Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un matrimonio y sus dos hijas mueren cuando hacían barranquismo en Cáceres

La acumulación de agua por sedimentos en el río provocó una gran ola que arrastró a la familia

Efectivos de Bomberos, Guardia Civil y sanitarios este miércoles junto al centro médico de Jerte.

Aún llueve con fuerza sobre el río Jerte de Cáceres. Hace unas horas que sus aguas irrumpieron con vigor y se llevaron por delante la vida de cuatro de los cinco miembros de una familia extremeña natural de Don Benito, Badajoz, mientras practicaban barranquismo en la garganta de Hoyos, en el Valle del Jerte, a unos 200 kilómetros de Madrid. Este deporte consiste en descender con una cuerda las paredes de los barrancos por el que discurren los riachuelos.

Según fuentes de la Guardia Civil, hasta ahora la tesis principal sobre lo ocurrido es que hubo una gran acumulación de agua en un punto, provocada por muchos sedimentos, y hubo un desbordamiento abrupto sobre las 12.15. Así, se originó una gran ola que arrastró río abajo al padre, José García-Margallo, de 43 años; a la madre, Macarena Guisado, también de 43; y a sus tres hijos: Macarena, de 11; Lourdes, de 9; y Joaquín, de 6. El agua arrastró también a David, un monitor joven de la empresa local JerteXtrem, especializada en este tipo de actividades. Todos fallecieron, salvo el monitor y el menor de la familia. El instructor, según fuentes de la Delegación de Gobierno, estuvo durante todo el tiempo, contaba con la equipación necesaria para el deporte, y dio la llamada de alerta a los servicios sanitarios del pueblo tras salir ileso del accidente.

Según el alcalde de Jerte, Gabriel Iglesias, que pudo conversar con él tras prestar declaración policial, está absolutamente destrozado. Joaquín, el pequeño de la familia, sufrió varios golpes y, tras ser rescatado, fue trasladado rápidamente al hospital de Plasencia, situado a 40 kilómetros del suceso. Le practicaron varias pruebas en las que se le detectó un traumatismo craneoencefálico leve. El menor estuvo en todo momento acompañado por un psicólogo y a última hora de la tarde fue trasladado en ambulancia al Hospital de Don Benito, su lugar de residencia, según fuentes de la Consejería de Sanidad de Extremadura. Las hermanas de Joaquín, Lourdes y Macarena, fueron halladas por el equipo médico del pueblo. Según las mismas fuentes sanitarias, las dos se encontraban atadas en el momento del rescate. Una ya había fallecido cuando la encontraron. A la otra pequeña lograron reanimarla durante unos minutos. Sin éxito. 

Hasta el lugar de rescate se desplazaron un equipo de montaña, buzos, un helicóptero y patrullas de seguridad ciudadana de la Guardia Civil y bomberos, según informó la Comandancia de la Guardia Civil de Cáceres.

“Estamos destrozados”, dice por teléfono el alcalde de Don Benito, José Luis Quintana. “La familia era muy conocida aquí. Eran muy aficionados a este tipo de actividades. Vivían muy cerca del Ayuntamiento y sus hijos iban al colegio Claret”. La ciudad, de 35.000 habitantes y la quinta con más población de Extremadura, ha decretado tres días de luto. A esto duelo se han sumado a través de un comunicado todos los pueblos del Valle del Jerte: Piornal, Navaconcejo, El Torno, Casas del Castañar, Jerte, Cabezuela del Valle, Tornavacas, Valdastillas, Cabrero, El Rebollar y el Barrado. Precisamente el municipio de Tornavacas, a siete kilómetros del suceso, ha sido el sitio de España que más precipitaciones ha registrado este jueves, de 53,2 litros por metro cuadrado, según datos de AEMET a las cuatro de la tarde.

Los cuatro partidos con representación en el Parlamento Extremeño, PP, Ciudadanos, PSOE y Podemos, han mostrado su pésame a la familia través de las redes sociales. Y los tres candidatos a las primarias del PSOE-Extremadura, Guillermo Fernández Vara, Eva Pérez y Enrique Pérez, han suspendido la campaña electoral al tiempo que han trasladado el pésame a los amigos y familiares.

Más información