Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias: “A los viejos socialdemócratas: bienvenidos”

El PSOE atraviesa los debates de la Universidad de Podemos en Cádiz

Pablo Iglesias, con el alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi'.
Pablo Iglesias, con el alcalde de Cádiz, José María González, 'Kichi'.

Eran casi las ocho de la tarde cuando Pablo Iglesias entró en materia. ¿Qué le ha pasado a la socialdemocracia?, era la pregunta, y el líder de Podemos se explayó en una reflexión en la que habló de los “socialdemócratas que mataron a la socialdemocracia”, entre los que citó a Tony Blair, a Gerhard Schröder y a Felipe González, por sus planteamientos de tipo “socialiberal”, hasta llegar al giro del PSOE con Pedro Sánchez.

Ahora, meditó Iglesias, es posible cuestionar los tratados comerciales o el techo de gasto sin ser tratado como un “populista antisistema”, en referencia al PSOE. Y se felicitó: “¿Nosotros qué podemos decir a los viejos socialdemócratas que emprenden este camino? Con total humildad, bienvenidos”, dijo.

Las palabras de Iglesias fueron el broche a la conferencia que compartió con el periodista Gregorio Morán en la universidad de Podemos, celebrada en Cádiz. Morán, a su vera, había incidido antes en que la Transición "es una estafa" y en que "los medios de comunicación son ahora peores que en 1977". El líder de Podemos pasó de puntillas por el "resbaladizo y peligroso" terreno de la Transición, y evitó criticarla.

La universidad de verano de Podemos ha arrancado desde este viernes bajo el título de 'Comunicación, poder y democracia" en la ciudad de Cádiz, con el alcalde José María González, Kichi, como anfitrión. El foro, organizado por la fundación del partido, el Instituto 25M, sirve a la formación para reflexionar sobre su estrategia a futuro, y al mismo se ha desplazado la cúpula aunque con escasa presencia de los líderes territoriales. La relación de Podemos con el PSOE ha atravesado los principales debates.

Durante las conferencias, en algunas de las cuales los simpatizantes de Podemos en el público podían intervenir —no ha sucedido así en las de Iglesias— se ha escuchado que el PSOE ha actuado como un "arsénico" de las "ansias de transformación social" —en palabras de Kichi— , se ha hablado de su caciquismo y redes clientelares en Andalucía, y se ha enfatizado que Podemos no debería gobernar en ningún caso con los socialistas, al menos en Andalucía.

El auditorio de la facultad de Medicina de la Universidad de Cádiz estalló en aplausos cuando el secretario político de Podemos Andalucía, Jesús Rodríguez, sentenció a primera hora de la mañana desde el estrado: “No podemos gobernar con el PSOE. No podemos colocar a Susana Díaz en el bloque del cambio”. Unos 400 simpatizantes de Podemos —de perfil maduro en su mayoría—  celebraron con entusiasmo sus palabras, después de una dura descripción del gobierno de los socialistas en Andalucía. El PSOE de Susana Díaz y la relación de Podemos con los socialistas eran en este caso el objeto de la conferencia que abría la universidad, y que tuvo como protagonista a la secretaria general de Podemos en esta comunidad, Teresa Rodríguez.

La líder andaluza hiló a cambio una reflexión realista sobre las posibilidades de que Podemos crezca en apoyos a costa del PSOE. A su juicio, frente al nacimiento de Podemos, cuando la gente se sintió “interpelada a participar” en el partido, ahora la formación es percibida de otra forma, en un contexto de “consolidación de las bases sociales de los partidos” y de “polarización creciente”. “Ahora somos vistos como los enemigos de”, expresó Rodríguez, en referencia a las bases del resto de formaciones, pero sobre todo del PSOE.

“Quizá sea difícil seguir tratando de interpelar a las bases del PSOE por la vía de pedirles que abandonen su identidad. Este es un ejercicio de audacia que nos exigimos”, reconoció. “No podemos pedirle a la gente que abandone su identidad”, admite Rodríguez. Desde esa perspectiva, la líder andaluza cree que es necesario, sobre todo, que Podemos presente una “alternativa confiable”. Rodríguez, que pertenece a la corriente de Anticapitalistas, esgrime así una de las tesis principales del exnúmero dos, Íñigo Errejón.

Del nuevo líder socialista, Pedro Sánchez, se dijo a cambio poco, a pesar de que los asistentes entre el público sí preguntaron por el nuevo PSOE y Podemos; preguntas que quedaron sin responder. "Cuando vi que ganaba Sánchez me preocupé. ¿Vendrá a matar la esperanza? La esperanza somos nosotros", se había cuestionado antes de forma retórica desde el estrado la dirigente andaluza de Podemos Ángela Aguilera.

"En la construcción de una alternativa no podemos obviar al PSOE. Nos guste o no, el PSOE ha venido canalizando los últimos 40 años las ansias de transformación social que ha tenido en este país. Y el PSOE ha sido un arsénico de esas ansias sociales", reflexionó también Kichi en un "cara a cara" con Pablo Iglesias que no tuvo preguntas del público porque el líder de Podemos salió apresurado para intervenir en televisión.

"Tenemos que tener muy claro que hay que desalojar al PP y que nos tememos que relacionar con un PSOE que, aún siendo responsable de las políticas contra la gente, se ve a sí mismo como integrante del bloque de cambio. ¿Cogobierno, investidura y apoyos concretos? Es algo que tenemos que reflexionar", se preguntó Kichi junto a Iglesias. El líder de Podemos no entró en las cuestiones  puestas sobre la mesa por el alcalde de Cádiz, pero sí incidió de nuevo —ya lo hizo el jueves— en que Podemos no quiere "competir en ninguna liga de las izquierdas".

El secretario general de Podemos se encontró en Cádiz además con un incendio inesperado, la rebelión de su dirección en Cataluña llamando a participar en el referéndum del 1 de octubre en contra de su criterio. Iglesias participó en su primera conferencia en la universidad —estuvo presente en dos— apenas una hora después de que la dirección de Podem hiciera pública su posición. Tras pronunciar su charla, su mirada estuvo presa del teléfono móvil durante toda la intervención del alcalde de Cádiz.

Más información