Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urdangarin acude a Palma para saber si va ya a la cárcel tras ser condenado

El responsable de la fiscalía de Baleares no ve riesgo de fuga. La vistilla es a las 10.30

Iñaki Urdangarin aterriza en Palma.

Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres acudirán esta mañana (10.30) en Palma a la vista a la que les ha convocado la Audiencia de Baleares para decidir si les impone medidas cautelares tras haberles condenado a 6 años y 3 meses de prisión y 8 años y 6 meses por delitos fiscales y de corrupción en el caso Nóos. Ante Urdangarin se abren dos escenarios radicalmente distintos: uno de ellos lo lleva directamente a presidio y el otro lo deja libre, pero con limitación de movimiento.

El peor de los escenarios para el marido de la infanta Cristina podría enviarle a la cárcel de Palma desde la sede de la Audiencia Provincial de Baleares donde se celebrará la vista de medidas cautelares. El más favorable podría retirarle el pasaporte para viajar u obligarle a firmar periódicamente en dependencias judiciales para garantizar que tiene intención de cumplir su condena cuando sea ratificada por el Tribunal Supremo.

Además del ingreso en prisión, el tribunal puede barajar otro tipo de medidas cautelares menos invasivas para garantizar el cumplimiento de la condena por parte de Urdangarin. La retirada del pasaporte, la prohibición de abandonar el territorio nacional, el arresto domiciliario o la obligación de personarse en sede judicial para firmar son algunas de las medidas cautelares que permitirían al yerno del rey Juan Carlos y cuñado del rey Felipe VI esperar el dictamen definitivo en libertad y llevando una vida casi normal. Las magistradas también podrían desestimar todas las medidas solicitadas por el fiscal y considerar que no es necesario adoptar ninguna. Esto sí, dejaría su destino en manos del Tribunal Supremo.

El fiscal superior de Baleares, Bartomeu Barceló, ha afirmado este miércoles que la prisión preventiva —una de las medidas cautelares que se barajan en el caso Nóos tras conocerse la condena a Iñaki Urdangarin— se tiene que acordar cuando hay riesgo de fuga, de ocultación de pruebas o de atentado contra intereses de las víctimas. "Ninguno de estos casos se va a dar", según ha adelantado Barceló.

El fiscal Anticorrupción Pedro Horrach concretará ante la sala de la sección primera de la Audiencia de Palma que juzgó el caso las medidas cautelares que pide para Urdangarin y Torres en dos vistas separadas, una para cada uno de los dos exsocios. Si bien el criterio general del Ministerio Público es solicitar el ingreso inmediato en prisión para condenas superiores a 5 años, Horrach sopesa si pedir el ingreso en la cárcel, prisión eludible con fianza o algún otro tipo de medida cautelar, ya que acomodará su petición a las circunstancias concretas del caso.

También han sido citadas para exponer su postura otras tres acusaciones: la Abogacía del Estado, en nombre de Hacienda, la Abogacía de la comunidad autónoma de Baleares y Manos Limpias. Las defensas de Urdangarin y Torres plantearán a su vez las alegaciones que consideren oportunas, antes de que las juezas decidan al respecto.

La sala resolverá sobre las medidas cautelares que se planteen y no podrá imponer ninguna que sea más gravosa de la solicitada por las acusaciones. En el caso de que alguna acusación solicite la prisión provisional, el tribunal deberá estudiar si concurren los requisitos exigidos en el artículo 503 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Agentes de policía preparados para dar seguiridad durante la vistilla en la Audiencia de Palma.
Agentes de policía preparados para dar seguiridad durante la vistilla en la Audiencia de Palma. EFE

Más información