Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenida una pareja en Córdoba por obligar a una menor a casarse por tercera vez

La joven, madre de un bebé, ya había sido forzada a contraer matrimonio en Rumanía, la primera vez con 12 años

Una mujer víctima de trata de blancas.
Una mujer víctima de trata de blancas.

La policía ha detenido en Córdoba a una pareja que supuestamente pretendía obligar a su hija de 16 años a contraer matrimonio por el rito gitano, después de que la menor ya hubiera sido forzada a casarse otras dos veces en Rumanía, su país de origen, la primera con tan solo 12 años. Cuando "era repudiada por su marido regresaba al domicilio familiar y, entonces, su madre y su padrastro concertaban un nuevo enlace bajo la misma modalidad, obteniendo a cambio otra dote que les proporcionaba nuevos ingresos", según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

La detención ha impedido que la menor fuera forzada a contraer un nuevo matrimonio y ha hecho posible que tanto ella como su hijo reciban medidas asistenciales y de protección. Tanto a la madre como al padrastro se les imputan delitos de trata de seres humanos para la celebración de matrimonio forzado, en este caso de una menor, y malos tratos en el ámbito familiar.

La menor denunció su situación cuando llegó a Córdoba procedente de Rumanía. Según su testimonio, sus padres la iban a obligar a casarse por tercera vez en esta ciudad. Durante su estancia en Córdoba contactó a través de las redes sociales con otros jóvenes de su misma nacionalidad que, tras conocer su situación, la animaron a huir de sus padres y a denunciar.

Una vez en dependencias policiales, la víctima contó a los agentes que la primera vez que la habían obligado a casarse tenía 12 años. Según su testimonio fue con un hombre de 21 años al que no conoció hasta el mismo día del enlace. La boda se celebró por el rito gitano y la unión duró unos meses, hasta que la niña fue repudiada por su marido y tuvo que regresar al domicilio familiar. El segundo matrimonio duró cuatro meses y, a pesar de estar embarazada, fue nuevamente repudiada y regresó de nuevo con su madre.

Una vez que la menor dio a luz, sus padres viajaron con ella y con su bebé a España y se instalaron en la ciudad de Córdoba, donde estaban negociando la tercera boda.

La operación se enmarca dentro del plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual con el que se ha activado la línea telefónica 900 10 50 90 y el correo trata@policia.es para facilitar la colaboración ciudadana y la denuncia, anónima y confidencial, de este tipo de delitos.