Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos nacionalistas abandonan el Senado en protesta por la renovación del Constitucional

Podemos decide no votar y el PSOE y el PP aprueban los cuatro nombramientos

IVista general del Senado con distintas sillas vacías. Ampliar foto
IVista general del Senado con distintas sillas vacías. EFE

Con la veintena de sillas de los senadores de ERC, PDECat, PNV y Bildu vacías en señal de protesta. Entre gritos, quejas y acusaciones cruzadas a pleno pulmón. Y con los senadores de Unidos Podemos negándose a votar y los de Ciudadanos haciéndolo en blanco. Así ha aprobado el Senado el nombramiento de los cuatro magistrados del Tribunal Constitucional que le correspondía elegir, y que fueron seleccionados la semana pasada como consecuencia de un pacto político entre el PP y el PSOE que han criticado con gruesos adjetivos el resto de partidos.

"El criterio ha sido un reparto de dos para ti y dos para mí y así convertimos el Constitucional en la tercera Cámara de nuestra democracia y la politizamos", ha lamentado Ramón Espinar, portavoz de Podemos. "Lo que dice la Constitución se convierte en papel mojado cuando ustedes hacen un uso abusivo", ha argumentado. "Por eso nosotros hoy no vamos a votar".

"Esta oposición está decidida y amañada por los principales partidos que forman parte de esta Cámara", ha criticado Mirella Cortés, senadora de ERC, antes de abandonar el Hemiciclo junto al resto de senadores del partido catalán. "Así mostramos la indignación del pueblo catalán con el Constitucional, cautivo del PP". 

"No se ha buscado un consenso", ha dicho Josep Lluís Cleries, senador de la antigua Convergencia.

La Comisión de nombramientos del Senado propuso hace una semana a María Luisa Balaguer, Cándido Conde-Pumpido, Ricardo Enríquez Sancho y Alfredo Montoya Melgar para ocupar los cuatro puestos que hay que renovar en el Tribunal Constitucional. Había quince candidatos para las vacantes abiertas por el fin del mandato de Francisco Pérez de los Cobos y Adela Asúa y los fallecimientos de Francisco Hernando y Luis Ignacio Ortega. Sin embargo, sus comparecencias solo supusieron el cumplimiento de un mero formalismo: el PP y el PSOE, los dos grupos mayoritarios en la Cámara Alta, ya habían alcanzado un acuerdo. Los dos partidos tradicionales han defendido este miércoles esa estrategia.

"Las personas que figuran en la lista cumplen los requisitos y méritos", ha dicho José Manuel Barreiro, portavoz del PP, sobre los cuatro magistrados. "Lo que garantiza la independencia es el respeto a la ley", ha añadido antes de criticar a los senadores que se han ausentado voluntariamente. "Los que se han ido se caracterizan, en algunos casos, por su ausencia de respeto a la Ley. Hay que decirlo claramente: hay algunos representantes aquí que no quieren cumplir la ley".

Vicente Álvarez Areces ha empleado el mismo tono duro para contestar a las críticas del resto de partidos: "Lo que proponemos votar es tan legítimo como que está consolidado en el texto constitucional. Invita al pacto político. Esa es la voluntad del legislador. Una combinación de requisitos y pacto. El cinismo de algunas intervenciones es clamoroso, porque he visto cómo grupos que han abandonado ahora la cámara presentaban a sus candidatos aquí"

Los cuatro nuevos magistrados del Constitucional se incorporarán ahora al Alto Tribunal, compuesto por doce personas. Estos tendrán que elegir ahora a su nuevo presidente, puesto al que optan, entre otros, el conservador Juan José González Rivas, Pedro González-Trevijano o Andrés Ollero, que ha encontrado fuertes resistencias a su candidatura por haber sido diputado del PP durante 17 años.

Voto nulo en defensa de la paridad

Los partidos nacionalistas abandonan el Senado en protesta por la renovación del Constitucional

El único voto nulo en la votación para refrendar la elección de los cuatro nuevos magistrados del Tribunal Constitucional ha sido de la senadora María José López (Nueva Canarias) que ha escrito en su papeleta "Por un tribunal constitucional paritario".

Solo hay dos magistradas en el Alto Tribunal. Desde su fundación, en 1980, solo ha habido un total de seis y una presidenta.

Tres de las candidatas ya subrayaron ese dato durante sus comparecencias ante la Comisión de nombramientos, en la que defendieron la necesidad de que el Tribunal Constitucional tuviera más magistradas. 

Más información