Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pedro Sánchez esperará al congreso federal para renovar los portavoces

Lastra y Ábalos se perfilan para puestos clave del nuevo equipo del Grupo Socialista

Pedro Sanchez Ver fotogalería
Pedro Sánchez en Ferraz tras conocer los resultados

Salvo cambio de opinión, el equipo de Pedro Sánchez da por hecho que no procederá a renovar definitivamente las portavocías de los grupos parlamentarios hasta después del congreso federal del PSOE que se celebrará a mediados de junio.

Fuentes de este equipo aseguran que nunca han tratado este asunto en ninguna reunión y que, en todo caso, no habrá una nueva dirección definitiva hasta después de ese congreso. No ocultan que Adriana Lastra y José Luis Ábalos, dos de las personas más próximas a Sánchez, están llamados a ser portavoz y responsable de organización, pero, en todo caso, después de ese momento.

Su intención, explican, es que mientras tanto haya una dirección provisional del grupo socialista del Congreso que podría nombrarse estos días, por ejemplo, con la portavoz adjunta, Isabel Rodríguez, salvo que ella renunciara. O José Luis Ábalos, mano derecha de Sánchez y miembro ya de la dirección del grupo socialista. Pero, en todo caso, hasta después del congreso federal. Quien sea portavoz provisional deberá intervenir, por ejemplo, en el debate sobre la moción de censura presentada por Pablo Iglesias, líder de Podemos, si es que se celebra antes de mediados de junio y del congreso federal del PSOE. Si es después, quien defienda el no del PSOE será la nueva portavoz, previsiblemente, Adriana Lastra.

Esa dirección provisional debe preparar la gestión del debate de Presupuestos y otra labor importante: las comisiones de investigación. La del Ministerio del Interior está bloqueada por el PP y el PSOE; la de financiación ilegal del PP debía servir para una comparecencia inmediata de Mariano Rajoy, según pretendían los socialistas aunque aún no tiene fecha y la de la crisis bancaria que aún debe aprobar su calendario y ponerse en marcha. En esta última, los socialistas tienen que sortear las peticiones de comparecencia de los responsables del control de las cajas en la etapa de Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

En la actual dirección del grupo están Antonio Hernando como presidente recién dimitido; como secretario general Miguel Ángel Heredia; como secretario adjuntos Isabel Rodríguez, Meritxell Batet, Soledad Pérez, Pedro José Muñoz y José Luís Ábalos. Además de este último, solo podría seguir en una futura dirección del grupo Batet, diputada por Barcelona.

Los partidarios de Sánchez en el grupo del Congreso están en clara minoría, no superan la decena, además, de los representantes del PSC que teóricamente se mantuvieron neutrales. El número dos del grupo en la Cámara baja es en este momento Miguel Ángel Heredia, muy vinculado a Susana Díaz y polémico por una grabación en la que arremetía contra el equipo de Sánchez.

Además de la dirección del grupo, la futura dirección del PSOE deberá decidir si renueva todas las portavocías de todas las comisiones, como ocurre después de cada congreso federal.

Más información