Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos ofrece a Pedro Sánchez retirar su moción de censura si registra una propia

Iglesias y Sánchez hablan por teléfono y coinciden en la "insostenible" situación del PP en el Gobierno

Pablo Iglesias saluda a Pedro Sánchez en el Congreso de los Diputados en agosto de 2016. En el vídeo, el secretario de Organización, Pablo Echenique.

Ni 24 horas ha esperado Podemos para plantear el primer reto a Pedro Sánchez como nuevo secretario general del PSOE. El partido de Pablo Iglesias anunció este lunes, en el primer día después de las primarias socialistas, que está dispuesto a retirar su moción de censura si Sánchez registra una propia. Iglesias telefoneó al líder del PSOE para trasladarle su oferta, y ambos quedaron en respetar sus “estrategias diferentes sobre cómo hacer oposición al PP”. El líder socialista no tomará ninguna decisión antes del congreso del partido.

El movimiento de presión sobre Sánchez salió de la primera ejecutiva de Podemos tras la victoria que ha devuelto al exlíder del PSOE a la secretaría general de su partido. Su secretario de Organización, Pablo Echenique, anunció en rueda de prensa la oferta al nuevo líder socialista antes de que Iglesias y Sánchez hablaran por teléfono, aunque el mensaje ya había llegado al equipo del nuevo dirigente del PSOE a través de una llamada de la portavoz parlamentaria, Irene Montero, al jefe de gabinete de Sánchez, Juanma Serrano. El ofrecimiento de Podemos no deja, en realidad, gran margen de maniobra a Sánchez. Una vez que su moción ya está registrada, el debate se celebrará en las próximas semanas. Incluso, podría ser antes del congreso en el que se elegirá a la nueva ejecutiva socialista. Podemos pide además “hechos, no palabras”. Solo retirará su iniciativa si la de Sánchez entrara en el registro antes del debate, lo que se antoja prácticamente imposible para el electo secretario general del PSOE.

La dirección de Podemos subraya que, una vez que Sánchez ha hecho de la “impugnación de la abstención” el eje de su campaña, es el momento de poner en práctica ese discurso. “Espero que el nuevo PSOE comprenda con nosotros que es hora de sacar al PP de las instituciones”, dijo Iglesias por la tarde tras reunirse con el presidente catalán, Carles Puigdemont. “Si el PSOE está dispuesto a presentar una moción de censura, nosotros retiraremos la nuestra”, afirmó. Además, sostuvo que no pondría objeciones a que el candidato a la presidencia fuera su nuevo secretario general, Pedro Sánchez. “La fuerza política con mayor número de escaños tiene derecho a proponer candidato”, señaló,

Podemos, que no esperó a registrar su moción a que se celebraran las primarias del PSOE con el argumento de que los procesos internos de los partidos no podían predominar sobre la situación de “emergencia democrática” —la iniciativa entró en el registro del Congreso el pasado viernes— sí ofrece ahora una opción a los socialistas para tratar de que la moción sea viable. La Mesa calificará este martes la moción, pero aún está pendiente la fecha del debate parlamentario. La iniciativa puede ser retirada en cualquier momento hasta que se celebre el mismo.

Sin plazos

El partido de Iglesias asegura que no pone plazos a Sánchez para que tome una decisión, aunque de facto sí lo hace, porque al mismo tiempo afirma que seguirá adelante con su moción si el PSOE no registra una propia. “Estamos disponibles para retirar nuestra moción si el PSOE presenta la suya. Si no, seguiremos adelante, porque entiendo que es una cuestión ética, necesaria, plantear que hay alternativa al PP”, enfatizó Iglesias. El plazo límite para Sánchez sería entonces la fecha del debate parlamentario de la moción de Unidos Podemos que fije la presidenta el Congreso, Ana Pastor. Si llega esa fecha y Sánchez no ha registrado su propia moción, Iglesias se subirá a la tribuna a pedir el apoyo como presidente.

El equipo de Sánchez trasladó tras la oferta de Podemos que no tiene intención de pactar con Iglesias la estrategia de oposición contra el Gobierno del PP; tampoco dar a conocer sus planes sobre una eventual moción de censura contra Mariano Rajoy para sustituirle. Antes tiene que culminar la elección de los órganos de dirección de su partido en el congreso que se celebrará el próximo mes. Las fuentes socialistas consultadas inciden en dirigir la atención a la parte del comunicado pactado entre ambos líderes tras su conversación, respecto a que cada cual llevará su camino en la forma y el fondo de hacer oposición, aunque se abogue por mantener un “diálogo continuo” y una “relación fluida”. Ambos “respetan las estrategias diferentes de cada organización sobre cómo hacer oposición al PP”, se lee en el texto, en el que también dicen compartir que es “insostenible la situación del PP en el Gobierno”.

El cierre del congreso del PSOE, que se celebrará el 17 y 18 de junio, en el que tendrá que elegirse a su comisión ejecutiva y al comité federal, es un capítulo que aún tiene que pasar antes de tomar decisiones sobre una moción de censura, indican los portavoces consultados. Como estrategia de fondo, Sánchez, no caminará junto a Podemos ya que pretende que el PSOE sea “el partido de la izquierda”, como señaló tras ser elegido.

Iglesias sigue en paralelo buscando apoyos para su moción. Ayer se lo pidió al presidente catalán, Carles Puigdemont, en la reunión que mantuvieron en Madrid antes de la conferencia de este en el Ayuntamiento. El president contestó que su apoyo requiere el compromiso con el referéndum de independencia en Cataluña pero también con el Pacto de Estabilidad europeo y, por tanto, con la reducción del déficit.

Iglesias consolida su poder territorial en Podemos pero no logra el control de la Comunidad Valenciana

E. G. DE BLAS

Pablo Iglesias ha consolidado su poder territorial en Podemos tras los congresos regionales celebrados en cuatro comunidades autónomas este fin de semana. El líder de Podemos ha revalidado el control de las dos castillas, con la victoria de los dos secretarios generales afines, y ha ganado Navarra. A cambio, su candidata no ha logrado arrebatar el liderazgo de la Comunidad Valenciana a los errejonistas, pero tampoco estos conservan esta plaza, que queda en manos de un secretario general perteneciente a una tercera vía crítica con la dirección saliente.

Los afines a Iglesias conservan el control en Castilla-La Mancha y Castilla y León, gracias a la reelección de José García Molina y Pablo Fernández, respectivamente, el primero con el 57,22% de los votos, y el segundo con el 71,95%. El diputado en el Congreso Eduardo Santos, próximo a Iglesias, se ha impuesto en Navarra con el 45,49% de los votos, aunque ganó por solo 28 sufragios a la hasta ahora secretaria general, Laura Pérez, de Anticapitalistas, que pedirá una auditoría del resultado.

La Comunidad Valenciana es la única que resiste al dominio pablista, y será el diputado de las Corts Antonio Estañ el nuevo líder de Podemos, por un 41,64% de los votos. Su candidatura estaba formada por anticapitalistas y críticos con el secretario general saliente, el errejonista Antonio Montiel. Los afines a Errejón pasan del liderazgo de la comunidad a quedar en tercer lugar, por detrás de la candidatura pablista, la senadora Pilar Lima.

Más información