Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy sí pacta hasta las fotos con el PNV del “euskera tranquilo”

El presidente del PP y el máximo dirigente nacionalista vasco firman en secreto en Madrid su entendimiento

El presiente del Gobierno, Mariano Rajoy.
El presiente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A finales de octubre, en el debate de investidura como presidente del Gobierno de Mariano Rajoy, el portavoz parlamentario del PNV, Aitor Esteban, ya alertó de por dónde quería su partido que transcurriese la legislatura a cambio de sus cinco escaños básicos para la estabilidad en este parlamento: “Si bien me quieres Mariano, da menos leña y más grano”. Rajoy improvisó en la réplica un ripio para expresar que había entendido esa filosofía de dialogar y ceder: “Si quieres grano Aitor, te dejaré mi tractor”.

La negociación final para encarrilar los presupuestos de 2017 no empezó en serio hasta hace poco más de un mes. En este tiempo Rajoy ha contactado habitualmente por teléfono y a veces en persona con el presidente del PNV, Andoni Ortuzar, y en alguna ocasión para otros asuntos más institucionales con el lehendakari, Íñigo Urkullu. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se encargó luego de los detalles con sus dos secretarios de Estado, José Luis Ayllón y Roberto Bermúdez de Castro, mientras que en Hacienda se veían el ministro Cristóbal Montoro y el consejero vasco, Pedro Azpiazu.

Desde el comienzo el PNV dejó claro que solo quería hablar de política, en este caso parlamentaria. Es decir, de dinero, obras y logros que poder vender en Euskadi. El espinoso asunto del final de ETA y la situación de sus presos en las cárceles quedó al margen para otro momento e interlocución. La irrupción de nuevo de la corrupción del PP también se desgajó para cuando el PNV vea viable otra alternativa política.

El PNV expresó su interés por despejar las diferencias de interpretación atascadas hacía siete años sobre la ley del Cupo (el dinero que el Gobierno vasco aporta al Estado). La discusión encalló y se decidió esperar al regreso la semana pasada de Rajoy de un viaje por Brasil y Uruguay. Una llamada de Ortuzar alivió el último fleco y el miércoles el presidente del PNV se presentó en secreto en el Congreso para firmar con Rajoy el pacto en el despacho del portavoz parlamentario del PP, Rafael Hernando, y en presencia de Esteban. Ortuzar pidió evitar esa foto para poder exponer la cosecha ya de vuelta en Euskadi, como hizo. En la charla, que duró una hora, hablaron de las primarias del PSOE, de las elecciones en Francia y de lo bien que le había venido al PNV su discurso moderado (“de euskera tranquilo”, como dijo este jueves Alfonso Alonso) frente a lo que sucede con los nacionalistas en Cataluña.

Más información