Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE rechaza aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña

Rajoy y Sánchez no han abordado su puesta en marcha en la reunión de dos horas y media que han mantenido en La Moncloa

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez este jueves en la Moncloa. En el vídeo, las declaraciones de Margarita Robles. Vídeo: Quality

Margarita Robles, portavoz parlamentaria del PSOE, ha diluido el buen tono pretendido de la reunión que han mantenido este jueves Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, al abordar el asunto que ambos habían querido evitar. Robles ha anunciado el rechazo de su partido a la aplicación en Cataluña del artículo 155 de la Constitución si el referéndum sigue adelante. “Nunca sería una solución procedente y nunca la apoyaríamos”, ha dicho al tiempo que el Gobierno celebraba el consenso entre los dos líderes.

El presidente del Gobierno y el secretario general del PSOE no han abordado este jueves la puesta en marcha del artículo 155 de la Ley Fundamental en la reunión de dos horas y media que mantuvieron en La Moncloa. Ambas partes, eso sí, han analizado concretar futuros contactos y llegar a otros acuerdos de Estado, como en la lucha contra el terrorismo que engloba el Pacto Antiyihadista y donde los socialistas estarán “siempre” con el Gobierno, ha expresado Robles.

El empleo de una medida tan drástica como el 155, que no conlleva la suspensión de la autonomía pero sí autoriza al Gobierno a dar instrucciones a las autoridades autonómicas, lo que se interpreta como la intervención temporal de la comunidad afectada, no se trató en el encuentro bilateral entre los líderes de los dos principales partidos. Aun así, se convirtió en el objeto de discusión de la jornada. “El artículo 155 nunca sería una solución procedente y nunca la apoyaríamos”, ha sido la línea roja de Robles frente al desafío independentista. La portavoz reventó así la pretensión de Gobierno y PSOE de resaltar las materias de Estado en las que coinciden. En definitiva, la representación de orden institucional que ambos buscaban.

A día de hoy el Ejecutivo de Rajoy no contempla la aplicación del artículo 155, informa Javier Casqueiro, como tampoco el PSOE. Fuentes populares y socialistas han negado que hubiera un acuerdo para excluir ningún asunto, incluido este, en el orden del día. En el caso del PSOE, aunque no hay una resolución formal de la ejecutiva federal al respecto, su hipotética implantación sí se ha debatido en las dos últimas reuniones del órgano de dirección. En ambas ocasiones la manifestación de sus miembros ha sido totalmente contraria a activar esta medida constitucional.

“Las medidas se adoptan en función de hechos y de momento no hay más que teatro”, ha señalado este jueves en una entrevista en Onda Cero Patxi López, secretario de Política Federal y el interlocutor elegido por Sánchez para tratar con el Gobierno la crisis política e institucional catalana. El portavoz de la ejecutiva del PSOE, Óscar Puente, señaló recién celebrado el congreso federal del partido a mediados de junio que activarlo sería “cruento”. “Lo que el artículo 155 exige a los responsables de gobierno es que si se vulneran las normas constitucionales y estatutarias, hay que dar una respuesta para devolver la realidad al ámbito constitucional”, observó Felipe González la víspera de la reunión entre Rajoy y Sánchez. “Respeto al expresidente del Gobierno pero no comparto que el Gobierno tenga que poner en marcha el artículo 155", señaló Pedro Sánchez en una entrevista en Telecinco horas después de la reunión con el presidente del Gobierno. “El artículo 155 no ha salido en la conversación [con Rajoy]". "Al presidente le he pedido mesura, proporcionalidad. Declaraciones como las de la ministra de Defensa [señalando que el Ejército tiene entre sus funciones garantizar la unidad de España] lo que hacen es retroalimentar al bloque independentista y no podemos dar ese tipo de argumentos”, abundó.

La conclusión a la que en La Moncloa llegaron del sexto encuentro bilateral entre Rajoy y Sánchez fue que marca un antes y un después en la relación que venían teniendo desde después de las elecciones generales del 20-D. Lo importante y sustancial de la reunión de este jueves para el Gobierno fue, más allá de la posición común ante el reto inminente del 1-O, la recuperación de la normalidad institucional rota hasta ahora con el líder de la oposición. El portavoz del Ejecutivo, Íñigo Méndez de Vigo, ha subrayado el buen tono de la cita, que “abre vías” para futuros contactos y otros acuerdos. “A partir de ahora la comunicación entre ambos será fluida”, puso en valor Robles. Uno de los ejemplos más empleados tanto por dirigentes de Génova como de Ferraz fue el contraste entre el vis a vis y el último precedente, la reunión de 20 minutos del 29 de agosto de 2016, para Sánchez “perfectamente prescindible”. Rajoy buscaba entonces apoyos a su investidura —salió adelante dos meses después—. Este jueves en La Moncloa han celebrado el consenso en asuntos de Estado.

El cierre de filas del PSOE con el Gobierno respecto a Cataluña, con independencia de las iniciativas legislativas sin concretar que Sánchez impulsaría si Rajoy no opta por “vías de diálogo” y “medidas activas” con los independentistas es que la actitud mostrada legitimaría la “oposición de Estado” de los socialistas. En la dirección del PSOE comparten la idea de que el apoyo al Ejecutivo en la crisis catalana refuerza su credibilidad en otros frentes donde mantienen posturas enfrentadas. Así, los socialistas son contrarios a la última propuesta de objetivo de déficit para las autonomías del ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Lo mismo ocurre en su demanda de regeneración democrática y cuestiones sociales.

Lo que dice la Ley Fundamental

La Constitución, en el artículo 155, señala:

1. Si una comunidad autónoma no cumpliere las obligaciones que la Constitución u otras leyes le impongan, o actuare de forma que atente gravemente al interés general de España, el Gobierno, previo requerimiento al presidente de la comunidad autónoma y, en el caso de no ser atendido, con la aprobación por mayoría absoluta del Senado, podrá adoptar las medidas necesarias para obligar a aquella al cumplimiento forzoso de dichas obligaciones o para la protección del mencionado interés general.

2. Para la ejecución de las medidas previstas en el apartado anterior, el Gobierno podrá dar instrucciones a todas las autoridades de las comunidades autónomas.

Más información