Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez remite al Supremo los indicios contra un diputado del PSOE de Sevilla

La Guardia Civil señala al exalcalde de Alcalá de Guadaíra por malversación y prevaricación

El diputado socialista Antonio Gutiérrez Limones, en el centro, en 2015.
El diputado socialista Antonio Gutiérrez Limones, en el centro, en 2015.

El juez de Primera Instancia e Instrucción 2 de Alcalá de Guadaíra (Sevilla), Javier Alba, ha remitido al Tribunal Supremo una exposición razonada con los supuestos indicios recabados contra el diputado a Cortes del PSOE y exalcalde de esta localidad andaluza, Antonio Gutiérrez Limones, en un caso que investiga si existió un desvío de fondos desde la empresa pública ACM. La Guardia Civil sostiene que desde esta sociedad del Ayuntamiento sevillano se ejecutó un "saqueo" y se desviaron fondos para gastos de carácter privado que incluyeron relojes, comidas y viajes de los que se beneficiaron varios concejales y el alcalde. El cargo aforado Gutiérrez Limones niega la mayor y ahora será el alto tribunal quien decida si acepta investigarle, tras estudiar la exposición razonada remitida.

El magistrado subraya "la actuación totalmente irregular" en el trato con proveedores y clientes desde ACM, a los que obligaban a facturar dos veces por el mismo concepto, facturar por servicios no prestados e incrementar de manera desproporcionada el precio de las facturas. Todo gracias a una "estructura cerrada y coordinada" entre la Gerencia, el Consejo de Administración y la Junta General. Entre los gastos destacan un viaje a Puerto Rico para siete personas en 2008, una factura por 35.000 euros por unos servicios no realizados, así como retiradas de dinero en efectivo de las cuentas de la sociedad pública. Además, el juez subraya que Gutiérrez Limones se benefició de varias facturas para un viaje familiar a Madrid por importe de 976 euros y que incluyó los billetes de tren, el hotel y el parque de atracciones Warner Bros.

El diputado socialista asegura que pagó los gastos de su bolsillo al gerente de la empresa —hoy liquidada— y que este ratificó en una declaración jurada que hizo la gestión para Gutiérrez Limones, la pagó y que luego este le devolvió el dinero desembolsado. Las dos versiones chocan: "un servicio facturado a través de dicha compañía a nombre de ACM", dice la Guardia Civil en su informe. "No hay facturas a nombre de ACM", afirma el exregidor, que tilda la investigación de los agentes de "auténtico disparate" que se ha demostrado "falso". 

El exalcalde censura la exposición razonada, "de corta y pega, llena de conjeturas y deducciones absurdas". "¿Lo bueno? Que por fin voy a poder defenderme y seré escuchado y terminará este escarnio y disparate".

El magistrado acusa al diputado de mantener "una actitud totalmente obstruccionista", que al igual que el resto de concejales, buscaban evitar "el control contable y financiero de la entidad pública". El juez enumera cuatro escritos entre 2007 y 2014 por los que interventor comunicó que ACM carecía de los controles de contabilidad necesarios, y acusa a Gutiérrez Limones y a la cúpula de la empresa de ignorarlos por sistema.

"El informe vuelve a ser alarmante y vuelve a ser desoído, facilitando la continuidad delictiva y la falta de control de las cuentas de la empresa municipal", alerta el escrito enviado al Supremo. El juez destaca la testifical del interventor, Francisco de Asís, ante la Guardia Civil, que supuestamente señaló al exalcalde como supuesto responsable, una declaración cuyos detalles ha negado posteriormente el interventor en un escrito exculpatorio respecto al diputado a Cortes.    

Más información