Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Nacionalizados por el archivo parroquial

La principal institución que custodia los registros de la Iglesia en Galicia recibe miles de cartas anuales de descendientes de emigrantes

Una trabajadora del Archivo Histórico Diocesano de Santiago consulta datos en un manuscrito. Ver fotogalería
Una trabajadora del Archivo Histórico Diocesano de Santiago consulta datos en un manuscrito.

"Llevamos tanto tiempo haciendo esto, que por el tipo de sobre y por la caligrafía ya sabemos, sin leer nada, de qué país nos llega la carta. Aunque parezca extraño, la letra de los argentinos tiene algo que la diferencia de la de los uruguayos. O de la de los cubanos. O de la de los españoles. Un rabito, un detalle...". Salvador Domato, canónigo de la catedral, dirige un equipo de siete profesionales en el Archivo Histórico Diocesano de Santiago, el mayor guardián de libros parroquiales en Galicia y uno de los mayores de España, con más de ocho millones de documentos y casi 4,6 kilómetros de estanterías dispuestas en módulos compactos que se mueven sobre raíles. Cuando en 1975 el entonces arzobispo compostelano Ángel Suquía fundó la institución, no podía aventurarse cuál iba a ser uno de sus principales cometidos: el de escarbar en las raíces emigrantes de infinidad de extranjeros que buscan certificar ante algún consulado su origen gallego para obtener la nacionalidad española.

Además de las continuas visitas de genealogistas y particulares que llenan la sala de consultas, el gran archivo recibe al año unas 12.000 solicitudes de datos por medio de cartas o de correos electrónicos. Muchas son de personas que buscan el rastro de antepasados con la única intención de armar el ramaje de su árbol familiar, o incluso de alguien que persigue reclamar una propiedad perdida en el laberinto del tiempo. Pero más de 4.000 proceden del extranjero, y son de descendientes de algún difunto nacido en Galicia que quieren demostrar que por sus venas corre la misma sangre.

"Lo posterior a 1925 es secreto"

S. R. P.

A falta de registros civiles, entre estos legajos eclesiásticos están las anotaciones de los bautizos, los libros de difuntos y el resto de acontecimientos de unas vidas que confluían repetidamente en un mismo atrio. De momento, "lo posterior a 1925 no se puede consultar, es secreto", advierten en el archivo; "en esto seguimos lo que dice el Vaticano, y coincidimos básicamente con la ley civil". El Archivo Histórico recibe una ayuda de 8.000 euros por un convenio firmado con la Secretaría General de la Emigración de la Xunta de Galicia. Por la búsqueda, lleve el tiempo que lleve, se obtengan o no resultados, "no se cobra nada". "Solo en caso de que el interesado nos pida una certificación para presentar ante el consulado, le cobramos 10 euros por este documento", explican allí dentro.

Las cartas llegan de todas partes. El archivo va cumplimentando una estadística por países de procedencia. "Las más lejanas son de Nueva Zelanda... allí hay más gallegos de lo que parece", asegura Víctor Camino, uno de los encargados de este archivo. Haya o no haya éxito en las pesquisas, "a todo el mundo se le contesta. Y siempre por carta". En estas búsquedas a lo largo de los 4,6 kilómetros de papel siempre aparecen perlas. Los libros parroquiales guardan infinidad de pequeñas historias cotidianas, desde alegrías y desgracias vecinales hasta sucesos varios o algún ritual de exorcismo que sin duda marcaron la vida de quien las protagonizó. Eventos tan dispares como "la caída de una estrella o un rayo" que mató a todos los animales de una familia en 1868; el bautizo de una "adulta negra" en 1840, o el de un hijo de solteros, José O'Donnell, en 1782, que de mayor se convirtió en primer profesor de matemáticas de la Armada argentina.

El bebé Ramón José Simón Valle Peña, inscrito en el libro de bautizados de entre 1860 y 1882 de la parroquia de San Cibrán, en Vilanova de Arousa (Pontevedra), pasaría luego a la historia como Valle-Inclán. Agustina Otero Iglesias, bautizada el 20 de diciembre de 1868 en San Miguel de Valga (también Pontevedra), fue violada 10 años después en un monte. Con el tiempo se convirtió en Carolina, la Bella Otero, famosa artista de la Belle Époque, amante de los mandatarios más poderosos y mito sexual.

"A lo largo del tiempo, y coincidiendo casi siempre con leyes que se van aprobando" aquí y allá, "en el archivo notamos repuntes en las peticiones", asegura Domato. Verdaderas "oleadas" de cartas como "la última, procedente de Cuba", o la anterior, "en tiempos de Zapatero y con la ley de la memoria histórica". Siguiendo un poco las noticias internacionales es fácil adivinar lo que llegará en breve. "Por ejemplo, en los últimos días del mandato de Obama", cuando se puso fin a la política de pies secos, pies mojados que concedía automáticamente la nacionalidad a los cubanos que pisaban suelo firme estadounidense. A partir de ahí, con Raúl Castro y el predecesor de Trump escenificando su acercamiento, los cubanos iban a ser tratados en EE UU como cualquier extranjero. Y la carambola que nada parecía tener que ver con Galicia acabaría chocando con la robusta puerta de madera de este archivo que la Iglesia custodia en el monasterio de San Martiño Pinario, en Santiago.

Se desencadenó una "avalancha de peticiones de cubanos" en busca de sus raíces a este lado del Atlántico. Durante unos meses, llegaron hasta una docena de cartas al día. Ahora, el ritmo ha bajado, pero siguen arribando "tres o cuatro diarias" sin falta. Además de por la letra, las misivas del país caribeño se distinguen "porque vienen en sobres alargados y los remitentes se preocupan por cerrarlas a conciencia", con mucho pegamento.

De los siete empleados del Archivo Histórico Diocesano, tres se dedican a atender estas solicitudes. Además de la documentación acumulada desde el año 829 por arzobispos, conventos, entidades y hospitales de la Iglesia, entre estas paredes se protegen ya los registros de 960 de las 1.071 parroquias de la archidiócesis y el volumen "crece cada día". El proceso de digitalización, constante desde hace seis meses, durará al ritmo actual muchas décadas; "tres mil años", bromea el director. Nada más llegar, el material debe someterse a un tratamiento antiplagas en habitaciones que luego permanecen cerradas a cal y canto varios meses. Después, el restaurador trabaja con los pergaminos y libros que llegan destrozados tras sobrevivir, húmedos y olvidados, algunos durante siglos, a la sombra de las sacristías.

"Somos un gran archivo con medios muy caseros", sigue contando el religioso. "Para alisar documentos antiguos tenemos una plancha doméstica, y los ordenadores que usamos fueron jubilados por un banco. Hacemos mucho más de lo que podemos". En las inmediaciones del laboratorio de restauración, el núcleo del sistema contraincendios fue destrozado por rayos en dos ocasiones pero ya está repuesto. "Tuvimos tanta suerte que no pasaron más que 14 días desde que sustituimos el primero hasta que otra tormenta nos escacharró el segundo", relata irónico.

Muchas veces, las pistas que aportan los descendientes son tan etéreas que la búsqueda se eterniza y fracasa. "Mi abuelo nació en A Coruña, nos dicen sin más detalles", lamenta el director, "pero ellos no saben que A Coruña es una ciudad con cinco parroquias y al mismo tiempo es una provincia con 800" según la tradicional administración eclesial. Otras veces "aportan un arco de 60 o 100 años para la fecha de nacimiento". Y otras nada más que se basan en una foto en sepia donde se puede ver a la bisabuela posando ante una casa, un paisaje. Con suerte, aparece la vista de un pueblo todavía reconocible, que ayuda a encauzar la investigación.

Porque salvo durante los éxodos masivos a América de las dos primeras décadas del siglo XX, el de la postguerra y el de los años sesenta rumbo a Alemania, Suiza o Francia, la gente casi nunca viajaba y "una familia apenas se movía del ámbito de tres o cuatro aldeas vecinas". Esto, hoy, facilita las pesquisas genealógicas en el archivo, y cuando aparece registrado un familiar, enseguida se van enhebrando todos los parientes. Con los libros parroquiales, asientos que se convirtieron en metódicos desde el siglo XVI por mandato del Concilio de Trento (1545-1563), "se traza el hilo conductor de una familia", comenta el canónigo: "Aquí tenemos una responsabilidad enorme, porque somos custodios de la historia del pueblo".

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información