Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cádiz, en el ecuador del cambio

Kichi resalta los avances sociales, pese a la deuda, y la oposición le reprocha sus promesas incumplidas y la espectacularización de la política

El alcalde de Cádiz, José María González "Kichi", durante un pleno.
El alcalde de Cádiz, José María González "Kichi", durante un pleno. EFE

No ha sido fácil poner pie en pared para José María González ‘Kichi’ y los suyos. Curtidos en sindicalismo y activismo social, los ocho concejales de Por Cádiz Sí Se Puede llegaron a Ayuntamiento sin experiencia política y con una mochila de promesas de empleo y ayudas sociales. Pese al apoyo del PSOE para la investidura y el apoyo de su socio de gobierno Ganar Cádiz, pronto tuvieron que rebajar sus expectativas. Fue por un poderoso handicap: la preocupante situación de las arcas municipales. “La herencia del PP fueron 275 millones de deuda”, reconocen desde el Equipo de Gobierno.

González y los suyos han tenido que aplazar algunas de sus políticas más sociales y progresistas (como un plan estratégico de empleo) y la obra pública. Con todo, González llega al ecuador de su legislatura con el peor trago pasado. Ha sido capaz de evitar la quiebra municipal que la oposición llegó a dar por segura, ha cumplido con el pago de la deuda y ha reducido “en un 60% el periodo medio de pago a los proveedores”, según el Consistorio.

Con la austeridad por bandera impuesta, los primeros presupuestos de Podemos llegaron en 2016. En ellos, buena parte de los ingresos quedaron a expensas de una venta que no se pudo realizar, por lo que el Ayuntamiento recortó 13 millones de euros de gastos en un presupuesto de unos 150 millones. Pero, para Juan Manuel Pérez Dorao, portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento, el problema es otro: “Para saber gastarse un presupuesto hace falta una gran gestión, pero como no lo hacen, se dedican a pagar deuda”.

Pese a eso, González ha sido capaz de sacar adelante una de las remunicipalizaciones de prometidas, la del servicio de playas. En el Consistorio se sienten orgullosos también de sus avances en lo que denominan justicia social. Recuerdan cómo se han desarrollado acciones de atención a las personas sin hogar (como las campañas de atención y el empadronamiento) o cómo se ha aprobado un protocolo antidesahucios que ha atendido 160 casos. Igualmente, el Consistorio sacó adelante un Bono Social Eléctrico para hogares sin recursos (aún sin entrar en vigor por el bloqueo del PP y Endesa).

En el Ayuntamiento presumen también de haber agilizado los servicios de Asuntos Sociales y de haber aprobado un programa Alquiler Justo que da ayudas a propietarios para rehabilitar viviendas. El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento, Fran González, alaba esta última iniciativa aunque dice “no saber su grado de cumplimiento ya que no se informa de ello, además sufrió el recorte de los presupuestos”. El edil del PP, Ignacio Romaní, asegura que Asuntos Sociales funciona igual que en el periodo popular “ya que no se ha aprobado ni una nueva medida”.

Justo en esta semana, el alcalde está disfrutando de un dulce momento: el Ayuntamiento ha conseguido 15 millones de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible e Integrado (EDUSI) para en mejoras en barrios de Cádiz. Se quita la espina de no haber logrado la primera convocatoria de estos fondos europeos, claves para la generación de empleo. Igualmente, desde el Equipo de Gobierno resaltan que han creado un servicio de intermediación laboral entre usuarios de Asuntos Sociales o un programa de microcréditos para pymes.

Sin embargo, en el PSOE le afean “la torpeza para gestionar” más fondos. “Descabezaron a la responsable del Instituto de Fomento y la consecuencia ha sido que, en estos dos años, no ha entrado ni un euro. Gracias a que han retomado el proyecto que teníamos desde el PP y han acudido a los técnicos anteriores se han conseguido los fondos EDUSI en segunda convocatoria”, critica Romaní.

Ahora, en el ecuador, en el Ayuntamiento tienen claro que es el momento del optimismo. Esperan que los fondos EDUSI y el nuevo presupuesto de 2017 (aún por aprobar), hagan realidad por completo el sueño de González. Ese que pareció tener en el concurso del Carnaval de 2008 sobre las tablas del Teatro Falla cuando, disfrazado de comparsista, cantó “Si yo fuera alcalde de Cádiz”.

Gobernar entre escándalos

Los escándalos en el Ayuntamiento han sido recurrentes en estos dos años. Algunos, como la querella del PP contra el alcalde por el caso del suministro de agua contaminada en Loreto, ya ha acabado en los juzgados. Otros, como la posible financiación paralela del PP en Onda Cádiz descubierta por PCSSP va camino de ellos.

Y hay más aún: el debate de la supresión de las ninfas del Carnaval o la posible fecha fija de la fiesta; las retiradas de la bandera republicana (una por cada 14 de abril en el poder) o la invitación a un concejal de Bildu en Pamplona. Todas estas acciones se convirtieron en polémicas que hicieron correr ríos de tinta. “La escalada ha sido estratégica, cada vez que llega un debate importante surge un escándalo conveniente”, critica el portavoz del PSOE, que acabó denunciando en los juzgados a dos simpatizantes de PCCSP, después de que lo amenazasen en un pleno.

Más información