Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias respalda la consulta unilateral en Cataluña como una “movilización legítima”

El líder de Podemos avisa a Sánchez de que un acuerdo para echar al PP tendría que incluir un referéndum

Podemos respalda la celebración de la consulta unilateral sobre la independencia de Cataluña que pretende el Gobierno catalán en septiembre u octubre próximos, aunque no le otorga carácter vinculante por no haber sido acordada con el Estado. Pablo Iglesias definió ayer el referéndum unilateral como una “movilización legítima”, en línea con la dirección catalana de Podemos, que llama a participar. Iglesias avisa al PSOE de que exigirá el referéndum para un posible pacto.

Pablo Iglesias en la conferencia de Puigdemont en el Ayuntamiento de Madrid este miércoles.

“Un referéndum unilateral es una movilización legítima, pero lo que nosotros defendemos, tanto en Cataluña como en España, es que tiene que ejercerse el derecho a decidir, y para que el derecho a decidir se ejerza hace falta que haya un referéndum legal, reconocido internacionalmente y que tenga efectos jurídicos. ¿Eso es posible con un tipo de movilización como el 9-N? Yo creo que no, pero una movilización política es siempre legítima”, afirmó este viernes el líder de Podemos en Rac 1. Iglesias sugirió que la consulta prevista para otoño le parece un nuevo 9-N, pero optó por subrayar en todo caso su legitimidad. El expresidente Artur Mas fue inhabilitado por organizar la consulta del 9 de noviembre de 2014, prohibida por el Constitucional.

Con su decisión de legitimar el referéndum, aunque sea como movilización, Podemos da aire al independentismo que siempre ha solicitado la implicación de este espacio de la izquierda para apuntalar la consulta y aunque sea para votar “no”. La reivindicación de un referéndum pactado y vinculante ha sido un compromiso de Podemos desde su primer programa electoral, que su marca catalana entiende como un “posicionamiento irrenunciable”. Podemos, que no es una fuerza independentista y dice que votaría no, defiende que Cataluña es una nación y así debe reconocerse en la Constitución. Pero aunque la consulta que la Generalitat quiere celebrar no estará pactada con el Estado y por tanto será ilegal, Podemos respalda que se celebre al concebirla como una movilización, según defendió Iglesias, aunque no la considera vinculante.

Los comunes decidirán en julio su posición definitiva

ÀNGELS PIÑOL

Catalunya en Comú decidirá a final de junio o a principios de julio una posición definitiva para saber hasta "qué punto" la propuesta de votación de Carles Puigdemont es un referéndum. El nuevo partido de izquierdas siempre ha defendido una consulta vinculante jurídicamente, eficaz y que interpele a las mayorías y, de momento, Xavier Domènech, líder de los comunes, duda que esos elementos estén en el proyecto. "No sabemos la propuesta pero dudamos que reúna las condiciones. Es cierto que la sociedad catalana se ha movilizado para superar el bloqueo pero una cosa es una movilización democrática y otra un  trabajo real y efectivo", ha afirmado. Los comunes quieren sopesar, por ejemplo, el papel de los Mossos o las garantías jurídicas que tendrán los funcionarios. "La desobediencia es legítima, pero no es transferible. No se puede poner en peligro a los funcionarios", ha argumentado Domènech tras reunirse con el vicepresidente del Parlamento europeo y el eurodiputado Ernest Urtasun. El espacio mantiene en principio una estrategia próxima a Podem: enarbola el referéndum y sostiene que en el caso de que consideren que no es tal participarán en él concibiéndolo como una movilización.

La postura del líder de Podemos coincide con la manifestada esta semana por la dirección de Podem, la marca catalana del partido, aunque Iglesias no ha llegado aún a llamar a la participación. Sí lo hizo ayer la dirección de Podem tras reunirse con el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart. El partido morado ha abierto un debate entre sus bases para decidir su postura sobre el referéndum. En el debate, que culminará el día 9 de junio, discutirán tres escenarios: el primero, oponerse y mantenerse al margen de la convocatoria; el segundo, considerar que el referéndum unilateral no es un referéndum per se pero participar en él concibiéndolo solo como una movilización en defensa del derecho a decidir; y, por último, asumir esa consulta con todas sus consecuencias. La dirección de Podem se decantó el jueves por el segundo escenario. Las bases son las que tomarán una decisión definitiva.

La argumentación de esta posición política se explica así en el documento enviado a las bases de Podem: “Podem Catalunya entiende el derecho a decidir como un derecho democrático. Para ejercerlo de forma efectiva entendemos que es necesario un acuerdo con el Estado o con la comunidad internacional y seguiremos luchando hasta conseguirlo. A pesar de esto, si este acuerdo y reconocimiento no se da y el Gobierno de la Generalitat convoca una consulta, Podem participará de esta convocatoria entendiéndola como un acto de movilización cívica y de empoderamiento social”.

El guiño de Iglesias a la consulta se circunscribe también en el contexto de su búsqueda de apoyos en las fuerzas catalanas para su moción de censura. Iglesias, que se reunió el lunes con Carles Puigdemont, se mostró ayer “optimista” sobre que el PDeCAT le respalde. El líder de Podemos avisó ayer a Pedro Sánchez de que cualquier acuerdo de una mayoría alternativa al PP del que formara parte su partido tendría que incluir el referéndum. “Construir una mayoría alternativa al PP”, dijo, “no pasa por un acuerdo con la filial naranja del PP que es Ciudadanos”. Pasa, en cambio, “por un acuerdo con las fuerzas en Cataluña y en el País Vasco que construya una mayoría alternativa que tiene que tener una expresión social pero también una expresión de Estado que reconozca la plurinacionalidad y que busque fórmulas de encaje nuevo que pasan por la posibilidad de que haya un referéndum”, señaló.

Más información