Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La integración en la dirección del PSOE se limita a incluir a Fernández Vara y Patxi López

El candidato en las primarias entrará en la ejecutiva como secretario de política territorial

El presidente de Extremadura acepta presidir el órgano que reúne a los líderes territoriales

Patxi López, en el Congreso de los Diputados.
Patxi López, en el Congreso de los Diputados.

Pedro Sánchez tiene ya casi totalmente perfilada la ejecutiva que someterá a votación en el congreso federal del PSOE que se celebra en el fin de semana. La mayoría son personas afines y con perfiles profesionales acordes con su proyecto político. La presencia del presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara —que apoyó a Susana Díaz—, al frente del Consejo Federal Político, y del candidato a la secretaría general Patxi López como responsable de Política Territorial, se explica por el hecho de que ambos se pusieron a disposición de Sánchez nada más conocerse su victoria.

La elección de Fernández Vara para la presidencia del órgano que reúne a los líderes territoriales conlleva un simbolismo inequívoco, al ser uno de los referentes del PSOE que se mostró más crítico con Sánchez en su anterior etapa al frente del partido. De entrada, porque el consejo de Política Federal ha estado presidido, hasta ahora, por Susana Díaz y, anteriormente, por Javier Fernández, presidente de Asturias y de la gestora socialista. No obstante, la presencia del presidente de Extremadura en la futura dirección no es proporcional —a falta de los nombramientos de otros representantes en puestos menos relevantes— al resultado de las primarias, en las que Sánchez se impuso con el 50,26% de los votos y Díaz obtuvo el 39,90%. Sánchez, que incluyó a 10 secretarios generales territoriales en su dirección en julio de 2014, no olvida que 17 miembros de su ejecutiva renunciaron antes del comité federal del 1 de octubre que concluyó con su dimisión como secretario general.

Fernández Vara, que se declaró “honrado” por el ofrecimiento de Sánchez, fue el primer dirigente del PSOE que abogó de forma pública por la abstención de los socialistas en verano de 2016, chocando de esta forma con el secretario general. El PSOE terminó adoptando esa posición en la investidura de Mariano Rajoy el pasado octubre (las alusiones críticas contra la abstención se eliminarán de las ponencias). El presidente extremeño también fue el primero de los líderes territoriales —de los seis presidentes autonómicos del PSOE todos salvo Francina Armengol (Baleares) apoyaron a la presidenta de Andalucía— en felicitar al nuevo secretario general tras su reelección hace casi un mes. El encuentro que ambos mantuvieron tras el triunfo de Sánchez contribuyó a la conciliación entre las posturas contrarias que mantenían.

Patxi López también ha aceptado integrarse en la ejecutiva del secretario general del PSOE, cargo que pretendió y para el que obtuvo un respaldo del 9,84%. El exlehendakari y expresidente del Congreso asumirá un puesto clave en la dirección de los socialistas en plena crisis política e institucional por el encaje de Cataluña en España y a tan solo tres meses del referéndum ilegal fijado por los independentistas. Una semana después de su victoria en las primarias Sánchez le ofreció entrar en su dirección como encargado de la política territorial. López pidió un tiempo para reflexionar, pero finalmente ha aceptado la propuesta.

A falta de que dé comienzo el 39º congreso del PSOE de este fin de semana, cuya presidencia recaerá en el secretario general de Castilla y León, Luis Tudanca, ya se conocen los nombres de algunos de los integrantes de la dirección de Sánchez. La diputada asturiana Adriana Lastra será propuesta vicesecretaria general. El secretario de Organización será José Luis Ábalos, actual portavoz provisional de los socialistas en el Congreso y que este miércoles defendió la abstención de su partido en la moción presentada por Unidos Podemos. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis será secretario de Política Institucional. El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha aceptado la propuesta para ser portavoz de la futura dirección del PSOE. “Espero estar a la altura”, ha confirmado en su cuenta de Twitter.

La presidenta del partido será Cristina Narbona, que renuncia al puesto que desempeñaba en el Consejo de Seguridad Nuclear. Otras dos exministras de los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero, Carmen Calvo y Beatriz Corredor, se encargarán respectivamente de las secretarías de Igualdad y de Vivienda. Núria Parlón, alcaldesa de Santa Coloma de Gramanet y vicesecretaria del PSC, será la responsable de Cohesión Social e Integración. De la de Emprendimiento, Ciencia e Innovación se propone a Francisco Polo, exdirector de Change.org. Y el diputado vasco Odón Elorza asumirá Transparencia y Democracia Participativa.

Toni Ferrer, quien fuera segundo de Cándido Méndez en el sindicato UGT, será el secretario de Empleo. Ibán García regresará a la ejecutiva del PSOE, de nuevo al frente de la secretaría de Cultura. Lo mismo que la eurodiputada Iratxe García, que se encargaría de Política Europea. María Luz Martínez Seijo, diputada por Castilla y León, se responsabilizaría de Educación. 

José Félix Tezanos, que junto a Manuel Escudero se encargó de la coordinación del proyecto de Sánchez en las primarias, será el ponente de la ponencia orgánica del congreso federal de los socialistas. En la ponencia política tendrá un papel importante Narbona.

El presidente extremeño y Cataluña

El presidente extremeño, Guillermo Fernández Vara, se siente absolutamente proclive a proponer gestos relevantes para Cataluña. Como presidente del Consejo Político Federal, órgano que reúne a los presidentes autonómicos del PSOE y secretarios regionales, y al primer secretario del PSC, tendrá ocasión de proponerlos. El dirigente considera que buena parte del distanciamiento lo provocó la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de 2010, que anuló muchos artículos, cuando el conjunto había sido votado por los catalanes. La restauración de todos los que se puedan por la vía de las leyes sería un camino que ha invocado Vara en distintas conversaciones con EL PAÍS.

Este camino tiene muchos defensores en el PSOE e incluso muy debatido en la ponencia –marco que coordinó para este congreso el diputado vasco Eduardo Madina. La solución a la crisis política e institucional de Cataluña pasa, al menos en parte, por “restaurar” aquellos elementos de autogobierno “dañados” desde la sentencia del Constitucional, se decía en uno de los textos estudiados que se verá este fin de semana si sobrevive al documento del equipo de Pedro Sánchez. Está muy extendido entre los socialistas que la crisis se hizo crónica en Cataluña con esa sentencia.

La fórmula de la anterior ponencia abogaba por discutir esta propuesta de “restaurar mediante reformas legislativas y otras medidas que no contradigan la reforma constitucional todos aquellos elementos de autogobierno que hayan resultado dañados desde la sentencia del Estatut”. El presidente extremeño recalca que tan solo Cataluña se rige por un Estatuto que no es el que los ciudadanos quisieron.

Más información