Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera, sobre Sánchez: “No es diputado. Nosotros sí. Que nos deje trabajar”

Ciudadanos no decidirá si se reúne con el PSOE hasta que reciba una solicitud formal

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y la líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas. EFE

Albert Rivera ha reaccionado con dureza a la oferta de Pedro Sánchez de crear una mesa de trabajo que permita coordinar al PSOE, a Podemos y a Ciudadanos en su labor de oposición parlamentaria al PP. La dirección de Ciudadanos considera que el secretario general de los socialistas intenta compensar su ausencia del Congreso (dimitió como diputado en octubre de 2016) convocando reuniones que le permitan tener un papel protagonista en la Cámara Baja. Así ha interpretado el propio Rivera el ofrecimiento expresado este martes por Sánchez, que quiere citarse con él y con Pablo Iglesias para consensuar propuestas "que rescaten a los jóvenes". Ciudadanos no decidirá si acude a la reunión hasta que reciba una solicitud formal. Sus estrategas se oponen a participar en una moción de censura contra el Gobierno de Mariano Rajoy, tampoco apuestan por unirse al PSOE y a Podemos para derogar su obra legislativa, y solo aceptarían coordinarse con estos partidos para tratar reformas concretas.

"No voy a entrar en el bucle de Pedro Sánchez", ha dicho Rivera, que ha afeado al secretario general de los socialistas que insista en unir al PSOE con Podemos y Ciudadanos tras fracasar en ese intento cuando optó a la investidura como presidente. "Le escuchas hablar y parece que está en 2016", ha seguido el presidente de Ciudadanos durante la reunión semanal de su grupo parlamentario. "No es diputado. Nosotros sí. Le pedimos que nos deje trabajar. Que el PSOE se sume a consensos importantes en el Parlamento", ha espetado. "Los españoles no se merecen más bloqueo", ha asegurado. "El no es no ya pasó. Ahora es el sí a las reformas, el sí a los españoles y el sí a la legislatura", ha insistido. Y ha subrayado: "No vamos a entrar en el bucle de Pedro Sánchez ni volver al pasado, vamos a mirar al futuro. Algunos han renunciado a su escaño y no pueden trabajar en el Parlamento. No es nuestra culpa. No hemos renunciado a escaños por tácticas internas. El movimiento se demuestra andando, no con el puño en alto. Queremos ganarle al PP las siguientes elecciones, pero mientras hay que hacer reformas".

Sánchez ha propuesto este martes que el PSOE, Unidos Podemos y Ciudadanos afronten medidas para "un rescate de la gente joven" como primer paso para limar las asperezas entre las fuerzas del cambio. Rivera ha reaccionado recordando que Ciudadanos acaba de alcanzar un acuerdo con el PP para poner en marcha un "complemento salarial que rescatará a 600.000 jóvenes que trabajan y se forman". Entonces, ¿de qué podrían hablar los tres principales partidos de la oposición?

"Le proponemos a Sánchez hablar de aforamientos, limitación de mandatos y ley electoral", ha dicho José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, sobre los límites del posible diálogo entre su partido y el PSOE. "Esperamos que nos digan con quién tenemos que hablar para coordinar estos temas en el Congreso", ha añadido. "Podemos explicarles lo del complemento salarial para jóvenes", ha ironizado.

"Sánchez solo quiere que los focos se dirijan hacia él para compensar que no está en el Congreso. Nosotros ya hablamos todos los días con todos los partidos para sacar reformas adelante", ha añadido un diputado con peso en el grupo parlamentario de Ciudadanos.

Sánchez y Rivera firmaron un acuerdo de gobierno en febrero de 2016. Tras el fracaso del líder socialista en la votación de investidura, se han distanciado. Sánchez critica a Rivera por favorecer la investidura de Rajoy con el voto de sus 32 diputados. Y Rivera afea a Sánchez lo que considera una "podemización" del PSOE. Los viejos aliados son hoy rivales aparentemente irreconciliables. Les separa la ideología, pero también la estrategia: Sánchez quiere articular una mayoría alternativa para desplazar cuanto antes al PP del poder, mientras que Rivera quiere agotar la legislatura para asentar el proyecto de Ciudadanos.

Más información