Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba la renovación de RTVE en tres meses

Los responsables de la radio y la televisión pública serán elegidos tras un concurso público

El pleno del Congreso ha aprobado este jueves la reforma de RTVE para que la dirección de la radiotelevisión pública tenga que ser elegida por consenso en el Parlamento en tres meses. La renovación se hará por concurso público si da tiempo a ponerlo en marcha y, en todo caso, ese sistema se aplicará en futuros nombramientos de presidente y consejo de administración del ente. En la votación global final solo hubo una abstención, el resto fueron votos a favor. El origen es una proposición de ley del PSOE, sobre la que luego llegó a un acuerdo con Podemos, al que se sumó justo antes de la votación Ciudadanos.

Sede central de RTVE en Madrid.rn
Sede central de RTVE en Madrid.

La actual dirección de RTVE, encabezada por José Antonio Sánchez y designada solo por el PP en la legislatura de su mayoría absoluta tiene los días contados. El Congreso aprobó este jueves renovarla en tres meses.

El acuerdo tiene el importante valor simbólico y político de ser la primera reforma pactada para revertir decisiones de la legislatura de la mayoría absoluta del PP y que está a punto de culminar su trámite en las Cortes y también para cambiar instituciones y organismos clave. Es también el primer acuerdo entre PSOE y Podemos que llega al final de su trámite y el primero cerrado por la nueva dirección socialista.

La modificación legal, aprobada sin votos en contra, se basa en un acuerdo entre PSOE y Podemos, negociado durante semanas y hasta el último momento antes de la votación con otros partidos, especialmente con PP y Ciudadanos. El partido de Albert Rivera y el PNV se han sumado al acuerdo minutos antes del debate, lo que ha permitido la aprobación. Y el PP terminó por sumarse a regañadientes a la transacción pactada por todos los demás.

Votaciones empatadas e incoherencias en la ley

F. G.

La aprobación de la norma que servirá para renovar RTVE, realizada en lectura única y con trámite de urgencia, necesitó de una quincena de votaciones en el pleno, en algunos casos ajustadas, de cada una de las enmiendas y algunas transaccionadas.

Eso ha provocado dos empates en las votaciones que, una vez repetidas tres veces, ha terminado con el rechazo de las enmiendas tramitadas. En ese cierto desconcierto, con acuerdos cruzados, negociaciones de última hora y confusiones en las votaciones, se ha producido una incoherencia en la norma aprobada.

Así, se ha rechazado la enmienda que elevaba de nueve a 12 el número de miembros del Consejo de Administración de RTVE y, al tiempo, se ha aprobado otro artículo que prevé la elección de ocho miembros por el Congreso y cuatro por el Senado, es decir, 12 miembros.

Esta incoherencia legal podría ser corregida en el Senado si el PP lo acepta con su mayoría absoluta, pero bajando en todo caso a nueve miembros como quieren los populares. Eso supondría que el texto tendría que volver en septiembre al Congreso y se retrasaría el proceso, porque los tres meses empezarían a contar entonces.

Si el PP no aceptara la modificación en el Senado o si promoviera nuevas modificaciones que no ratificara el Congreso la norma entraría en vigor con esa incoherencia para la que habría que buscar una solución legal. Por ejemplo, una reforma exprés de uno de los dos artículos con una proposición de ley o usando otra norma en trámite para meter esa enmienda a la ley de RTVE.

En la votación global final solo ha habido una abstención, el resto han sido votos a favor.

La modificación supone la renovación inmediata y volver al modelo de la etapa del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en la que el presidente y los miembros del Consejo de Administración de RTVE debían ser elegidos por mayoría de dos tercios del Congreso y el Senado, para obligar al acuerdo. El PP lo modificó en la legislatura de la mayoría absoluta, para rebajar esa mayoría y poder elegir a los actuales responsables del ente solo con sus votos.

Para evitar bloqueos, si no se alcanzan esos dos tercios, la elección se hará por mayoría absoluta, pero siempre que tenga aval de la mitad de los grupos parlamentarios, es decir, con exigencia de consenso. De esa forma, ningún partido podrá bloquear la renovación que, además, se pondrá en marcha sin esperar al fin del mandato del actual consejo que terminaría en junio de 2018.

La novedad también es que los partidos han pactado un sistema para el futuro de concurso público para la designación de esos cargos y buscar así un modelo de desgubernamentalización y despolitización de la televisión pública. La propuesta de concurso público procede de Podemos y Ciudadanos y, finalmente, ha sido pactada entre todos. En la renovación urgente no se aplicará aún ese modelo de concurso público si en tres meses no se ha aprobado la normativa de ese concurso, pero sí en las próximas.

Los profesionales que aspiren al Consejo de RTVE deberán presentar un proyecto para la Corporación. El texto pactado señala que los candidatos se someterán a “un comité de expertos formado por personas de reconocido prestigio profesional cuyos miembros serán designados para cada ocasión por sorteo de entre los propuestos proporcionalmente por los grupos parlamentarios. Este Comité hará públicos sus informes de evaluación y serán remitidos a la comisión competente para la correspondiente audiencia con los candidatos”. Esta redacción fue propuesta por Podemos y asumida por el PSOE primero y luego por el resto.

Ese concurso requiere una modificación del Reglamento de Congreso y Senado que esperan concluir en tres meses. Si no fuera así, los candidatos de la renovación urgente comparecerán ante la Comisión Mixta (Congreso-Senado) de control de RTVE que hará la selección, y la votación final se hará en los Plenos de ambas Cámaras.

El PP ha ganado la votación de una de las enmiendas gracias al PNV y ha impedido que el Consejo tenga 12 miembros, en lugar de nueve como pretendían PSOE y Podemos y que tengan representación los sindicatos.

La iniciativa aprobada fue presentada por el PSOE, por trámite de urgencia y en lectura única, y aún debe ir al Senado y volver al Congreso solo si hubiera modificaciones en la Cámara Alta. La previsión es que en septiembre pueda estar en vigor para que los partidos pongan en marcha el proceso de nombramiento de los nuevos responsables de RTVE.

Noelia Vera, diputada de Podemos, ha asegurado en la tribuna que el acuerdo pretende poner fin a una "etapa negra" de RTVE, "propia de una dictadura". "Han convertido la radio y televisión pública en un instrumento de propaganda", ha asegurado.

Para José Miguel Camacho, del PSOE, "es un día importante para los ciudadanos". El socialista ha reprochado al PP que "hayan hecho de RTVE un gabinete de prensa de la Moncloa, manipulando cada día".

Ambos diputados han negociado durante semanas para lograr el acuerdo finalmente cerrado.

Ramón Moreno, del PP, ha explicado que la reforma tiene carencias como el trámite de urgencia que parece "un quítate tú para ponerme yo" y ha defendido la gestión de José Antonio Sánchez, actual presidente de RTVE nombrado en su momento solo con apoyo del PP.

Los consejos de informativos de RTVE, representantes de los trabajadores, presentes en la tribuna de invitados, han mostrado su satisfacción por la aprobación, tras meses de gestiones y presión para lograr la modificación legal.