Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una clínica de Granada pide permiso para crear ‘hijos de tres padres’

La técnica busca evitar que nazcan niños con enfermedades mitocondriales

Jan Tesarik, experto en reproduccion humana el lunes pasado en Madrid.
Jan Tesarik, experto en reproduccion humana el lunes pasado en Madrid.

La Junta de Andalucía estudia la solicitud de un centro de reproducción asistida de Granada, la Clínica Margen, para investigar con el proceso denominado hijos de tres padres,una denominación que indica que se trata de crear embriones con material genético de tres fuentes: el espermatozoide del padre, el núcleo del óvulo de la madre y el ADN mitocondrial de una donante.

La Junta admite que ha recibido la petición, pero aún la está estudiando, por lo que el proceso es confidencial.

La ley de reproducción asistida de 2005 no prohíbe específicamente ninguna técnica, pero establece en un anexo las prácticas autorizadas, e indica que para las demás hay que dar un permiso explícito. Cuando se redactó la norma, la técnica que quiere investigar el centro que dirige Jan Tesarik no existía, por lo que no había una postura sobre ella.

En la UE, Reino Unido ya ha autorizado los primeros ensayos. Como explica Tesarik, en verdad la técnica no es una sola, aunque las distintas variantes tienen todas el mismo objetivo: engendrar hijos que no porten las mutaciones presentes en el material genético de las mitocondrias. Estos órganos están presentes en el citoplasma celular y son sus centrales energéticas. Como provienen evolutivamente de bacterias, tienen su propio ADN. Y este, como el resto, puede presentar defectos, lo que causa una serie de enfermedades raras en los portadores.

Al combinar el núcleo de un óvulo con las mutaciones con mitocondrias sanas, estas dolencias, muchas de ellas muy debilitantes, desparecen en el futuro hijo.

Tesarik afirma qwue ha pedido un permiso para usar todas las opciones, "ya que no sabemos cuál va a ir mejos a cada mujer". Una de ellas consiste en llevar el núcleo del óvulo de la madre a otro óvulo de una mujer con las mitocondrias sin defectos, y luego inseminarlo. La otra es más burda: extraer el citoplasma del óvulo sin defectos, que contiene las mitocondrias, e inyectarlo en el óvulo de la mujer con la mutación. De esta manera se añaden mitocondrias funcionantes.

El investigador afirma que la técnica no es particularmente compleja, pero que hay que estudiarlas para asegurar cuál es la que va mejor.