Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz prescinde de cinco consejeros en su nuevo Gobierno

La presidenta sustituye a los titulares de Empleo, Sanidad, Justicia, Educación y Agricultura

Susana Díaz, en la Cámara andaluza, rodeada de miembros del Gobierno y del grupo parlamentario.
Susana Díaz, en la Cámara andaluza, rodeada de miembros del Gobierno y del grupo parlamentario.

La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, ha prescindido hoy de cinco de sus consejeros, ha nombrado nuevo portavoz al periodista Juan Carlos Blanco y ha destinado a Cultura a quien ocupaba hasta ahora este cargo, Miguel Ángel Vázquez. Los consejeros de dejan el gabinete son los de Empleo, José Sánchez Maldonado; Sanidad, Aquilino Alonso; Educación, Adelaida de la Calle; Justicia, Emilio de Llera, y Agricultura, Carmen Ortiz.

De la cartera de Empleo se hará cargo Javier Carnero;  de la de Salud, Marina Álvarez; de Educación, Sonia Gaya; Rosa Aguilar deja Cultura para pasar a Justicia; y Rodrigo Sánchez Haro asumirá Agricultura.

Los nuevos consejeros tomarán mañana posesión de sus cargos, según ha informado la Oficina del Portavoz del Gobierno.

Díaz ha culminado así el proceso de cambio de Gobierno con el que quiere afrontar el segundo tramo de la legislatura y retomar la gestión del Ejecutivo andaluz, afectada por el proceso de primarias en el que participó sin éxito la secretaria general de los socialistas andaluces. Este periodo se ha visto marcado por la crisis en la sanidad, con miles de andaluces protestando en las calles; la reprobación parlamentaria del veterano consejero de Justicia, Emilio Llera; deficiencias en la gestión de educación, pese al esfuerzo en recuperar las dotaciones; y una lenta evolución del empleo con incumplimientos que han supuesto el castigo del Gobierno central. Los responsables de estas áreas han dejado el Ejecutivo.

Aquilino Alonso ha sido la última víctima de la frustrada reforma sanitaria, que pasaba por una contestada unificación hospitalaria que llevó a las calles a miles de andaluces en Granada y Huelva, principalmente, así como en Málaga con menor intensidad. La crisis obligó a dar marcha atrás en la propuesta de reordenación y se cobró el puesto de tres altos cargos de la Consejería. Pero el consejero tenía los días contados si se renovaba el gabinete.

Los esfuerzos por reforzar las plantillas y las dotaciones de la Educación andaluza han llegado tarde. La catedrática Adelaida de la Calle no ha sido capaz de enderezar un servicio básico en Andalucía, donde la enseñanza pública atiende a más del 80% de la población y las deficiencias daban armas a diario a la oposición, que se ha paseado colegio por colegio señalando los problemas de los docentes y los alumnos.

La evolución del Empleo tampoco ha sido la esperada en función de los 8.000 millones de euros que el Gobierno andaluz destina a políticas que incentiven la creación de puestos de trabajo. La comunidad ha conseguido bajar del millón de parados, como prometió Díaz, pero a costa de unos puestos de trabajo precarios y muy alejados del cambio productivo anunciado por la presidenta de la Junta. El Gobierno castigó el pasado abril a Andalucía con menos fondos para combatir el desempleo por no haber conseguido la Junta cumplir con los objetivos de recolocaciones, sanciones, actuaciones de orientación y formación, entre otros indicadores. José Maldonado ha dejado esta Consejería.

El veterano consejero Emilio Llera, que ha sido fundamental en la gestión de los casos judiciales que afectan al Gobierno andaluz, ya se había visto afectado por ser el primer consejero reprobado por el Parlamento tras una entrevista en Onda Luz donde afirmó que los jueces actúan como "reyes de taifas" y cuestionó la independencia de los fiscales. Además, aseguró que si subía el voto a Podemos era porque la “sociedad está enferma”. La pasada semana afirmó que los periodistas son "un mar de ciencia con un centímetro de profundidad".

A los consejeros salientes se ha sumado la responsable de Agricultura, quien tenía que haber impulsado una ley para la mayor industria andaluza, tras el turismo, pero que ni siquiera había llegado al Parlamento.

 

Los nuevos consejeros y el portavoz

Díaz ha confiado la comunicación de su Gobierno a Juan Carlos Blanco, un periodista con experiencia en la Cadena SER y exdirector de El Correo de Andalucía, el diario decano de la capital andaluza.

Los nuevos consejeros son Javier Carnero (Empleo), Marina Álvarez (Salud), .Sonia Gaya (Educación) y Rodrigo Sánchez Haro (Agricultura).

Javier Carnero procede de la Empresa Pública para la Gestión del Turismo. Sonia Gaya llega desde el mundo de la Educación y de la secretaría de la federación de enseñanza del sindicato UGT. Marina Álvarez (Córdoba, 1961) es un referente nacional en oncología y dirige la Unidad de Gestión Clínica Interprovincial de Radiología y Cáncer de Mama del Hospital Universitario Reina Sofía. Por último, Rodrigo Sánchez es un abogado almeriense que ejerce como diputado y portavoz de la comisión de Empleo del Parlamento de Andalucía.

Más información