Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Investigada una pareja de septuagenarios de Málaga por comprar un bebé

La Policía fija en más de 100.000 euros el dinero abonado a una mujer rusa para tener al menor

Hospital Materno Infantil de Málaga.
Hospital Materno Infantil de Málaga.

Un matrimonio de septuagenarios de Málaga es investigado y otras dos personas han sido detenidas por la supuesta compra de un bebé, un niño que ahora tiene ocho meses. La madre biológica es una mujer de nacionalidad rusa de unos 30 años. El matrimonio, sin hijos, ha reconocido ante la Policía Nacional adscrita a la Junta de Andalucía, encargada de las pesquisas, que supuestamente pagó para reconocer al niño porque quería un heredero para sus bienes. La investigación ha determinado que la pareja ha abonado algo más de 100.000 euros en todo el proceso. Los dos arrestados, acusados de actuar como intermediarios, son un abogado y una mujer que ejerció como intérprete.

La alarma saltó en el centro de salud donde el matrimonio llevó al bebé para una revisión médica a mediados de mayo. Los facultativos detectaron que el menor podría tener una enfermedad congénita y reclamaron la presencia de la madre. Ante la insistencia de la pediatra, todo eran “excusas” para justificar la ausencia de la progenitora. “Que si estaba en Rusia, que si estaba trabajando, que no podía ir…”, ha explicado el responsable en Málaga del cuerpo policial, Miguel Ángel Sanandrés, que ha dado los detalles de la operación junto al delegado de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo. El caso está pendiente de reparto en los juzgados malagueños.

Se dio aviso entonces a los Servicios Sociales, que alertaron al Servicio de Protección de Menores. El matrimonio, con varias propiedades en la capital y Vélez-Málaga, vivía con el niño en un garaje reacondicionado como vivienda de apenas 25 metros cuadrados, espacio que no cumplía con las condiciones mínimas de salubridad. El caso se abordó inicialmente para saber si existía una situación de riesgo para el crío, pero conforme avanzó la investigación de la Policía adscrita a la Junta, fueron creciendo las sospechas de que podía tratarse de un posible caso de compraventa de un bebé. El delito en el que se centra es contra las relaciones familiares.

La madre biológica es una mujer rusa, de unos 30 años, que viajó a España un mes antes del parto, que tuvo lugar a mediados de octubre. Dio a luz en una clínica privada de la provincia de Málaga. Abandonó el territorio español un día después de que el bebé fuera inscrito en el Registro Civil, donde consta ella como madre y el septuagenario, como padre. Se comprobó que no existía una relación previa entre ellos. “Esa es la única vez que la mujer ha estado en España y el hombre no ha estado nunca en Rusia, no tiene ni pasaporte”, añade el inspector jefe de policía. Esto evidenció, a juicio de los investigadores, la falsedad de esa supuesta paternidad.

El matrimonio de septuagenarios ha reconocido que el hombre no es el padre biológico del niño y que han hecho esto porque querían un heredero para sus bienes. Habría pagado, en distintos momentos, para reconocer al hijo de la mujer rusa. Con su testimonio se llegó hasta un abogado y otra mujer, residente en la provincia de Málaga, que supuestamente actuó como intérprete en los trámites. Los investigadores sostienen que participaron en la operación y organizaron algunos de los pasos imprescindibles, como la recogida de la madre biológica a su llegada a España, el parto y el registro del recién nacido. Finalmente, se entregó el bebé al matrimonio.

Estos dos presuntos intermediarios fueron detenidos por un delito contra las relaciones familiares y puestos en libertad, a la espera de que sean citados por un juez. De su declaración ante los agentes se ha podido deducir que la pareja ha pagado una cantidad superior a los 100.000 euros para cubrir los gastos de todo el proceso y tener al niño. El bebé se encuentra bajo la protección de los Servicios Sociales de la Junta en Málaga, que han iniciado los trámites para asumir su tutela.