Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenado un argelino por simular un atentado yihadista en Sanfermines

La sentencia es de dos meses de prisión y su expulsión de Pamplona durante 16 meses por un delito de desórdenes públicos el pasado día 6

Fuegos artificiales del pasado día 9, vistos desde el parque de la Vuelta del Castillo de Pamplona
Fuegos artificiales del pasado día 9, vistos desde el parque de la Vuelta del Castillo de Pamplona EFE

Miles de personas se encontraban el pasado jueves día 6 por la noche en las calles de Pamplona para disfrutar de los fuegos artificiales del Chupinazo en el inicio de los Sanfermines. A las 23.15, un hombre de nacionalidad argelina dejó una mochila y un bolso en el suelo en la calle Yanguas y Miranda, en el extremo este de la Ciudadela, desde donde se lanzan los fuegos todas las noches de las fiestas a las 23.00, y gritó en árabe "Allahu Akbar", que quiere decir Alá es el más grande, expresión que usan los yihadistas antes de inmolarse. El hombre provocó una estampida en la que nadie resultó herido, ni siquiera trascendió a los medios de comunicación ni se comentó en las redes sociales. Después, se supo que no tenía ningún explosivo ni arma alguna.   

En un juicio rápido, el Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona acaba de condenar a este hombre a dos meses de prisión y a 16 meses de expulsión de Pamplona por un delito de desórdenes públicos durante los Sanfermines, concretamente por simular un atentado yihadista.

El Diario de Navarra cuenta que los fuegos artificiales habían comenzado apenas cinco minutos antes del falso atentado, ya se habían retrasado 10 minutos porque la torre de control del aeropuerto de Noáin no había dado su autorización.

Según reza la sentencia, el hombre actuó "aprovechando la aglomeración de público existente en el lugar y a sabiendas de que con su comportamiento iba a provocar el pánico y la angustia de las familias allí presentes". El fallo sostiene que "depositó ostensiblemente" la mochila y el bolso en el suelo, a la vez que "levantaba la mano portando un objeto y profería en voz alta diversas expresiones en lengua árabe", entre las que" se pudo identificar 'Alau Akbar', provocando que las personas congregadas en el lugar huyeran despavoridas".

Un policía foral que se encontraba en el lugar fuera de servicio logró reducirlo de inmediato. Una vez detenido, se comprobó que el objeto que exhibía en su puño era un mechero. Examinados el bolso y la mochila, no se halló ni rastro de explosivo ni ningún objeto peligroso. En el juicio rápido ha aceptado la condena, por lo que la pena de prisión se ha sustituido por una multa de cuatro meses con una cuota diaria de ocho euros, es decir, 960 euros en total.

El suceso de Pamplona, según recuerda el diario local, recuerda al ocurrido el pasado 3 de junio en la final de la Champions en la plaza San Carlo de Turín, en el que hubo ocho heridos graves y más de mil leves.

Más información