Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 años después, los partidos olvidan la unidad política por el asesinato de Miguel Ángel Blanco

La oposición critica a Manuela Carmena por negarse a colocar una pancarta que considera "una singularización de unos nombres de víctimas sobre otros"

Varias de las personas participan esta tarde en el homenaje organizado por el PP de Valladolid a Miguel Ángel Blanco.
Varias de las personas participan esta tarde en el homenaje organizado por el PP de Valladolid a Miguel Ángel Blanco. EFE

Los homenajes a Miguel Ángel Blanco, que fue secuestrado y asesinado por ETA hace 20 años, se han convertido en arma política que se arrojan unos y otros. La instrumentalización de las víctimas de ETA es tan antigua como los atentados, pero desde que ETA anunció el cese de su actividad en 2011 había dejado de ser tan evidente como estos días. En el caso del concejal de Ermua (Vizcaya) los partidos mostraron unidad en 1997 pero dos décadas después, han lanzado acusaciones y reproches por participar o no en los actos que se han organizado en su memoria y algunos han aprovechado para defender su agenda política. El enfrentamiento político ha contrastado con la imagen proyectada en Ermua, donde todos los partidos han escenificado la unidad, aunque el exministro del PP Alfonso Alonso, ha criticado la presencia de Julen Arzuaga, parlamentario de Sortu.

Miguel Ángel Blanco era concejal del PP en Ermua, pero como reiteró el mismo partido la noche de su secuestro el 10 de julio, "en la acción de chantaje y terror de ETA no se deben hacer distinciones en función de la condición de sus víctimas, y, por ello, reclamamos la respuesta unánime y democrática de toda la sociedad vasca". Y la obtuvo, de toda la sociedad española. Este lunes, el mismo Partido Popular se concentró ante la sede de su partido en la calle Génova y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó que Blanco no está solo "en el recuerdo, en la cabeza y en la mente de quienes somos del PP sino en todos los españoles".

En el mismo acto Marimar Blanco, hermana de la víctima y ahora diputada del PP y presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, criticó a Manuela Carmena por rechazar colgar una pancarta en la sede del Ayuntamiento de Madrid en recuerdo del concejal de Ermua y comparó esta negativa con el silencio "cómplice" con quienes apoyan a la banda terrorista.

La decisión de la regidora madrileña, que fue también objetivo de ETA en su época como jueza, le ha valido ataques directos desde el PP. El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, ha calificado de "bajeza política" que haya ayuntamientos gobernados por PSOE y Podemos que no quieran rendir homenaje a Miguel Ángel Blanco. Se trata de una "auténtica insensibilidad desde el punto de vista humano" que debería haber sido "desautorizado" por las direcciones de esos partidos. El eurodiputado del PP y expresidente del PP vasco, Carlos Iturgaiz, calificó de "miserable" la decisión de Madrid y el exministro de Interior, Jaime Mayor Oreja, la ha considerado "triste y lamentable". La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuente, ha metido en el mismo saco a "quienes trivializan", "hacen bromas en las redes" o "no permiten o no quieren rendir homenaje" a las víctimas del terrorismo.

La alcaldesa de Madrid, que calificó el asesinato de Blanco como un acto "absolutamente vil" y "terrible", explicó: "La cuestión de la pancarta no resulta razonable en la medida en que son las asociaciones de víctimas las que piden que no haya una singularización de unos nombres de víctimas sobre otros". Insistió, sin embargo, en que "el Ayuntamiento estará como siempre, cómo no, con todas las víctimas del terrorismo" y se sumará a todas "las expresiones de condolencia".

La oposición al Gobierno municipal ha hecho bandera de la cuestión de la pancarta y ha decidido colgarla en unas dependencias municipales en la calle Mayor de Madrid, en un acto en el que también participarán Ahora Madrid y la alcaldesa. "Nos vamos a encargar los grupos municipales, que sí reconocemos la figura de Miguel Ángel Blanco y lo que supuso", ha afirmado Begoña Villacís, concejal de Ciudadanos. Ignoraba así que Carmena había afirmado que "la gran vileza" de este asesinato hizo "que hubiera una conmoción social que sin duda fue positiva para conseguir poco a poco acabar con el fenómeno del terrorismo". Tras la polémica, la alcaldesa de Madrid anunció este martes una concentración para el próximo miércoles ante la sede del Ayuntamiento, como parte de la iniciativa propuesta por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), para recordar "a todas las víctimas del terrorismo". Durante el acto, habrá un minuto de silencio en memoria de Blanco.

Otros ayuntamientos como los gobernados por el PSOE en Bilbao, y en localidades de Cádiz también han sido criticados por no apoyar homenajes específicos al concejal de Ermua al considerar que hay que recordar a todas las víctimas de ETA. La presidenta socialista, Cristina Narbona, ha evitado censurarlos pero tras las preguntas insistentes de la prensa ha opinado que Blanco merece un homenaje en el 20 aniversario de su muerte, lo que es compatible con defender que "todas las víctimas tienen el mismo derecho a ser recordadas y respetadas". El secetario general socialista, Pedro Sánchez, ha afirmado que el PSOE no olvidará a las víctimas del terrorismo, "ni a Miguel Ángel Blanco ni a ninguna otra persona que haya sufrido la sinrazón de la violencia". "Juntos frente al terror, frente a la violencia fanática, venga de donde venga, hoy singularmente la yihadista, y apoyando a sus víctimas, sin polémicas, haciendo una política de Estado, que nos concierne y obliga a todos", ha añadido Sánchez.

Críticas a Podemos, que reivindica a todas las víctimas

La secretaria general de Podemos Euskadi, Nagua Alba, ha pedido trabajar en favor de "una memoria inclusiva y veraz de lo sucedido poniendo los cimientos de una convivencia que sea plenamente democrática". "Hay víctimas que aún no tienen reconocimiento ni justicia ni reparación y sigue habiendo situaciones injustas en relación con las personas privadas de libertad", ha añadido. Marimar Blanco ha criticado a Podemos porque haber en el Congreso a los familiares de los agresores de los guardias civiles de Alsasua (Navarra). "Y vemos como un ayuntamiento se niega a recibir a los familiares de una víctima del terrorismo y homenajearles como se merecen", insistió.

En Cádiz el grupo municipal del PP ha acusado al alcalde, José María González, del partido municipal de Podemos, de "cobardía". Los populares consideran "torticero decir que se convoca el minuto de silencio por indicación de la FEMP como si él no quisiera o no pudiera hacerlo",

Teresa Rodríguez, diputada en Andalucía por Podemos, ha pedido al PP que no instrumentalice a las víctimas. "No deben ser utilizadas y patrimonializadas por nadie" y esto implica que tampoco "deben servir de martillo de herejes por parte del PP, ni para financiar al propio PP, como eventualmente ha sido publicado por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional que se hacía con la Fundación Miguel Ángel Blanco".

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, ha defendido este martes que "cualquier fórmula institucional puede ser válida para cumplir con el deber moral de reconocimiento y homenaje a las víctimas del terrorismo". "No es bueno polemizar sobre cuestiones secundarias cuando hay coincidencia en lo fundamental". "El Gobierno Vasco quiere sumar y no polemizar", ha insistido. En Ayuntamientos como Valencia, Cuenca o Valladolid, los partidos sí han acordado fórmulas para homenajear a Blanco unidos.

Más información