Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez da prioridad a la estabilidad de los Gobiernos regionales

El dirigente tiene ahora las de ganar si algún líder autonómico le hiciera frente

Pedro Sanchez tras las elecciones del PSOE.
Pedro Sanchez tras las elecciones del PSOE.

Los congresos regionales del PSOE tendrán la repercusión que les quieran dar los secretarios generales de cada territorio. Pedro Sánchez no se plantea cuestionar a los líderes regionales, que en los casos de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y Extremadura compaginan con la presidencia del Gobierno autonómico. La estabilidad de los Ejecutivos está por encima de las diferencias dentro del partido.

Eso sí, en caso de enfrentarse a una contestación relevante en el 39º congreso federal del PSOE (16-18 de junio), los dirigentes críticos que optasen a su reelección al frente de su federación podrían verse en problemas. No sería el caso de Francina Armengol, que a principios de la semana pasada respaldó de nuevo a Sánchez en detrimento de Patxi López. Armengol y Díaz fueron las únicas de los siete presidentes de comunidades autónomas del PSOE que se impusieron en sus territorios.

La ventaja en un potencial pulso con los presidentes autonómicos es para Sánchez, ya que los congresos regionales se celebrarán en un plazo inferior a 60 días —agosto es inhábil— al congreso. Si se abren las hostilidades, él tendrá la última palabra. Este escenario dificultaría un cierre de filas de los líderes territoriales similar al que apoyó a la candidatura de Díaz. Mientras la presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A tiene controlada su federación, otros dirigentes no pueden decir lo mismo.

El secretario general electo por la militancia socialista valora la gestión de Susana Díaz, su rival en las primarias, al frente de la Junta de Andalucía desde 2013. Halagos similares se trasladan respecto a Ximo Puig tras 20 años de gobiernos del PP en la Comunidad Valenciana. También hacia Guillermo Fernández Vara en Extremadura y Emiliano García-Page en Castilla-La Mancha, recuperadas por los socialistas en mayo de 2015. La relación con Javier Lambán se antoja más difícil ante las “cosas muy duras” que, recuerda el entorno de Sánchez, el presidente maño dijo de este.

Aragón

Durante la mayor parte del recuento de voto, Díaz se impuso en esta comunidad autónoma, hasta el vuelco a última hora, ya avanzado el 90% del escrutinio, en el que Sánchez le arrebató la victoria por un margen de dos puntos (45,86% frente al 43,70%). Lambán ha sido el presidente regional que con más contundencia se ha significado por la candidatura de Díaz, de quien llegó a decir que estaba “tocada por los dioses del socialismo”. A Sánchez le ha acusado de adoptar una versión “roja y radicalizada”. Sus referencias a Patxi López como Francisco Javier López tampoco le han granjeado la simpatía en la candidatura del exlehendakari.

Extremadura

Fernández Vara fue el primer presidente autonómico que planteó en público la abstención para permitir la formación de Gobierno ante el silencio del resto y también fue el primero en felicitar el domingo a Sánchez. Algo que reiteró este lunes destacando su “victoria rotunda y brillante”. El presidente extremeño se puso a disposición de Sánchez en un momento que, según Fernández Vara, requiere “generosidad para saber ganar y humildad para saber perder”.

Castilla-La Mancha

García-Page sorprendió a su llegada al comité federal del 1 de abril cuando ligó el futuro de los líderes regionales al triunfo de Díaz. “Pospongo cualquier planteamiento personal y mi propia decisión sobre qué hacer en los próximos años a lo que pase en estas primarias”, sostuvo. La candidatura de Sánchez desdramatiza las palabras de García-Page, destaca su gestión y recuerda cómo en abril Sánchez le mostró su “solidaridad” después de que no pudiera aprobar los presupuestos de 2017 por el voto en contra y contra pronóstico de Podemos, una “izquierda irresponsable que bloquea los presupuestos de un Gobierno socialista”.

Más información