Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La corrupción y el desencanto aleja a los ‘millennials’ de los políticos

Un estudio desvela las preferencias de los jóvenes nacidos entre 1980 y 2000

Un grupo de jóvenes usando sus teléfonos móviles, en Sevilla.
Un grupo de jóvenes usando sus teléfonos móviles, en Sevilla.

La corrupción aleja cada vez más a los jóvenes españoles de los políticos. El 51% de los Millennials (nacidos entre 1980 y 2000) está nada o poco interesado en la política; el 47% opina que su generación se siente menos atraída por esos asuntos que las de sus padres y abuelos; y todos citan "el alto nivel de corrupción, las promesas rotas [por los políticos] y un sentimiento de decepción [con los políticos]" como origen de su desencanto. Así lo refleja el informe Millennial Dialogue Spain, elaborado por la Foundation for European Progressive Studies (FEPS) y presentado este jueves en Madrid por la Fundación Felipe González.

"Lo que más les molesta es la deshonestidad, en general, y la corrupción es el caso más extremo de deshonestidad, porque es robar dinero que es de todos", ha explicado Rocío Martínez-Sampere, directora de la Fundación, que ha presentado el informe junto a Lucía González, directora de Verne; o Santiago Castelo, coordinador del equipo investigador de Millennials en Latinoamérica. "Les decepcionan quienes dicen y no hacen", ha añadido, señalando un factor diferencial de los jóvenes españoles frente a los del resto del mundo: no se han alejado tanto de la política como de los políticos. 

Así, el 78% de los Millennials asegura que los políticos ignoran las opiniones de los jóvenes (frente al 81% de Italia, el 64% de Alemania o el 31% de Noruega) y el 69% estima que la mayoría de los políticos se interesan más por las personas mayores que por ellos. Además, solo un 21% está de acuerdo con la afirmación de que los políticos quieren lo mejor para los jóvenes, lo que contrasta con las respuestas de jóvenes de otros países: 97% en Alemania, 79% en Turquía, 78% en Noruega... hasta el 24% de Bulgaria.

¿Qué deberían hacer los políticos para recuperar su confianza? "Hay que escuchar y entender para empezar a dialogar", ha contestado Martínez-Sampere.

Los ciudadanos españoles nunca habían percibido que hubiera tanta corrupción como ahora en España. Los millennials no son una excepción. Y eso marca sus inclinaciones políticas. Les da igual que un candidato sea hombre o mujer, aunque preferirían que hubiera más políticas. Creen que Podemos es el partido que mejor les entiende. No les importa cómo vistan los cabezas de lista. Lo que quieren es votar una persona inflexible ante la corrupción (96%), íntegra (94%) y que comprenda a los jóvenes (86%). Si algún candidato consigue reunir esas condiciones, aquí tiene una importante bolsa electoral: incluso ahora, desencantados como se muestran, el 85% de los encuestados aseguran que votarán, según este estudio basado en un sondeo online a 1.000 residentes en España con edades comprendidas entre los 16 y los 35 años; y en un diálogo, también online y de una semana de duración, con 40 Millennials

Más información