Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paren Twitter: el irresistible sexapil de los legionarios españoles

Un tuit de un editor británico con imágenes de soldados en desfiles militares desata apasionados comentarios en las redes

Legionarios en un desfile militar. Getty-Quality

A veces, algunas veces, Twitter te alegra la tarde. Está una aburridita perdida con las polémicas nuestras de cada día entre partidarios y detractores de cualquier asunto candente, refresca una el móvil a lo tonto a ver si acontece algo nuevo en el globo, y le salta una auténtica primicia planetaria, un scoop de los de caerte de espaldas, un antes y un después en su triste existencia. Pues bien, aleluya, algo así acaba de suceder en nuestras pantallas y el mundo, ingrato, sigue girando como si nada. La cosa es como sigue. Paren Twitter: los legionarios españoles son endiabladamente sexis, y ha tenido que venir un británico a decírnoslo, perdón, tuitearlo, y montar de paso el penúltimo incendio digital en las redes que, a este ritmo, van a perecer abrasadas por quemaduras de tercer grado en el 100% de su cuerpo.

Resulta que un tal @huwlemmey, responsable de la editorial Vile Troll Books y muy interesado en “ciudades, sexo, historia y tecnología, mayormente”, según se autodescribe en la bio de su modesta cuenta de Twitter con menos de 9.500 seguidores, debía de estar tan aburrido —o tan animado— la tarde del pasado 5 de julio como para tuitear cuatro fotos de legionarios desfilando en paradas militares con la camisa tan desabrochada y tatuada al torso como suelen con el siguiente texto y, desde entonces, la ristra de réplicas y contrarréplicas no para de crecer en cantidad y calidad en las redes.

Un desmadre de tuits a cual más procaz y divertido, acompañado de un gran despliegue de fotos de caballeros legionarios marcando genio y, sobre todo, figura, en diversas tesituras. “No puedo dejar de mirarlo”, tuitea una arrobada @rosieballs ante la imagen de un soldado fumándose un pitillo en una pausa de un desfile. Y cualquiera no puede sino darle la razón a poco que tenga ojos en la cara.

Recapitulemos. Que los legionarios/as son sexis, unos más que otros por supuesto, como los fontaneros/as o los estibadores/as, no es noticia para nadie en España, donde no por nada suelen ser las estrellas de cualquier parada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que se precie. También es verdad que, pese a que ningún reglamento obliga a nadie a llevar el uniforme de una determinada manera y cada caballero legionario lo porta como estima conveniente, lo habitual es verles con el torso reventando la camisa y los botones abiertos hasta más abajo del plexo por alguna razón que solo ellos conocen y que al resto tampoco se nos oculta demasiado.

Así que, asumiendo que, si se tratara de mujeres, todo este asunto —el tuit, el hilo y, por supuesto, esta crónica— sería tachada de indecentemente sexista, también es cierto que, si no fuera por estos ratos, Twitter estaría muerto. Y nosotros, expiando nuestros pecados vagando sin rumbo por este valle de lágrimas.

Síguenos en Twitter y en Flipboard