Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE y Podemos pactan la reforma para la renovación de RTVE

Ciudadanos está cerca del acuerdo que se votará en el pleno el 22 de junio

El portavoz socialista, José Luis Ábalos, mostró el miércoles en el Congreso durante en el debate de la moción de censura su deseo de que el primer acuerdo en la Cámara, especialmente con Podemos, fuera la simbólica renovación de RTVE. Ese pacto se negocia desde hace semanas sobre una propuesta del PSOE y se votará el próximo jueves en el pleno. Ciudadanos está también muy cerca de ese acuerdo y su aprobación solo depende de que puedan incorporar al PP.

Cartel con el logotipo de RTVE a la puerta de Torrespaña.
Cartel con el logotipo de RTVE a la puerta de Torrespaña.

El PSOE y Podemos tienen prácticamente cerrado el acuerdo para renovar RTVE. Ambos partidos están a falta de cerrar los detalles y de incorporar al PP y a Ciudadanos al acuerdo para garantizar que se aprobará cuando se vote el próximo 22 de junio en el pleno del Congreso. Ciudadanos está muy cerca del acuerdo con los dos partidos. El PP es más reticente.

Se trata de una reforma legal simple que supone básicamente volver al sistema de elección del presidente y del consejo de RTVE por consenso, que se aprobó con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que luego modificó el PP con su mayoría absoluta. La elección se hace por mayoría cualificada de dos tercios, pero el PP impuso que si no había acuerdo se rebajara a mayoría absoluta, de tal forma que los populares pudieron aprobar los nombramientos solo con sus votos.

El PSOE presentó una proposición de ley para mantener en todo caso los dos tercios. Para evitar que un grupo lo bloquee propuso como alternativa que el presidente de RTVE y los miembros del consejo del ente público tengan el aval de la mitad de los grupos parlamentarios. Y Podemos propone que se rebaje a tres quintos como segunda opción.

Los representantes de los dos partidos, el socialista José Miguel Camacho y Noelia Vera, de Podemos, no ponen objeciones a ninguna de las dos fórmulas, por lo que ambos admiten que el acuerdo está próximo. El objeto de la proposición y el propósito de ambos partidos es que esa renovación se produzca lo antes posible. El actual consejo y su presidente, José Antonio Sánchez, terminan mandato en junio de 2018, pero la iniciativa pretende que se proceda ya a la renovación.

Otro de los puntos de acuerdo es el de la fórmula de elección. Podemos y Ciudadanos proponen en sus enmiendas diferentes formas de concurso público. La del partido de Pablo Iglesias es a través de un comité de expertos elegidos por sorteo sobre propuestas de partidos y los de Albert Rivera, con amparo del Ministerio de Educación. El PSOE acepta el de Podemos.

No obstante, la idea pactada es que ese concurso se aplique para la próxima renovación, no para esta, que sería urgente y empezaría a negociarse en septiembre. El PSOE y Podemos aceptan que el consejo sea paritario.

Tanto Ciudadanos como el PP están dispuestos a llegar a un acuerdo y aseguran que negociarán durante la próxima semana y hasta la misma votación del jueves. Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, considera que es conveniente incorporar al PP al pacto.

Reticencias del PP

El diputado Ramón Moreno negocia en nombre del PP y asegura que está dispuesto a cerrar un acuerdo, aunque advierte de que debe hacerse con tranquilidad y sin prisas. El PP votó a favor de la admisión a trámite para no quedarse solo. En principio, el PP acepta la reforma sobre las mayorías precisas para la renovación. Sus reticencias están en la fórmula del concurso y, sobre todo, en si la renovación debe aplicarse de forma inmediata o debe esperarse a que en junio acabe el mandato actual.

Este último punto es el principal escollo, porque el PSOE, Podemos y Ciudadanos están de acuerdo en proceder ya a la renovación urgente y el PP, por razones obvias, se resiste.

La reforma se tramita en el Congreso de forma urgente y en lectura única, es decir, directamente en el pleno y con un plazo de 20 días para su paso por el Senado.

Hay enmiendas de todos los grupos y se negocian transacciones. El problema es que con esa fórmula cada grupo puede vetar transacciones pactadas por otros y, por tanto, impedir su aprobación en el pleno del jueves. De ahí el interés en incorporar a todos, especialmente, al PP.

 Hay dudas también sobre los plazos y si será posible acabar el trámite de la reforma en julio. Depende primero de que el Congreso y el Senado habiliten julio, lo cual parece que ocurrirá, y si la Cámara alta apura los 20 días. La moción de censura ya provocó que se demorara una semana.