Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias planifica la censura a Rajoy con la vista puesta en el proceso interno del PSOE

La dirección prevé el registro de la moción la semana de las primarias y se manifestará la víspera

Pablo Iglesias, el filósofo italiano Mario Tronti y Juan Carlos Monedero en el Congreso de los Diputados.
Pablo Iglesias, el filósofo italiano Mario Tronti y Juan Carlos Monedero en el Congreso de los Diputados. EL PAÍS

La moción de censura contra Mariano Rajoy que promueve Unidos Podemos impacta de lleno en el proceso de elección del nuevo líder del PSOE, clave para el partido de Pablo Iglesias porque definirá en parte su propio futuro. Aunque la tesis oficial de Podemos es que no adapta los plazos de su iniciativa en función del calendario socialista, la dirección prevé registrar la moción la semana de las primarias del PSOE y busca una gran movilización en Madrid la víspera de la votación. El objetivo es erigirse como única alternativa al PP y que el PSOE se retrate.

“No hay excusas de la vida interna de los partidos que justifiquen plantar cara al partido más corrupto de Europa”. Así argumentó este jueves Pablo Iglesias las razones por las que no ve necesario esperar a registrar la moción de censura contra Mariano Rajoy a después del 21 de mayo, la fecha en la que las bases del PSOE elegirán a su secretario general. Aunque el principal interpelado para sumarse a su moción es el PSOE, el líder de Podemos no cree obligatorio que ese partido tenga resuelto el debate sobre su liderazgo para ponerle frente a una decisión de ese calado. La dirección de Podemos tiene la intención de registrar la moción en el Congreso la semana del 15 al 21 de mayo, como ha trasladado a las organizaciones con las que se ha reunido esta semana para armar un programa de Gobierno. Esto es, el registro de la moción —y, por tanto, el foco informativo sobre la posibilidad de sacar al PP de La Moncloa con una mayoría alternativa— se produciría justo en los días anteriores a la votación de la militancia socialista.

El argumento de la dirección es que esperar más tiempo beneficiaría a Rajoy, porque puede “pasarse la tormenta” de la corrupción desatada con el caso Lezo. Al mismo tiempo, defienden que el debate se celebraría cuando ya hubiera un nuevo líder electo socialista —que aún tendría que ser ratificado en el congreso federal de mediados de junio—, porque la Constitución establece en su artículo 113 que la moción no podrá ser votada “hasta que transcurran cinco días desde su presentación”. El debate tendría lugar como pronto la cuarta semana de mayo, después de las primarias. En todo caso, Podemos aún no ha cerrado la fecha del registro.

Calendarios coincidentes

Podemos prevé registrar la moción de censura la tercera semana de mayo, la que va del 15 al 21, aunque aún no ha tomado la decisión definitiva. En todo caso, será en mayo. Las primarias para elegir al líder del PSOE se celebran el domingo 21 de mayo.

La víspera de las primarias socialistas, es decir, el sábado 20 de mayo, Podemos ha convocado una movilización en la Puerta del Sol de Madrid de apoyo a la moción.

El debate de la moción de censura se celebraría en el Congreso de los Diputados, como pronto, la última semana de mayo, porque la Constitución establece un plazo mínimo de cinco días desde que se registra hasta que se debate.

El congreso federal que ratificará al líder del PSOE será los días 17 y 18 de junio.

El partido ha convocado además, el día previo a las primarias del PSOE, una manifestación en la Puerta del Sol de Madrid de apoyo a la moción de censura.

¿Hay intención de influir en las primarias socialistas? ¿Y en qué sentido? La respuesta oficial es que no se mira al calendario del PSOE. Pero, si la hay, la pregunta no tiene fácil respuesta, porque Podemos duda del candidato que prefiere al frente del PSOE y de qué efecto puede provocar en la campaña de los dos principales aspirantes su moción de censura.

Entre Díaz y Sánchez

La opinión mayoritaria en la dirección de Podemos es que Susana Díaz beneficiaría sus intereses, al dejarles más espacio electoral. Pero otras fuentes subrayan que las únicas posibilidades de un pacto en el futuro pasan por que venza Pedro Sánchez. Y tampoco hay unanimidad sobre a cuál de los dos aspirantes beneficia su moción. En principio, parece favorecer el discurso de Sánchez —toda vez que el exlíder del PSOE no descarta promover él mismo una, mientras los otros candidatos, Susana Díaz y Patxi López, la rechazan de plano—, pero también puede generar un sentimiento de rechazo en la militancia del PSOE, que la perciba como una maniobra de Iglesias contra su partido.

La moción provocará, en última instancia, que el PSOE se retrate. “Hará posible visibilizar quién está dispuesto a echar a la corrupción del Gobierno y quién está dispuesto a mantenerla pese a que la mayoría de la ciudadanía exige lo contrario”, escribe el responsable del Discurso de Podemos, Pedro Honrubia, en un artículo en Eldiario.es. Él anticipa el argumentario de la formación ante el previsible rechazo socialista: “Los que ya permitieron investir a Rajoy, si ahora se niegan a apoyar esta moción, serán doblemente cómplices de tener a Rajoy en La Moncloa”. Podemos obliga al PSOE a retratarse de nuevo con respecto al PP, y así provoca su desgaste.

Más información