensa en parte con quienes hacen el viaje contrario, pero en términos netos sería el PSOE el partido que sumaría votantes en la izquierda.

Los votantes vuelven a moverse

En la tabla hay también votantes agazapados. Personas que ni tienen decidido repetir su voto ni se decantan por una alternativa. Son un 15% en el PP, un 19% en el PSOE y un 12% en Unidos Podemos y Ciudadanos. En general se asume que estos indecisos acabarán repitiendo su voto.

De esos datos sorprende la fidelidad de Ciudadanos: un 78% de sus exvotantes repetiría. Es llamativo porque el partido de Rivera se ha caracterizado por lo contrario: tiene votantes indecisos y poco fieles. Es verdad que mejoró en ese aspecto en el último CIS, pero con todo, lo probable es que ese 78% sea en parte un golpe de suerte.

En Ciudadanos tienen más motivos para ser cautos con estas encuestas tan favorables. El primero es que las urnas quedan lejos y los entrevistados son demasiado expresivos. Puede pasar, por ejemplo, que algunos votantes del PP o de Podemos no estén entusiasmados con su partido ahora mismo. Quizás respondan con un 'no sé' o ni contesten las encuestas, pero eso no significa que no vayan a repetir su voto si hay elecciones. El segundo motivo es el opuesto: los votantes se vuelven calculadores cuando se acerca la votación. Lo vimos en Reino Unido, bastó que May convocase elecciones para que el voto en su contra se coordinase alrededor de Jeremy Corbyn, el hasta entonces poco popular líder laborista. Una lógica parecida hizo que simpatizantes de Ciudadanos votasen por el PP el año pasado. La polarización y el cálculo electoral mueven votos cuando arrancan las campañas, pero afectan mucho menos a las encuestas en momentos como el actual, sin votaciones a la vista.

Metodología. El promedio de sondeos del primer gráfico es una media centrada y ponderada de las encuestas. Tiene en cuenta el tamaño de muestra de cada sondeo, la empresa encuestadora, y su fecha (según una ley exponencial con 10 días de vida media). Los promedios de encuestas reducen el error de muestreo de los sondeos, están menos afectados por el ruido, y por lo general mejoran la precisión de las encuestas individuales.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información