Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos contesta a Sánchez que el Gobierno puede vetar el plan juvenil que propone

Pablo Iglesias quiere "reuniones frecuentes" con el líder del PSOE

La portavoz parlamentaria de Podemos Irene Montero, durante la rueda tras la reunión de la Junta de Portavoces en el Congreso de los Diputados. En vídeo, Pablo Iglesias espera hablar pronto con Pedro Sánchez.

Podemos recibe con escepticismo la oferta de Pedro Sánchez de crear una mesa de trabajo a la que ha bautizado como "mesa del cambio" que permita coordinar al PSOE, a Podemos y a Ciudadanos en su labor de oposición parlamentaria al PP. El partido de Pablo Iglesias no se cierra a participar en reuniones con todos los grupos, incluido Ciudadanos —aunque el líder de Podemos quiere mantener un primer encuentro a solas con el del PSOE— pero contesta a Sánchez que por muchas iniciativas parlamentarias que consensúen el Gobierno podrá vetarlas y dejarlas sin efectos. Como la propuesta de un plan de rescate juvenil que ha anunciado este martes Sánchez. "El Gobierno del PP se caracteriza por tomarse bastante a la ligera las decisiones del Legislativo. Mientras el PP siga estando al frente del Ejecutivo va a ser muy difícil que esas políticas incluso lleguen a aplicarse", le ha recordado la portavoz parlamentaria, Irene Montero.

"La prioridad es echar al PP", sostiene Podemos. "Hay que hacer actividad parlamentaria, por supuesto, pero hay algo más urgente que es sacar al Gobierno del señor Mariano Rajoy de La Moncloa", ha enfatizado Montero en rueda de prensa tras la junta de portavoces en el Congreso. Debido a la prerrogativa constitucional del Gobierno que le permite vetar cualquier iniciativa parlamentaria que implique aumento o disminución de ingresos —que ha venido aplicando, por otra parte, de forma extensiva y cuestionada por el resto de grupos— Podemos recuerda a Sánchez que su propuesta puede no tener recorrido. El objetivo prioritario del partido de Pablo Iglesias no es otro que echar al PP del Gobierno mediante una nueva moción de censura.

La dirección de Podemos rechaza además que el PSOE le incluya en el mismo grupo que a Ciudadanos como "fuerzas del cambio". "Es obvio que no se puede establecer una equidistancia entre las fuerzas de la oposición y el apoyo del Gobierno. Ningún ciudadano asume que se pueda establecer una equidistancia entre quien actúa como oposición y quien lo hace como muleta naranja del PP", se ha quejado Montero. Ahora bien, Podemos no se opondrá esta vez a reunirse con el PSOE y Ciudadanos en una mesa a tres —como sí hizo durante las negociaciones de Gobierno posteriores al 20-D— aunque tiene claro que de esas reuniones en ningún caso podrá salir un Ejecutivo. "Nuestra obligación es reunirnos con todo el mundo, en todos los formatos que sea necesario", ha afirmado la portavoz.

Podemos se mantiene a la expectativa con el nuevo PSOE de Pedro Sánchez y, a diferencia de Ciudadanos, mantiene un tono conciliador con el líder socialista. Ahora bien, el partido quiere "hechos" y no solo palabras, y espera que el PSOE demuestre su giro con dos votaciones próximas en el Congreso: la del CETA (acuerdo de comercio con Canadá) y la del techo de gasto. Ambas serán "decisivas"  para su juicio sobre el alcance del cambio en el seno del PSOE.

Mientras tanto, Pablo Iglesias quiere profundizar su relación con Pedro Sánchez y mantener reuniones "frecuentes" con el líder del PSOE. "Es razonable que tengamos reuniones frecuentes. Ojalá esto deje de ser noticia y se convierta en habitual", ha expresado Iglesias en los pasillos del Congreso.