Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos denuncias por abusos sexuales en el primer día de San Fermín

Un catalán de 34 años, arrestado por realizar tocamientos

San Fermin 2017
Una chica subida a hombros de un amigo durante el Chupinazo. AFP

La mano roja que simboliza el rechazo a las agresiones sexuales creada en 2012 por el Instituto Navarro de la Igualdad está presente las solapas de muchos de quienes disfrutan estos días de los Sanfermines. Lo hace también en banderolas en las calles, en carteles en los escaparates e incluso en los vasos de muchos de los locales como peñas y colectivos sociales que abren barras para las fiestas. Concienciación social que no ha evitado que al menos se hayan producido dos abusos a dos chicas durante el primer día de los Sanfermines.

Un barcelonés de 34 años fue detenido en la tarde del jueves y este viernes ha sido condenado en un juicio rápido a una multa de 2.880 euros y a indemnizar a la denunciante con 500 euros. El acusado J.D.F reconocía en el Juzgado de Instrucción número 1 de Pamplona que sobre las 17:30 del jueves 6 se encontraban en un bar del Primer Ensanche de la ciudad y realizó tocamientos a una de las mujeres que se encontraba disfrutando del día del Chupinazo. Fueron dos agentes de Policía Foral que se encontraban fuera de servicio los que realizaron la detención y notificaron que el acusado había realizado dos tocamientos. Otra mujer presentó otra denuncia por tocamientos por la que, de momento, no se ha producido ninguna detención. Tras las denuncias se han puesto a disposición de las mujeres los recursos municipales de orientación y atención judicial y psicológica y de acompañamiento de los que dispone el Ayuntamiento para estas situaciones.

Las denuncias las ha dado a conocer la Junta Local de Protección Civil, que reúne cada mañana de las fiestas al Ayuntamiento de Pamplona, Consejería de Interior y Delegación del Gobierno. El Ayuntamiento ha decidido que este órgano interinstitucional sea el que canalice la información referida a este tipo de sucesos. El consistorio recalca que sólo “la información que se comparte en ella confirma posibles casos y activa la puesta en marcha del protocolo de respuesta conjunta entre las instituciones, el tejido asociativo y la ciudadanía”. Quieren así las institucions priorizar la protección y la atención a la mujer agredida y a su entorno, aspectos que se tienen en cuenta a la hora de dar datos concretos e información sobre las denuncias. Se trata de evitar en todo momento que las mujeres agredidas sean “revictimizadas por la sociedad o los medios de comunicación” y se sientan estigmatizadas o culpabilizadas. Los responsables de seguridad insisten en pedir la implicación de toda la ciudadanía de cara a la denuncia de este tipo de situaciones. Remarcan la necesidad de una posición activa ante estos sucesos y llamar al 112, el teléfono de emergencias, cuando se detecten.

Más información