Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Mata actúa contra el excomisario Pino por las pruebas ilícitas del ‘caso Pujol’

El magistrado envía la causa a los juzgados ordinarios para que se investigue al ex número dos de la Policía

Eugenio Pino, anterior director adjunto operativo de la Policía Nacional.
Eugenio Pino, anterior director adjunto operativo de la Policía Nacional.

El juez de la Audiencia Nacional José de la Mata acusó este miércoles al antiguo número dos de la Policía Nacional, el comisario jubilado Eugenio Pino, de incorporar al sumario del caso de blanqueo contra el expresidente catalán Jordi Pujol un pendrive con documentos a sabiendas de su posible procedencia ilícita. El magistrado dio parte de ello a los juzgados de Madrid para investigar a Pino por prevaricación, falso testimonio y fraude procesal.

El 1 de abril de 2016, el grupo 24 de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional entregó al juez De la Mata un informe sobre Jordi Pujol Ferrusola, primogénito del expresidente catalán, y su socio Jordi Puig, hermano del exconsejero autonómico de Interior Felip Puig. El texto contenía “informaciones brutas” sobre algunas de las empresas y negocios del mayor de los Pujol y, según la unidad policial que lo presentó, se basaba en mecanismos de cooperación policial y en “bases de datos de inteligencia policial”. También se manifestó que los documentos figuraban en el sumario abierto por el Juzgado de Instrucción 14 de Barcelona sobre la agencia de detectives Método 3.

De la Mata puso inmediatamente en cuarentena ese informe al desconfiar del origen de los documentos. Y abrió una pieza separada secreta para investigar la procedencia de los datos aportados. Al mismo tiempo, prohibió cautelarmente a la policía que esos archivos fueran usados en las pesquisas del caso Pujol

Admitida una querella de Xavier Trias contra el excomisario

Los problemas judiciales se la acumulan al excomisario Pino. Ayer, la titular del Juzgado de Instrucción número 25 de Madrid, Raquel Robles, admitió a trámite una querella del exalcalde de Barcelona Xavier Trias contra el excomisario y citó a este como imputado para el próximo 16 de mayo.

El exregidor de la capital catalana denunció por injurias y calumnias al policía después de que este insistiera, en una entrevista en el diario El Mundo, en que Trías tenía una cuenta oculta en Suiza.

Las sospechas sobre el origen de los documentos nuevos recayeron en un posible robo al mayor de los siete hijos de Pujol por parte de Método 3.

Memoria encontrada

Durante varios meses, la fuente de los datos no fue aportada al magistrado, hasta que el pasado febrero un funcionario de la UDEF compareció en el juzgado para entregar un pendrive —lápiz de memoria informática— que había sido encontrado por un superior suyo “ordenando los diferentes cajones y armarios de su despacho”.

Ante el juez De la Mata, el comisario principal de la UDEF manifestó que el lápiz se lo entregó el comisario Bonifacio Díez Sevillano, vinculado a la Dirección Adjunta Operativa, siguiendo instrucciones de Pino. Este fue el principal responsable policial del cuerpo durante el mandato de Jorge Fernández Díaz en el Ministerio del Interior. Declaró como testigo el pasado 16 de febrero e incurrió en numerosas contradicciones.

Este miércoles, el juez De la Mata acusó a Pino de ordenar a la UDEF —a través de Bonifacio Díaz Sevillano— usar los documentos cuestionados para la investigación del caso Pujol “con pleno conocimiento de su incorreción” y a sabiendas de que los datos puestos en cuarentena no provenían de procesos judiciales Pino “dio instrucciones incorrectas a las unidades operativas para que utilizaran e incluyeran en un procedimiento penal determinados documentos no solo ocultando su origen sino facilitando una explicación no ajustada a la realidad sobre [...] el modo de obtención de los documentos”, señala el magistrado. Según el juez, el máximo responsable policial dio las órdenes “con pleno conocimiento de su incorrección”.

“Esta irregular búsqueda de atajos por parte de la superior autoridad policial, constitucional y éticamente inadmisibles, convirtió estos documentos y el informe policial que los analizaba elementos de prueba ilícitos con potencial contaminante” para el resto de la causa, afirma el juez De la Mata. Según el magistrado, no se trata de “sobreproteger al presunto delincuente con un arsenal desmedido de garantías” sino de “dejar claro, singularmente a los poderes públicos y a los agentes de la autoridad que está prohibido hacer trampas”.

El magistrado, que ha sacado definitivamente de la causa este informe polémico, puso el caso en conocimiento de los juzgados ordinarios de Madrid para investigar a Pino y a Díaz Sevillano por prevaricación, fraude procesal y falso testimonio.

Más información