Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El periodismo como fuerza transformadora

La entrega de diplomas de la 30ª promoción del máster de Periodismo UAM-EL PAÍS celebra la valentía de los proyectos comprometidos

Lara Setrakian, durante su intervención en el acto de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.
Lara Setrakian, durante su intervención en el acto de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS.

Los retos que plantea el periodismo hoy en día son más grandes que nunca. Lara Setrakian, cofundadora y consejera delegada de News Deeply, una plataforma de noticias y comunidades digitales, quiso lanzar un mensaje inspirador pero realista en su "bienvenida a la hermandad del periodismo" a los 38 alumnos del máster 2015-2017 de la Escuela UAM-El PAÍS. Este miércoles, Setrakian ha dictado la conferencia en la ceremonia de entrega de diplomas de la trigésima promoción, celebrada en el salón de actor de la escuela Politécnica Superior de la Universidad Autónoma de Madrid.

"Es una representante del verdadero nuevo periodismo. Ha inventado una forma que fusiona las nuevas tecnologías con la información fiables y rigurosa, sin eludir su responsabilidad social", ha dicho el presidente del Grupo PRISA y de EL PAÍS, Juan Luis Cebrián, al presentar a la impulsora de News Deeply. Se trata de un proyecto que no vive de subvenciones. "No es una ONG. Es una compañía que vive del éxito profesional", ha apuntado Cebrián.

El presidente de PRISA ha asegurado que el futuro del periodismo "no es incierto sino muy cierto". Ha recordado las palabras de Jeff Bezos, fundador de Amazon y actual propietario de The Washington Post, que está convencido de que en 2025 puede que todavía haya periódicos de papel, aunque sea como un producto de lujo. "Bezos compara los periódicos con los caballos, animales que ahora casi nadie tiene porque son caros de mantener. El periodismo, sin embargo, seguirá existiendo y tendrá un gran futuro en la Red". Cebrián ha concluido que los informadores son cada vez más necesarios "para comprender el mundo y, si es posible, mejorarlo".

En esta línea, Setrakian, cuya carrera arrancó en los noticieros de Bloomberg News, se ha referido a los periodistas como "guerreros de la verdad", profesionales capaces de transformar la sociedad y de cambiar el mundo. Ha animado a los alumnos a desarrollar las habilidades aprendidas para tomar las decisiones acertadas, aunque estas sean difíciles. "Cambiaréis el mundo y la manera en que la gente ve el mundo, porque el periodismo es una acto de transformación".

En este proceso ha señalado tres niveles: individual, por la transformación del propio periodista, "que debe encontrar su voz y que con cada historia que cubre aprende algo nuevo"; social, porque el cambio debe tener repercusión y "hay que sostener un espejo y reflejar una verdad que a veces puede ser incómoda y difícil de digerir"; y empresarial, porque el periodismo está inmerso en la reinvención de su modelo de negocio, "la parte más complicada es lograr crear estructuras innovadoras que sean sostenibles".

La fundadora de News Deeply ha rechazado que los periodistas sean "turistas intelectuales que sacan una instantánea, sino que deben sostener un espejo el tiempo suficiente para que la gente comprenda". Las herramientas multimedia, ha afirmado, siempre deben estar al servicio de algo, de una historia, y el debate que se promueve desde los medios debe ser armonioso, a pesar de la creciente polarización que caracteriza el tiempo presente. "Hay que ahondar en nuevos caminos para cambiar esa dinámica", ha dicho esta estadounidense de origen armenio, nacida en 1982.

Su trabajo como reportera sobre el terreno en Irak le permitió ver los fallos de la cobertura de los grandes medios, que en 2007 apenas informaban de lo que ocurría realmente en aquel país, al considerarlo poco atractivo, y que en buena medida pasaron por alto la formación del ISIS. Al calor de la Primavera árabe en 2011, Setrakian decidió lanzar su proyecto para informar de una manera más profunda y directa del conflicto sirio, permitiendo la conexión entre lectores y expertos. Su modelo consiste en una serie de plataformas monotemáticas que tratan de rellenar los agujeros que dejan otros medios. "Hemos tratado de infiltrarnos en el ciclo informativo y de ahí nuestra colaboración con medios tradicionales a los que aportamos contenidos".

Su proyecto ha crecido con otros temas como la crisis del ébola, la sequía en California o el drama de los refugiados. "Las emociones forman parte del periodismo, pero hay que aprender a controlarlas, no eludirlas", ha argumentado, y reivindicado el nuevo rol que las start-up periodísticas están llamadas a desempeñar, —"es como pilotar un avión mientras lo estás construyendo"—. Sin querer desvincular lo personal de lo general, Setrakian ha ofrecido un último consejo: "Definid lo que el éxito significa para cada uno de vosotros, no os comparéis con los demás. Esta profesión alimenta los egos, pero no dejéis que el estrellato os eclipse". 

En la apertura del acto, la directora de la Escuela de Periodismo, Belén Cebrián, ha celebrado la diversidad de los alumnos de la trigésima promoción, procedentes de una decena de países, y el intenso trabajo que han desarrollado durante dos años. Acompañada en el estrado por los rectores de la UAM y por el presidente de honor de PRISA, Ignacio Polanco, ha recordado que en las últimas tres décadas se han formado ya casi 1.200 periodistas, que han pasado a estar en "la primera línea", y ha subrayado que "nunca ha habido tanto que decir, de tantas maneras y con tantas posibilidades". También ha tenido unas palabras de recuerdo para Miguel Ángel Bastenier, recientemente fallecido, un "estupendo maestro que nunca dejó de aprender, como hacen los buenos periodistas".

José María Sanz, rector de la UAM durante los últimos ocho años, ha señalado el carácter innovador que supuso la creación de la Escuela de Periodismo en colaboración con el Grupo PRISA. "Son 32 años de una larga relación, un puente entre dos instituciones fruto de muchos años de confianza". El nuevo rector de la UAM, Rafael Garesse, ha renovado, por su parte, el compromiso con un proyecto que contribuye desde el plano académico a "una profesión maravillosa".