Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Claves para regular la eutanasia: desde cambiar el código penal a fijar los requisitos

El PSOE y Podemos plantean abrir por primera vez en el Congreso un debate que los partidos mayoritarios han eludido hasta ahora

Un sanitario inyecta a una persona un líquido por un vial.
Un sanitario inyecta a una persona un líquido por un vial. Cordon

El acuerdo alcanzado este jueves entre el PSOE y Unidos Podemos para despenalizar la eutanasia es la primera iniciativa política con posibilidades de salir adelante que se plantea en España para legalizar esta práctica. En anteriores legislaturas solo Izquierda Unida se había mostrado a favor de acometer esta reforma, pero nunca encontró apoyos suficientes para poder plantearlo en serio. En el PSOE este asunto siempre ha causado un gran debate interno y el partido, ni en el Gobierno ni en la oposición, ha llevado nunca al Congreso una propuesta para que la eutanasia deje de ser delito. En el último congreso del PSOE, celebrado hace dos semanas, salió adelante una propuesta para despenalizarla y el grupo parlamentario ha anunciado este jueves que la llevará al Congreso. Hasta ahora, los socialistas solo han impulsado iniciativas para regular la muerte digna.

¿Qué diferencia hay entre eutanasia y muerte digna?

La eutanasia busca acabar con la vida de los enfermos terminales para poner fin a su sufrimiento, bien mediante fármacos aplicados por un médico a petición del paciente en situación terminal (eutanasia) o facilitándole los medicamentos para que se quite la vida (suicidio asistido).

La muerte digna, en cambio, incluye una serie prácticas médicas cuyo objetivo es aliviar el sufrimiento de los enfermos terminales, pero dejando que la enfermedad siga su curso. Entre estas prácticas están el derecho de los pacientes a rechazar un tratamiento y a recibir sedación al final de la vida, incluso sedando por completo al enfermo con medicamentos que pueden acortar la agonía. Esta es la situación más extrema a la que hoy se puede llegar legalmente en España. Estas y otras prácticas incluidas dentro del concepto de muerte digna están recogidas en la ley estatal de autonomía del paciente, de 2002, pero la norma nunca ha terminado de desarrollarse por lo que a la hora de llevar a la práctica estos derechos surgen trabas que algunas comunidades han intentado acotar con normas autonómicas (Andalucía, Navarra, Aragón, Canarias, Baleares, Galicia, País Vasco y Madrid).

 ¿En qué países es legal la eutanasia o el suicidio asistido?

La primera regulación contra la eutanasia la aprobó en 1994 el Estado de Oregón. Los primeros países en legislar fueron Bélgica y Holanda, en 2002. Después llegaron Luxemburgo (2008), Colombia (2015, por una resolución de la Corte Constitucional) y los Estados norteamericanos de Washington (2008), Montana (2008), Vermont (2013) y California (2015), y Canadá (2017). Suiza, no ha legislado al respecto, pero su Código Penal no castiga la ayuda al suicidio por razones altruistas.

¿Qué implica despenalizarla en España?

Legalizar la eutanasia pasa por cambiar el Código Penal para que deje de ser delito. La ley castiga ahora con hasta 10 años de cárcel la inducción o cooperación al suicidio. Si la cooperación es “por la petición expresa” de la persona que quiere acabar con su vida y “en el caso de que la víctima sufriera una enfermedad grave que conduciría necesariamente a su muerte o que produjera padecimientos permanentes y difíciles de soportar”, se castigará con una pena de dos a seis años. La eutanasia administrada directamente por el médico se equipara ahora penalmente al homicidio.

La propuesta de ley presentada por Unidos Podemos en el Congreso y que se ha debatido este jueves como parte de su enmienda a la totalidad a la norma de muerte digna de Ciudadanos incluye la modificación del Código Penal con la siguiente redacción: “No será punible la conducta de aquel que con actos necesarios y directos coopere en o cause la muerte a otro cuando este lo haya solicitado de manera expresa, inequívoca y reiterada con arreglo a lo que establezca la legislación (...)”.

¿Cómo proponen Unidos Podemos y el PSOE que se regule?

La propuesta presentada por el grupo de Pablo Iglesias aúna en un solo texto una ley estatal de muerte digna y la regulación de la eutanasia: “Esta ley velará por garantizar los cuidados paliativos a toda la población que los necesite así como regular la solicitud de ayuda médica para acabar con su vida en los supuestos aquí especificados, los deberes del personal sanitario al respecto y las garantías que las instituciones han de ofrecer para todo ello”, señala el artículo 1, que añade: “A los efectos de esta ley lo referido a la eutanasia resultará de aplicación al suicidio médicamente asistido”.

El PSOE prefiere hace dos textos distintos, primero uno para “regular los derechos de la persona ante el proceso final de la vida” y luego otro para despenalizar la eutanasia.

¿Qué requisitos propone Unidos Podemos para la eutanasia?

La propuesta es similar a la de otros países que ya cuentan con esta regulación: que el paciente sufra una enfermedad terminal o que le cause sufrimientos físicos “que considere intolerables”, que pida la eutanasia de forma voluntaria y reiterada (al menos dos veces separadas por 15 días) y que haya recibido información de todas las alternativas de tratamiento existentes, así como de los recursos disponibles en el ámbito socio-sanitario. Tiene que ser mayor de 18 años (o menor emancipado) y “capaz y consciente en el momento de tomar la decisión”. Si el paciente ya ha perdido la capacidad de discernimiento pero dejó instrucciones previas (como un testamento vital) para acceder a la eutanasia, se podrá hacer “siempre que cumpla con los requisitos clínicos”. Como hacen otros países, la propuesta contempla que comisiones de seguimiento que analizan los casos una vez que se producen y revisar las denegaciones.

Más información