Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE busca apoyo a la subcomisión sobre la Constitución

Los socialistas pretenden revisar el pacto que limita las comisiones del Congreso

El PSOE busca a apoyos para activar un instrumento parlamentario inédito: una subcomisión en el Congreso que analice la reforma constitucional. Necesita el voto de otros partidos para ponerla en marcha, pero también para vencer dificultades de carácter reglamentario y organizativo de la Cámara.

Al inicio de la legislatura, la presidenta del Congreso, Ana Pastor, reunió a los portavoces y pactaron que el número de subcomisiones no superaran las ocho actuales y que, además, sólo hubiera una por cada comisión de la Cámara. El acuerdo, que en el derecho parlamentario se incorpora como costumbre a las normas no escritas de funcionamiento, se basa en la imposibilidad material de atender a más subcomisiones, por ejemplo, en lo que respecta a la presencia de letrados y resto de personal y también para que los minoritarios puedan asegurar su presencia en sus trabajos.

En la Comisión Constitucional ya se creó una subcomisión que estudia la reforma de la ley electoral y, por tanto, ya se ha cubierto ese cupo pactado. El PSOE necesita el apoyo de los demás grupos para modificar ese acuerdo unánime.

Formalmente, la subcomisión debe ser primero aprobada en la Comisión Constitucional que preside el popular Jesús Posada y luego debe llevarse al pleno para su aprobación por mayoría simple. Pero la presidenta del Congreso puede vetar esa propuesta que, en todo caso, no se producirá hasta el mes de septiembre, cuando se reanude la actividad parlamentaria plena.

Si lograra sacar adelante la subcomisión, los partidos podrán pedir que comparezcan expertos, que servirían para elaborar un catálogo de propuestas de reforma. Nada impide que entre los expertos que comparezcan pueda estar Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat de Cataluña.

De hecho, el PSOE ya mantuvo contactos informales con el PDeCAT para sondear la posibilidad de crear una subcomisión sobre Cataluña. Ahora esa subcomisión podría servir como pista de aterrizaje para las propuestas que el PSOE y el PSC pacten sobre Cataluña.

En principio, Podemos está a favor de abordar esa reforma amplia en una subcomisión y en algún momento de la legislatura estudió proponer su creación. Sí mantiene que cualquier cambio sea sometido finalmente a referéndum, lo que podría forzar con sus diputados.

El PP considera que es inoportuno y sigue rechazando una reforma constitucional sin límites previos. De hecho, Mariano Rajoy pactó con Javier Fernández, presidente de la gestora socialista, limitar previamente cualquier reforma que pudiera abordarse.

Ciudadanos, cuyos responsables se reunieron este martes con Margarita Robles, portavoz socialista, quieren una reforma constitucional referida al sistema electoral o los aforamientos, entre otros, pero desconfían de otros cambios, como los referidos al modelo territorial.